El fotógrafo de las Torres Gemelas reflexiona sobre el nuevo WTC

El fotógrafo Brian Rose comenzó a tomar imágenes del WTC a finales de 1970 y publicó un libro sobre los edificios blanco de ataques en 2001
  • A+A-
Por: Steve Kastenbaum
Autor: Steve Kastenbaum
(CNN) -

Con el décimo aniversario del 11-S a tan solo unas semanas de distancia, la reconstrucción del World Trade Center en Nueva York continúa las 24 horas del día, redefiniendo la línea del horizonte de la Gran Manzana.

Mientras una grúa de construcción levanta vigas de acero por encima del One World Trade Center (1WTC) -el rascacielos que ocupa el lugar de las Torres Gemelas-, otra simultáneamente entrega cargas de cemento unos pisos abajo. El marco de acero de la nueva construcción puede ser visto desde kilómetros alrededor, elevándose estoicamente por encima del bajo Manhattan. Cientos y cientos de obreros corren debajo del edificio como si fueran hormigas. Ellos están dando los últimos toques a la Plaza Conmemorativa del 11-S, construyendo el nuevo centro de transporte y erigiendo el World Trade Center 4, otra impresionante torre de oficinas en ese sitio.

El rediseño del lugar se da a paso apresurado; el 1WTC se levanta a razón de un piso por semana. Se espera que sean 80 pisos de alto cuando la gente se reúna en la plaza, en el marco del décimo aniversario de los ataques terroristas que destruyeron los rascacielos y quietaron la vida a 2,753 personas.

“Es un edificio altísimo, y es un edificio de una grandísima fortaleza”, aseguró Chris Ward, director ejecutivo de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, entidad a la que le pertenece el lugar y supervisa la construcción.

El nuevo 1WTC llenará el espacio en la línea del horizonte que dejaron las Torres Gemelas. “Pienso que le da un balance al horizonte de Nueva York”, aseguró Ward. “El cristal que la recubre será tan brillante y el mástil será de una altura de 1,776 pies (unos 541 metros), lo que la constituirá como el punto de referencia para toda la región por los próximos cien años”.

Mientras que el edificio reemplaza a las Torres Gemelas, sólo el tiempo dirá si éste será un sustituto adecuado de los monolitos anclados en el bajo Manhattan durante casi tres décadas. Esos dos rascacielos eran más que tan sólo concreto, acero y cristal para mucha gente en el país, especialmente para los neoyorkinos.

“Cuando desparecieron las Torres Gemelas, me sentí desorientado en la ciudad por un buen rato”, dijo Brian Rose, un fotógrafo arquitectónico con estudios de Planeación Urbana. Empezó a tomar fotografías de esas torres desde casi cualquier ángulo imaginable, a finales de los años setenta. Algunas de esas fotografías aparecen en su libro intitulado WTC, el cual él mismo publicó.

“Empecé a fotografiar el Lower East Side, y observé distintas vistas desde ahí, donde estaban las Torres Gemelas”, dijo Rose. “Después, fotografié el bajo Manhattan como parte de un proyecto… Las Torres estaban muy presentes en esas fotos”.

Fue muy duro no incluir a las Torres. Rose las miraba mientras conducía hacia la Gran Manzana por la autopista que viene de Nueva Jersey. Se edificaba el paisaje cerca del Aeropuerto John F. Kennedy, desde el cual se apreciaban a la distancia los rascacielos sobre el horizonte de Nueva York. Sin embargo, lo que a él más le gustaba eran los vistazos de las Torres Gemelas que alcanzaba a captar, erigiéndose éstas de entre pequeños edificios, mientras miraba al centro de la ciudad desde distintas calles de Nueva York.

“Las Torres eran verdaderamente lugares de referencia. Si en cualquier punto de la ciudad salías de una estación de metro y te encontrabas un tanto desorientado, siempre podías mirar a uno u otro lado para encontrar las Torres Gemelas”, aseguró Rose. Eran casi como una aguja de brújula para mí.”

Denominó a la destrucción de las Torres como “una clase de vandalismo cívico en una escala épica”.

El 11 de septiembre de 2001, Rose se encontraba en Amsterdam, de manera impotente observando el televisor mientras las Torres se desmoronaban. “Era desgarrador. No me había dado cuenta, hasta entonces, que había desarrollado una relación personal con esos edificios. Me di cuenta que los había fotografiado durante mucho tiempo de mi vida adulta”.

Regresó a Nueva York tan pronto como los vuelos se reanudaron, y rápidamente se dirigió al bajo Manhattan para observar la destrucción con sus propios ojos. Traía su cámara en las manos, sin embargo, le resultó difícil tomar fotografías. Los días y semanas subsecuentes estuvieron cargados de depresión, ansiedad e insomnio para Rose.

Mientras conversaba a la sombra del 1WTC, el edificio se hacía más alto cada minuto que transcurría. “No estoy descontento por ver crecer estos edificios”, dijo Rose. “Al final no estoy seguro que esto sea lo más correcto. No creo que nadie sepa si el haber reedificado el WTC debería haber sucedido o no”.

Al principio se mostró de acuerdo con el parecer de la mayoría de la gente sobre que algo tenía que sustituir a las Torres Gemelas para anclar de nuevo a la ciudad. “Estaba muy seguro que debíamos hacer eso; era necesario un edificio muy alto como “aguja” del centro de la ciudad”. Pero el parecer de Rose ha cambiado con el tiempo. “Creo que ahora estoy en una actitud de espera. Quiero ver este edificio que está en dos tercios de avance el día de hoy; quiero ver cómo realmente funciona en la línea del horizonte de la ciudad”.

La destrucción de las Torres Gemela dejó una tremenda cicatriz en el horizonte de la Gran Manzana y en la psique de los neoyorkinos. Rose piensa que 1WTC tiene el potencial de aliviar la cicatriz. “Así lo espero. No creo que sea algo seguro”, manifestó Rose. “No creo que construir edificios sea siempre una cosa segura, el cómo va a resultar para una ciudad, especialmente para una ciudad compleja como esta”.

Sin embargo, está feliz de ver algo nuevo tomar forma en el bajo Manhattan. Rose dijo que después del 11-S, “La ciudad siguió hacia adelante y una forma de ir hacia adelante es construir. Eso es lo que Nueva York siempre ha sido –no viviendo del paso, sino en movimiento. No estoy seguro si el resto del país esté listo para moverse, pero Nueva York sí lo está”.

Rose toma fotos del 1WTC mientras se erige desde la Zona Cero. Ve esto como una continuación de su trabajo fotográfico de las Torres Gemelas. Sin embargo, no está seguro de que el nuevo edificio pueda ser un sustituto de lo que alguna vez estuvo de pie ahí.

Ahora ve