Los niños japoneses regresan a la escuela tras el terremoto

Tras varias semanas de retraso, el nuevo año escolar inició en Japón. Hay docenas de escuelas destruidas y temor a la contaminación nuclear
un luchador de sumo visita a un refugio en sendai
japon-sumo-niño-refugio  un luchador de sumo visita a un refugio en sendai  (Foto: )
  • A+A-
Por: Brian Walker
Autor: Brian Walker
(CNN) -

Los estudiantes japoneses se pusieron sus uniformes y prepararon su mochila para su primer día de clases en el nuevo ciclo escolar este miércoles. Mientras la mayoría de ellos estaban preocupados por sus nuevos maestros y horarios, otros enfrentaban la amenaza de la contaminación nuclear o la pérdida de compañeros de clase.

En Tokio, un grupo de estudiantes evacuados del área de Fukushima comenzaron el ciclo escolar en una nueva ciudad y en una nueva escuela.

Keisuke Takahashi tiene siete años y es uno de los niños que permanecen en un centro para jóvenes en la capital del país mientras sus padres están en el norte trabajando o cuidando a otros miembros de la familia en peor situación.

"Acabo de recibir una carta de mi mamá", cuenta. "Dice que le duele que estamos separados, pero que no me preocupe, que vamos a estar juntos cuando la planta de nuclear esté bien". "No me he acostumbrado porque tengo que estar separado de mi mamá", dijo mientras caminaba en la primaria Minamisuna. "La extraño".

El norte del país es la zona más desbastada por el terremoto de 9 grados y el tsunami que le siguió en marzo. El inicio del nuevo ciclo escolar se ha retrasado varias semanas a causa del desastre. Docenas de escuelas en la prefectura de Miyagi ya no existen o están tan dañadas que no pueden reabrir.

Gobernante y educadores luchan por reabrir las escuelas, reunir maestros y hacer frente a decenas de miles de desplazados.

En Fukushima el problema es diferente. Ahí, las autoridades han comenzado a hacer mediciones en las escuelas luego de que los padres de familia expresaron su preocupación por los altos niveles de radiación.

Grupos de rescatistas monitorearán 1,428 lugares en los próximos tres días para tratar de tranquilizar a la opinión pública sobre la seguridad más allá de los 20 kilómetros de la zona de exclusión en torno a la planta nuclear dañada Fukushima Daiichi

Las mediciones coinciden con el inicio del año escolar en la prefectura, cuando decenas de miles de estudiantes regresan a clases. "Las escuelas básicas comienzan clases el 6 de abril, hemos escuchado que hay preocupación de los padres acerca de si las escuelas son suficientemente seguras para que los niños vayan", dijo un funcionario de Manejo de Desastres de Fukushima.

"En respuesta, llevamos a cabo la revisión de los niveles de radiación para garantizar la seguridad de los niños", añadió.

Las autoridades han dicho en varias ocasiones que hay pocas posibilidades de que haya contaminación en la región, aunque hay estaciones de monitoreo a lo largo del país vigilando.

El gobierno toma muestras varias veces al día y se concentra en los focos rojos como estanques, lugares bajos y drenajes en donde los escurrimientos de nieve y el viento concentrarían de forma natural la radiación.

Los lugares con los niveles más altos de radiación este miércoles estaban en el norte de la planta, fuera de la zona de seguridad de 20 kilómetros. El lugar registró 50.9 milisieverts. En comparación, la J-Village, el sitio de emergencia donde se encuentran los trabajadores de Fukushima tiene 1.1 microsieverts.

Una persona en una nación desarrollada está expuesta a cerca de 3,000 microsieverts al año.

Las lecturas fluctúan de un día a otro y cambian, según los patrones del viento, aunque se observan pequeñas cantidades de radiación de los escombros y el polvo continuamente en la planta dañada. No hay información disponible sobre la radiación en zonas dentro del área de exclusión.

La información es compilada por el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología y eventualmente podría ayudar a crear un mapa del "campo minado" que incluya rutas que sean evitadas o cerradas al público.

En Tokio, los niveles de radiación han caído en días recientes. La velocidad lenta del viento ha limitado la dispersión de la radiación desde el norte.

Ahora ve