Corea del Norte falla en el lanzamiento de su cohete de largo alcance

Pyongyang desafió a la comunidad internacional y lanzó el artefacto este jueves, que cayó al mar tras un minuto de desprenderse de la base
misil_corea del norte
misil_corea del norte  misil_corea del norte  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Tim Schwarz
Autor: Tim Schwarz
PYONGYANG, Corea del Norte (Reuters) -

Desafiando las advertencias de la comunidad internacional, Corea del Norte lanzó este viernes (tiempo local) un cohete de largo alcance, pero al parecer falló poco tiempo después, dijeron funcionarios estadounidenses. El cohete logró salir de la plataforma de lanzamiento, pero se vino abajo poco después, según las mismas fuentes. Naoki Tanaka, ministro de Defensa de Japón, confirmó que el cohete cayó en el mar un minuto después del lanzamiento. 

Joseph Cirincione, presidente de la fundación de seguridad global Fondo Ploughshares, dijo a CNN que el aparente fracaso "muestra la debilidad del programa de misiles de Corea del Norte" y sugiere que la amenaza de Corea del Norte ha sido "exagerada". "Es una humillación", dijo a CNN. " Hoy en día yo no quiero ser un científico de cohetes en Corea del Norte”.

"Nuestro gobierno critica fuertemente su acción", dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Sur, Kim Sung Hwan. "Ellos han hecho caso omiso de la hambruna de su pueblo y han gastado dinero en misiles. Es muy lamentable."

La televisora NHK de Japón, citó a un funcionario del Ministerio de Defensa de Japón quien dijo que el cohete se rompió en cuatro pedazos antes de caer.

"Las primeras indicaciones son que la primer parte del misil cayó en el mar a 165 kilómetros al oeste de Seúl, Corea del Sur", dijeron en un comunicado de prensa El Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte y el Comando Norte de Estados Unidos, quienes identificaron al misil como Taepo Dong-2. "Las partes restantes también fallaron y no hay escombros que hayan caído sobre la tierra. En ningún momento el cohete o los escombros representaron una amenaza".

El ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague, dijo en un comunicado que Pyongyang "puede esperar una fuerte respuesta de la comunidad internacional si continúa desarrollando su capacidad nuclear y de misiles".

La surcoreana Yonhap Television News, citando a un funcionario del ministerio de defensa de Corea del Sur, dijo que los escombros cayeron a 190 y 210 kilómetros de la costa oeste de Gunsan, cerca del Mar Amarillo.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá este viernes tras el lanzamiento del cohete norcoreano, dijeron dos diplomáticos de la ONU y un funcionario de EU a CNN. La reunión había sido programada con anterioridad, dijeron los diplomáticos.

En las Naciones Unidas, los diplomáticos habían advertido que Pyongyang se enfrentaría a un mayor aislamiento si seguía adelante con su plan. El funcionario de EU dijo que, a pesar del fracaso del lanzamiento, "no va a cambiar nuestra respuesta."

El secretario de prensa de La Casa Blanca dijo en un comunicado que el lanzamiento no "pone en peligro la seguridad regional, viola el derecho internacional y contraviene sus recientes compromisos propios".

"Corea del Norte sólo se está aislando aún más mediante la participación en actos de provocación y está perdiendo su dinero en armas y propaganda, mientras el pueblo de Corea del Norte pasa hambre", agrego el documento.

Osamu Fujimura, Secretario del Gabinete de Japón, dijo que el cohete se mantuvo en el aire durante poco más de un minuto y no afectó al territorio japonés. Tras el fracaso, el gobierno japonés llevó a cabo una reunión de seguridad.

Los norcoreanos han dicho que el cohete es para colocar un satélite meteorológico en órbita. Tokyo, que había amenazado con derribar el cohete si amenazaba su territorio, llamó a la moderación, pero el primer ministro, Yoshihiko Noda, dijo este jueves: “Estamos totalmente preparados para hacer frente a cualquier contingencia”, de acuerdo con la agencia de noticias Kyodo. 

Tensiones Diplomáticas

Países como Estados Unidos y Corea del Sur ven el lanzamiento como una prueba de misiles balísticos. La comunidad internacional instó a Corea del Norte a cancelar el lanzamiento, pero Pyongyang se negó a dar marcha atrás, insistiendo en que la operación es con fines pacíficos. 

“Lo prudente sería que Corea del Norte evitara este acto de provocación y mal considerado, lo cual es una violación flagrante del derecho internacional y sus obligaciones internacionales”, dijo la embajadora estadounidense, Susan Rice, quien actualmente ocupa la presidencia rotativa del Consejo de Seguridad.

En Washington, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, consideró que el lanzamiento sería una demostración “evidente de mala fe”, por lo que es imposible para Estados Unidos seguir adelante con la oferta de ayuda alimentaria acordada. Corea del Sur ha descrito el ejercicio como una “provocación grave” y ha dicho que responderá con “medidas apropiadas”. 

Corea del Sur y Filipinas han ordenado a los aviones comerciales y a los pescadores mantenerse alejados de la zona por donde pasaría el cohete en los próximos días.

“Este lanzamiento apoya la visión de que los líderes de Corea del Norte ven la mejora de las relaciones con el exterior como una amenaza a la existencia de su sistema”, dijo la secretaria de Estado, Hillary Clinton, esta semana. “Y la historia reciente sugiere que podrían venir provocaciones adicionales”.

Un reciente reporte de funcionarios de inteligencia de Corea del Sur asegura que el país está planeando una prueba nuclear en la zona donde ha realizado explosiones atómicas antes.

La última vez que Pyongyang realizó lo que llama el lanzamiento de un satélite, en abril de 2009, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenó la acción y exigió que no se repitiera.

Ahora ve