Un héroe policía evita la muerte de más niños en la tragedia de Brasil

Un policía veterano sometió al agresor que mató a 12 niños y dejó heridos a una docena más en una escuela de Río de Janeiro
El policía Marcio Alexandre Alves detuvo al agresor de la matanza de niños en Río
AFP. Marcio Alexandre-Rio de Janeiro-Matanza  El policía Marcio Alexandre Alves detuvo al agresor de la matanza de niños en Río  (Foto: )
/
(Reuters) -

La masacre de 12 estudiantes ocurrida el jueves en una escuela brasileña pudo haber sido aún peor sin las heroicas acciones de un policía militar, según una declaración de la oficina de gobierno de Río de Janeiro.

El sargento tercero Marcio Alexandre Alves, de 38 años, y un colega se apresuraron a la Escuela Municipal Tasso da Silveira en Realengo después de escuchar la petición de ayuda de un estudiante a dos cuadras de la escuela, explicó el comunicado.

Al llegar a la escuela, Alves escuchó disparos y rápidamente escaló hasta el segundo piso. Ahí confrontó a un hombre fuertemente armado que salía de un salón de clases con la intención de subir al tercer piso, donde había más estudiantes, precisó el gobierno de Río de Janeiro.

En ese momento, Alves buscó a un segundo sospechoso que había escuchado dentro del edificio, pero esa información resultó ser infundada, según la oficina de gobierno.

Alves, un policía veterano con 18 años de servicio, dijo que ver a los niños asesinados le dio una gran sensación de tristeza.

“Escenas que no serán fácilmente borradas de mi memoria. Yo tengo un hijo de esa edad. Pero también era una sensación de logro. Desearía haber llegado antes (para salvar más niños). Si hubiera llegado cinco minutos antes, hubiera podido evitar algunas muertes”, aseguró Alves, según el comunicado.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció tres días de luto nacional.

Además de los 12 estudiantes muertos, más de un docena quedó con heridas, cuatro están en condiciones críticas, dijo el secretario de Salud de Río, Sergio Cortes.

“La mayor dificultad es el dolor de las familias. Resulta muy difícil identificar a sus hijos o hijas en una situación como esta”, explicó Cortes. “Es un estado de conmoción general entre familias, doctores, todos”.

Varios de los niños han sido enterrados este viernes.

La Escuela Municipal Tasso da Silveira está al norte de Río de Janeiro en el vecindario de Ralengo, un área de clase media y baja ubicada entre las montañas de Pedra Branca y Mendanha.

La escuela ahora es una escena del crimen y permanecerá así por un periodo indefinido, informó la policía.

El gobierno explicó que el agresor era Wellington Menezes de Olivera, de 23 años, un ex estudiante de la escuela, a quien le fue permitido el acceso luego de decir que iba a obtener algunas transcripciones.

Menezes de Olivera entró a la escuela en la mañana, armado con dos pistolas, y empezó a disparar a niños y al personal de la escuela. Disparó “indiscriminadamente”, según la agencia Brasil.

El agresor dejó una nota que mencionaba que tenía VIH. No se saben más detalles de la carta, y los motivos de la agresión permanecen desconocidos.

El gobierno de Río de Janeiro informó que no hay registros criminales previos de Menezes de Oliveira.

La presidenta Rousseff dijo que estaba en “shock” por el ataque y tenía una “gran preocupación” por el incidente. Agregó que los tiroteos masivos son raros en Brasil.

“No es característico de nuestro país tener este tipo de crimen”, aseguró Rousseff. “Por esa razón, considero que todos nosotros debemos de estar unidos en rechazar este tipo de violencia, especialmente hacia nuestros niños indefensos”.

El gobernador de Río, Sérgio Cabral, respaldó la solicitud de Rousseff. “Estoy de acuerdo en que tenemos la obligación de mostrar solidaridad y apoyo con las familias de las jóvenes víctimas de este psicópata".

Ahora ve
No te pierdas