El Partido del Tequila busca fortalecer el voto latino en EU

Basados en el sentido del humor de la cultura latina, los organizadores del Partido del Tequila buscan impulsar el voto hispano en EU
La comunidad latina en los Estados Unidos buscan que la reforma migratoria se apruebe este año
Latinos EU  La comunidad latina en los Estados Unidos buscan que la reforma migratoria se apruebe este año  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Nick Valencia
(Reuters) -

En estos tiempos, las personas en Estados Unidos y en el resto del mundo están familiarizados con el Partido del Té, pero hay un nuevo movimiento social en el sector político llamado Partido del Tequila, cuyos líderes afirman que funcionan como una llamada de atención al bloque de votantes latinos.

Los organizadores del Partido del Tequila describen su movimiento como un grupo apartidista que se lanzó el 5 de mayo –cuando se conmemora en México la Batalla de Puebla-. Ha conseguido el apoyo tanto de demócratas como de republicanos para sumar a los más de 20 millones de votantes latinos y convertirlos en “votantes regulares de las elecciones primarias y generales”, según la página web del movimiento.

Con sentido del humor

En otras palabras, según los organizadores, no se trata de un partido político en el sentido tradicional. Es para registrarse y posteriormente votar, más que para apoyar a algún candidato en particular. “Creo que primero deben entender el humor en llamarlo el Partido del Tequila. Somos una cultura a la que le gusta el humor”, comentó a CNN el principal asesor político del movimiento, Agustín Gus García.

“No somos puritanos. El humor es parte de nuestra política también. Podríamos haberlo nombrado el Partido Café con Leche. Te tienes que reír porque no hay lógica en el racismo”.

En 2008, durante la campaña presidencial de la actual secretaria de Estado, Hillary Clinton, García fue su colaborador nacional latino. García, un demócrata, cree que no hay mejor momento para el movimiento del Partido del Tequila.

“En estos momentos hay un terreno fértil para un mensaje como éste”, agregó. “Estamos apelando a un gran sector de esta nación. No estamos apelando a una minoría, sino a una masa de gente. Nos une la cultura e idioma”.

La meta: ser votantes regulares

La líder del Partido del Tequila, Belinda Deedee García-Blase, le comentó a CNN que el movimiento “es una plataforma para que nos posicionemos como votantes regulares”.

“Este no es un movimiento para apoyar a ningún político”, comentó en entrevista telefónica desde Tucson, Arizona, sede del movimiento. “No vamos a atacar a políticos como lo hace el Partido del Té. Se trata de votar y del por qué estamos en la situación en que estamos”.

La meta es influir en las elecciones del 2012, dijo García-Blase. El grupo está actualmente en la etapa final de la organización de una gira nacional de conciertos, eventos, cenas y mítines que se llevarán a cabo en 20 estados y que “estimularán el voto latino masivo”, afirmó. El evento inaugural está programado para el 4 de junio en Tucson, Arizona.

Un grupo en crecimiento

La población hispano-estadounidense creció un 43% en 10 años, entre el 2000 y 2010 –cuatro veces más rápido que el total de la población estadounidense– según cifras del censo del 2010. Actualmente, las personas de origen hispano conforman sólo el 9 % del electorado, según el Pew Hispanic Center.

Aún así, los hispanos fueron uno de los grupos más buscados en la campaña presidencial del 2008 y tuvieron gran concentración en al menos cuatro estados durante la campaña: Florida, Colorado, Nuevo México y Nevada.

“Somos uno de cada cuatro personas que van a la universidad. Estamos haciéndonos más visibles. Estamos a nivel nacional”, dijo García, un cubano-estadounidense que emigró a Estados Unidos en 1961 cuando era un niño y que ahora vive en Miami. “Ya no somos sólo regionales. Somos el reflejo de un mundo que está cambiando. Los latinos son los vecinos que trae la sociedad global”.

García-Blase también es líder de Somos Republican, el grupo hispano republicano más grande del país. Afirma que el Partido del Tequila surge con la frustración por el fracaso de la administración de Barack Obama para implementar una reforma migratoria integral incluyendo el DREAM Act. Pero aclara que el movimiento no es “anti Obama, sino a favor de la justicia social”.

La inmigración en la mira

El DREAM Act —Desarrollo, Alivio y Educación para Menores Extranjeros (por sus siglas en inglés)— brindaría un camino hacia la ciudadanía para inmigrantes ilegales que llegaran a Estados Unidos desde niños. En diciembre, fracasó su aprobación en el Senado durante una sesión del Congreso saliente.

