El nombre de los Caballeros Templarios en las cruzadas criminales modernas

Ese símbolo brillante en la portada del manifiesto que supuestamente escribió el atacante de Noruega es símbolo de los Caballeros Templarios
Especial
Slide8-Manifiesto-Especial  Especial  (Foto: )
  • A+A-
Por: Catherine E. Shoichet
Autor: Catherine E. Shoichet
(CNN) -

Una cruz roja brillante destaca en la portada del manifiesto que supuestamente escribió el sospechoso de los ataques terroristas del 22 de julio en Noruega.

A casi 6,000 millas de distancia, la policía mexicana incautó batas blancas con el mismo símbolo en una serie de operativos en contra de uno de los más nuevos cárteles de narcotraficantes. Los Caballeros Templarios –combatientes de las guerras santas medievales conocidas como las Cruzadas– usaban la insignia de la cruz cuando iban a batalla. Su color rojo representaba la sangre de los mártires cristianos.

Las interpretaciones modernas de la causa antigua de las Cruzadas no le caerían nada bien a los Caballeros Templarios originales, según el historiador y novelista británico Piers Paul Read.

“Estarían horrorizados… Ellos eran gente muy devota”, dijo Read, quien detalló la historia de los caballeros en su libro The Templars.

Los caballeros empezaron en el siglo XII como una orden religiosa que combatía a los musulmanes y protegía a los peregrinos cristianos que iban a la Tierra Santa.

La mayoría de ellos provenía de Europa Occidental y hacía estrictos votos de pobreza, agregó Read. Pero con el tiempo, su organización generó grandes riquezas y propiedades, provocando la ira de ciudadanos y la realeza.

En medio de acusaciones de herejía y cultos al diablo por parte del rey de Francia, el Papa disolvió la orden en 1312. El último líder del grupo fue quemado en la hoguera, pero la historia de los Caballeros Templarios aún vive, plasmada en libros, películas y ficción popular como El Código Da Vinci.

Actualmente, las autoridades investigan el supuesto manifiesto del presunto asesino de Noruega, Anders Behring Breivik, el cual afirma que otro grupo con el nombre de Caballeros Templarios pretende llevar a cabo “ataques de pánico” en toda Europa como parte de una campaña para combatir el Islam y el “marxismo cultural”.

Las autoridades acusan a Breivik de haber asesinado a por lo menos 77 personas tras detonar un coche bomba afuera de las oficinas de gobierno en Oslo y, posteriormente, emboscar a un campamento juvenil político en una isla.

El abogado de Breivik comentó a reporteros que su cliente “estaba un poco sorprendido” por haber podido llevar a cabo el bombardeo y el tiroteo, por lo cual las autoridades afirman que ha reconocido su culpabilidad.

Por otro lado, autoridades mexicanas culpan a los miembros de la nueva organización criminal que usa el nombre de Caballeros Templarios de extorsionar a empresarios, decapitar y desmembrar víctimas de secuestro, así como detonar vehículos para bloquear calles durante tiroteos contra la policía.

Los nobles ideales de los Templarios originales y su dramática desaparición les dan un “aura de glamour y misterio”, dijo Paul Crawford, profesor de historia antigua y medieval de la Universidad de California de Pennsylvania.

Crawford y otros historiadores argumentan que la mayoría de las historias de ficción de los Templarios se basan en mitos inconsistentes, así como teorías de conspiración y que las recientes apariciones del nombre de Caballeros Templarios en México y Noruega, son simplemente los últimos intentos de manipular su legado.

“El cártel de narcotraficantes y el asesino están tratando de disfrazar el horror de sus actos con el glamour e ideales de esta orden religiosa”, dijo Crawford.

Luchando por ser “el caballero perfecto”

El incoherente relato de 1,500 hojas que constituye el supuesto manifiesto de Breivik incluye pasajes de una publicación de Wikipedia sobre los Caballeros Templarios, así como imágenes de caballeros medievales con espadas desenfundadas, capas y armaduras.

CNN no ha podido confirmar de manera independiente que Breivik es el autor del manifiesto, el cual lleva su nombre y dice que está pensado para circular entre simpatizantes. El escritor arremete contra los musulmanes y su creciente presencia en Europa y hace un llamado a una guerra civil europea para derrocar a los gobiernos, acabar con el multiculturalismo y ejecutar a los “marxistas culturales”.

El autor hace numerosas referencias a lo que describe como una nueva encarnación de los Caballeros Templarios, asegurando que fue “refundada como una orden miliar nacionalista paneuropea” en una reunión llevada a cabo en abril del 2002 en Londres.

El manifiesto detalla los pasos necesarios para convertirse en un “caballero justiciero”, incluyendo un juramento a los Caballeros Templarios. “Cualquier candidato que quiere transitar por este camino debe estar dispuesto a renunciar a sus ambiciones materialistas y acoger la pobreza y martirio voluntario”, escribió Breivik.

“Estás fugiendo como jurado, juez y ejecutor en nombre de todos los europeos libres… Hay situaciones en las que la crueldad es necesaria y negarse a aplicar la crueldad necesaria es una traición a la gente a la que deseas proteger”, continúa.

