Elogian a los héroes que luchan por evitar una catástrofe nuclear en Japón

Un grupo de 180 trabajadores expertos en el tema nuclear arriesgan su vida en Fukushima para prevenir un desastre que afectaría a millones
japón - medición radiación
japón - medición radiación  japón - medición radiación  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Bryony Jones
(CNN) -

Mientras el resto del mundo contiene el aliento mientras ve si Japón puede evitar una catástrofe nuclear, un pequeño grupo de expertos arriesga sus vidas para prevenir un desastre.

Miles de personas que viven en zonas cercanas a la planta nuclear de Fukushima Daiichi, han sido evacuadas de sus hogares debido al riesgo que representan las fugas de radiación de los reactores nucleares dañados tras el devastador terremoto y tsunami.

Pero mientras la mayoría corre apresuradamente en la dirección opuesta, cerca de 180 trabajadores permanecen en la planta —a pesar del hecho de que esto les pueda provocar serias enfermedades, o incluso la muerte— para confrontar la amenaza de derretimiento.

"Estos trabajadores están envueltos en un esfuerzo heroico", dijo a CNN un ex funcionario del Departamento de Energía, Robert Alvarez.

"Hay al menos evidencia parcial de que en algunos lugares de la planta contienen dosis mortales de radiación. Creo que están haciendo un gran y heroico trabajo".

Se dice que estos trabajadores son operadores nucleares con gran adiestramiento y experiencia, ingenieros y personal de seguridad con conocimientos altamente especializados.

El profesor Richard Wakeford, del Instituto Nuclear Dalton de la Universidad de Manchester, dijo que para muchos de ellos —a pesar de las inusuales y potencialmente peligrosas circunstancias— se trata de un día más en la oficina.

"Ellos consideran que están cumpliendo con su deber", afirmó. "Los japoneses son particularmente dedicados a sus deberes y esto que están haciendo lo verán como tal".

Según la Organización Mundial de la Salud, la persona promedio está expuesta a cerca de 3.0 milisievertios (mSv) de radiación por año, provenientes de la naturaleza, medicina y otras fuentes.

Pero el monitoreo en la planta Fukushima ha captado niveles de 400 mSv por hora, un nivel nocivo para la salud humana.

La exposición a 1,000 mSv (1 sievertio) puede causar enfermedades de radiación. "Es difícil tener una idea clara, pero hemos visto grandes picos en las dosis de radiación, lo suficientemente elevadas para causar enfermedades", dijo el Dr. Ira Helfand, miembro de la organización de Físicos por la Responsabilidad Social

"Estas personas están pasando por radiación total en el cuerpo, lo cual puede causar leucemia y linfomas, así como cáncer de la tiroides más adelante", afirmó.

Los expertos dicen que se han aprendido lecciones desde el desastre de Chernóbil hace 25 años, cuando un experimento no autorizado dispersó polvo radioactivo en Ucrania, Belarús, Rusia y el oeste de Europa. En ese entonces, se enviaron trabajadores con poca o nula protección para manejar el problema. "Los trabajadores de Chernóbil no tenían idea de que se estaban metiendo en un intenso campo de radiación", dijo el profesor Wakeford. "Era un pandemónium; no había monitoreo ni idea alguna de los riesgos".

En contraste, dijo, el personal de Fukushima está equipado con ropa protectora y aparatos de respiración, están monitoreados de cerca y trabajando en equipos para limitar su exposición a la radiación.

"Si yo fuera ellos, estaría más preocupado por las explosiones de hidrógeno, las cuales han sido enormes —lo suficiente para volar los techos de dos edificios— y que considero un riesgo mucho mayor para los trabajadores en el suelo", dijo a CNN.

Sin embargo, el Dr. Helfand dijo que los reportes sugieren que la operación no iba al 100 % de cómo se había planeado, describiéndola como "algo salido de una película de aventura".

"Estamos en aguas desconocidas, las personas están improvisando para manejar esta situación", agregó. "Utilizar camiones de bomberos para circular una mezcla de agua de mar con boro sobre los reactores no está en los manuales".

El profesor Wakeford dijo que los trabajadores tendrán que saber que algún día se enfrentarán a una situación riesgosa como ésta.

Sin embargo, el Dr. Helfando dijo que esta situación los ha hecho más valientes y que su trabajo es ahora más admirable. "Estos trabajadores están entrenados para comprender los riesgos, pero eso sólo los hace más heroicos por haber aceptado quedarse y trabajar en la prevención de un gran desastre", agregó.

"Saben que si hay un derretimiento nuclear podría haber un terrible desastre que afectaría a grandes áreas y innumerables personas, y están arriesgando sus vidas para evitarlo. Todos nosotros tenemos una gran deuda de gratitud con ellos".

El profesor Wakeford concordó: "Son heroicos, no hay duda de ello, es una pena que no sean más reconocidos. Son héroes y me inclino ante ellos".

Ahora ve