Los japoneses tienen problemas para encontrar los envíos de ayuda mundial

A medida que las víctimas vuelven a sus hogares, una variedad de ayuda desorganizada y a menudo caótica les espera
Niños evacuados juegan con las cosas donadas tras el terremoto
Niños evacuados juegan con las cosas donadas tras el terremo  Niños evacuados juegan con las cosas donadas tras el terremoto
/
| Otra fuente: Reuters
KAMAISHI, Japón (CNN) -

Decenas de países han prometido ayuda para las víctimas del terremoto y tsunami de Japón, pero poco rastro hay de ello en muchos pueblos y ciudades devastados por el desastre.

En algunas zonas, a medida que las víctimas vuelven a sus hogares, una variedad de ayuda desorganizada y a menudo caótica les espera, desde cajas de ropa donada a pienso para animales gratuitos, casi todo dado por los japoneses.

Las carreteras están dañadas en muchas zonas y hay escasez de combustible. Y algunas veces, la gente tiene problemas para encontrar los envíos de ayuda.

"Las palabras parecen funcionar mejor", dijo Machiko Kawahata, mientras su hija, su nieta y ella misma buscan ropa en un punto de donación en Kamaishi, localidad costera del noreste de Japón.

No hay vigilantes alrededor y ningún funcionario oficial está allí mientras las víctimas toman lo que quieren de cientos de cajas.

"Todo lo que tenemos es la ropa a nuestras espaldas. Pero nos basta. Nos han mantenido abrigados durante todo esto", dijo Kawahata. "Nos las apañaremos y lo superaremos. Si en un sitio nos ofrecen un poco de arroz para comen, eso es lo que comeremos", añadió.

Las ofertas de ayuda y apoyo han llegado desde decenas de países, incluidos algunos que han prometido equipos de rescate y búsqueda, y ropa y mantas para afrontar las bajas temperaturas que se están registrando en la zona afecta por el terremoto. Se ha prometido más de 10 millones de dólares en ayuda económica.

Una economía rica

Aunque generosa, esa cifra está muy lejos de la corriente de ayuda que se produjo tras el tsunami de 2004 en el sur y sureste de Asia. En las ocho semanas posteriores al desastre, gobiernos, grupos de ayuda, empresas e individuos prometieron entre 8,000 y 9,000 millones de dólares.

Pero aquel desastre afectó a países en vías de desarrollo, mientras que Japón es rico. Su economía de cinco billones de dólares es la tercera mayor del mundo.

También hay una idea de que el orgullo tradicional japonés para gestionar sus asuntos no se adapta fácilmente al hecho de aceptar ayuda extranjera.

Algunos trabajadores humanitarios recordaron que los perros de rescate que se mandaron tras el terremoto de Kobe en el 2005 fueron puestos en cuarentena durante dos semanas, aunque no ha habido hechos similares conocidos en la última semana.

Muchos funcionarios oficiales señalan que Japón puede cuidarse solo.

"Las tareas de recuperación requieren una gran cantidad de dinero, pero el sector privado japonés tiene muchos fondos", dijo el ministro de Economía de Japón, Kaoru Yosano, a Reuters la semana pasada.

"Los activos domésticos representan 1,400 billones de yenes y la mitad de su efectivo líquido y sus depósitos bancarios. Por supuesto que hay incertidumbre. Mi intuición es que los japoneses, con sus esfuerzos, pueden superarlo", indicó.

Yosano dijo que el daño económico estimado por el desastre superaría los 20 billones de yenes.

El ministro de Relaciones Exteriores de Japón ha dicho que los equipos de rescate de 14 países han comenzado a operar, pero un portavoz ministerial no quiso comentar la ayuda específica que estaba llegando al país.

Grupos internacionales dicen que han distribuido mantas y medicinas, pero dada la capacidad de Japón para abordar grandes catástrofes, la mayoría de las organizaciones no gubernamentales se están centrando en llegar a zonas remotaso en proporcionar ayuda especializada para los ancianos y niños.

Ahora ve
No te pierdas