En un recuento de acontecimientos al estilo de un diario que culmina con los ataques de julio, el autor del manifiesto afirma que está tratando de dar un ejemplo.

“Soy uno de muchos destructores del marxismo cultural y como tal, un héroe de Europa, un salvador de nuestra gente y de la Cristiandad Europea, y por tanto… El caballero perfecto que siempre quise ser”. Crawford destacó que tales declaraciones denotan una clara malinterpretación de los Caballeros Templarios.

“Ellos eran soldados. Enfrentaron al Islam en el campo de batalla y el Islam les regresó el favor. Hasta donde tengo conocimiento, ellos nunca llevaron a cabo masacres sobre combatientes desarmados. No eran terroristas y no lo hubieran aprobado”.

“Quieren demostrar que son valientes”

El nuevo cártel mexicano conocido como los Caballeros Templarios anunció su existencia a principios de año. Mantas colgadas en lugares llamativos –y fotografiadas por los medios– se comprometían a proteger a los habitantes del estado de Michoacán.

“Nuestro compromiso con la sociedad será preservar el orden y evitar robos, secuestros, extorsiones y proteger al estado de la intervención de organizaciones rivales”, decían las mantas.

Durante meses, las autoridades y analistas afirmaron que sospechaban que los Caballeros Templarios se había separado de una de las organizaciones criminales más importantes del país, La Familia de Michoacana, un cártel conocido por su mezcla de violencia extrema e ideología religiosa.

El gobierno mexicano dijo que el fundador de La Familia, Nazario Moreno González, murió durante un enfrentamiento con las autoridades el año pasado.

En un expediente publicado cuando anunciaron su muerte en diciembre, las autoridades describieron a Moreno como el “líder espiritual” que utilizaba la religión para incrementar su fortaleza.

El expediente destacó que Moreno se llamaba a sí mismo el “salvador de la gente” y delineó la filosofía del cártel en una “biblia” que le entregan a sus nuevos reclutas.

El descubrimiento de este mes de las batas blancas con las cruces rojas y libretos con un código para los Caballeros Templarios brindaron más evidencia de una relación con La Familia, informaron autoridades. “Presumiblemente estaban adoctrinando a sus miembros”, comentó a CNNMexico.com el vocero de la policía federal mexicana, Juan Carlos Buenrostro.

Que el grupo desprendido escogiera el nombre de Caballeros Templarios no fue un accidente, dijo George W. Grayson, profesor de gobierno del Colegio William & Mary. “Quieren demostrar que son valientes, pero al mismo tiempo son generosos”, dijo Grayson, quien estudia los grupos del crimen organizado de México.

Afirmó que el presunto líder de los Caballeros Templarios, un ex teniente de La Familia conocido como “La Tuta” –el maestro– “tiene el mismo tipo de inspiración religiosa” de Moreno.

Aunque algunos de los líderes de los cárteles creen en esta ideología, Grayson afirma que hay quienes tienen un estilo más pragmático, usando la religión como una “herramienta de reclutamiento”. “Ahora eres uno con el Señor, aunque decapites gente y escribas mensajes en sus cuerpos para tus oponentes”, destacó.

Promoviendo la paz, luchando contra un “cáncer social”

Hay otro grupo que usa el nombre de Caballeros Templarios que ha implementado su propia campaña para distanciarse del cártel mexicano y los ataques de Noruega.

La organización internacional cristiana sin fines de lucro conocida como los Caballeros Templarios Internacionales emitió un comunicado señalando que el grupo no está y nunca estará vinculado de ninguna forma con Breivik.

“El mensaje de Cristo es un mensaje de amor, entendimiento y tolerancia a todas las personas del mundo”, declaró la organización. “El cómo Anders Behring Breivik malinterpretó y corrompió el mensaje de Cristo va más allá de la racionalidad y de la creencia”.

La rama de la organización en México también emitió un comunicado destacando que no tiene ninguna relación con el grupo criminal que comete actos que son “vergonzosos, deshonrosos y totalmente contrarios a los principios de la orden”.

Robert C.G. Disney, el gran dirigente de los Caballeros Templarios Internacionales, dijo que los más de 6,000 miembros alrededor del mundo apoyan generalmente proyectos de caridad tales como el financiamiento a la reconstrucción de una mezquita musulmana y una iglesia cristiana en Pakistán tras haber sufrido deslaves.

“Obviamente, es muy preocupante para mí y para todos nuestros miembros ver nuestro nombre distorsionado por el cártel mexicano y este trastornado individuo en Noruega”, señaló. “Desafortunadamente, no tenemos los derechos exclusivos del nombre de Caballeros Templarios. Esas palabras han estado en el dominio público durante casi 1,000 años”.

Uno sólo se puede unir a los Caballeros Templarios por invitación, comentó Disney, pero la organización no tienen ninguna afiliación religiosa en particular y brinda ayuda humanitaria a cualquier persona necesitada, sin importar su raza o credo.

“No tenemos ninguna agenda política ni religiosa. Nuestra agenda es básicamente promover la paz, reconciliación y entendimiento”.

Rodrigo Aguiar, periodista de CNNMexico.com, y Libby Lewis, periodista de CNNRadio, colaboraron a este reporte

Ahora ve