“El problema de la inmigración es la preocupación número uno para los latinos en este momento”, dijo García-Blase. “Hemos presenciado la deportación de más de 800,000 latinos. Hemos escuchado el llanto y el dolor de las familias que fueron separadas. Es tiempo de que nos convirtamos en mejores votantes”.

García-Blase acepta que la idea del Partido del Tequila no fue suya originalmente. Le da el crédito a Fernando Romero como el inspirador del movimiento. Romero es presidente del grupo no partidista de Nevada Hispanics in Politics.

Uniendo esfuerzos

"El movimiento es importante porque une los esfuerzos de los dos partidos mayoritarios y de otros que quieran involucrarse en asuntos que su partido no esté atendiendo o que desapruebe”, comentó Romero a CNN desde su oficina en Las Vegas. “Esta es una solución colectiva para la comunidad hispana. Hasta el momento, no he recibido ninguna retroalimentación negativa”.

Romero se involucró en la política hace más de 30 años como voluntario en la campaña del ahora senador Harry Reid, para vicegobernador de Nevada.

"El principal aspecto para el movimiento Partido del Tequila es la educación fronteriza", dijo Romero. "Todo lo demás vendrá una vez que alcancemos un buen movimiento de empoderamiento de la comunidad, que nos permitirá ser lo más eficaces posible. Los desafíos pueden ser que los no hispanos intenten hacer un asunto de esto como un movimiento de terceros. Esa es una mala interpretación de lo que estamos tratando de lograr".

Para el cubano-estadounidense de primera generación Félix Castillo, de 19 años, estudiante de segundo año del Colegio Badson en Wellesley, Massachusetts, y un votante no registrado, el movimiento Partido del Tequila es una buena idea en principio, pero es escéptico sobre su capacidad para tener éxito en el cumplimiento de sus objetivos.

"No creo que sea necesario", dijo Castillo a CNN. "Creo que la gente de mi edad es de cabeza muy dura. Realmente no creo que la gente de mi edad vaya a escucharlos.

"Ellos van a tener que hacer algo más que solamente conciertos (para tener éxito)", agregó.

Matt A. Barreto, profesor asociado de Ciencias Políticas de la Universidad de Washington, también se muestra escéptico. Ha llevado a cabo investigación política sobre los latinos por más de 15 años y es actualmente un encuestador para Latino Decisions, una firma de encuestas independiente que comenzó en 2007.

"Mi impresión es que el 99.9% está manejando por los latinos republicanos. Con todos con quienes he hablado del tema creen que ése es el caso. Es más bien un esfuerzo para tratar de lograr que el Partido Republicano tome el tema de la inmigración con mayor seriedad y no ignore el voto latino", dijo Barreto a CNN en una entrevista telefónica.

"Basado en la historia, creo que van a seguir emitiendo comunicados de prensa y que pueden llevar a cabo algunos eventos alrededor de los temas de inmigración, pero no estoy seguro de que actualmente tengan la capacidad de organización para llevar a cabo campañas masivas de registro de votantes", añadió.

Organización con independencia

García-Blase dice que los organizadores no han recibido ningún financiamiento de los republicanos para el Partido del Tequila y reiteró a CNN que el movimiento no está de ninguna manera afiliado al Partido Republicano. “Muchos de nuestros líderes son demócratas”, dijo.

Actualmente, dice Garcia-Blase, el grupo tiene más de 55 líderes de base en todo el país trabajando para conseguir patrocinadores para las manifestaciones, que se prevén realizar en lugares con una presencia latina convencional como Los Ángeles, Chicago y Miami, pero también en ciudades hispanas no tradicionales como Des Moines, Iowa; Milwaukee, Wisconsin, y Topeka, Kansas.

“Estamos trabajando con un grupo de líderes empresarios que apoyan la inmigración en Florida para obtener financiamiento. Costaría entre 5,000 y 6,000 por ciudad metropolitana. Queremos presentar un buen espectáculo como Shakira y Santana. Si no conseguimos acciones nacionales, nos enfocaremos en las locales”, afirmó.

García-Blase pertenece a una sexta generación mexicana-estadounidense, sus padres trabajaban en campos de papas en Idaho cuando era niña y dice que por ahora, el 100% de sus esfuerzos están dirigidos al movimiento a favor de los latinos.

La defensora de reformas a favor de la inmigración afirma que planea cambiar su afiliación política a independiente, con la finalidad de ser considerada seriamente por los críticos como una líder social legítima.

“Yo era republicana. Al diablo con eso”, dijo García-Blase. “No se trata de política. Se trata de la gente. Siempre he sostenido que soy una republicana de verdad, pero me han insultado por defender a mi comunidad y poner a la gente antes que al partido. Aún me atacan por ello”.

Ahora ve