La atención de la cumbre de Cartagena recae en el debate sobre las drogas

La propuesta de Guatemala de regular sustancias ilegales acapara la expectación sobre la Cumbre de las Américas; Cuba, protagonista ausente
centro de convenciones cartagena  (Foto: Reuters, )
| Otra fuente: CNNMéxico

La VI Cumbre de las Américas de este fin de semana en Cartagena de Indias, Colombia, albergará a 33 jefes de Estado, que se reúnen tres años después de la cita en Trinidad y Tobago. Desde entonces, Latinoamérica ha potenciado su papel económico mundial, esquivando la crisis internacional de 2009, con países como Brasil, que ha logrado ser la sexta economía por encima de Gran Bretaña o México, que en junio será la sede del G20. En esta ocasión, las nuevas vías para luchar contra el narcotráfico y la ausencia de Cuba en el encuentro regional centran la expectación.

De acuerdo con la agenda oficial, los mandatarios discutirán sobre seguridad, pobreza y desigualdad, acceso a las tecnologías, integración física y desastres naturales; asuntos en los que reina el consenso y la disposición a la cooperación. Pero los temas con mayor expectación desde hace semanas son la falta de acuerdo por la que La Habana quedó fuera de la cumbre, la crisis de las Islas Malvinas y las nuevas políticas antidrogas, un debate impulsado por el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina.

Pérez Molina se ha encargado desde hace meses de plantear otras vías para la lucha contra el narcotráfico, un asunto clave en la región y que genera cientos de miles de millones de dólares a los cárteles. El presidente guatemalteco propone la regulación del consumo y la venta de drogas, una alternativa que genera disparidad de opiniones

Esta línea de opinión la defienden desde hace años Fernando Henrique Cardoso, César Gaviria y Ernesto Zedillo, expresidentes de Brasil, Colombia y México, respectivamente, que este domingo publicaron un documento en el que aclararon su propuesta de cara a la cumbre. “Regular no es lo mismo que legalizar. Ese punto es fundamental. Regular es crear las condiciones para la imposición de todo tipo de restricciones y límites a la comercialización, propaganda y consumo del producto, sin ilegalizarlo”, de acuerdo con el texto, publicado este domingo. "En 40 años de inmensos esfuerzos no lograron reducir ni la producción ni el consumo de drogas ilícitas. En México y Centroamérica, la violencia y la corrupción asociadas al tráfico de drogas representan una amenaza a la seguridad ciudadana y a la estabilidad democrática", indica el documento. Los expresidentes consideran la Cumbre de las Américas una oportunidad para retomar el tema. 

En el lado opuesto, se encuentra Estados Unidos, abierto al diálogo, pero sin opción a modificar su lucha contra las drogas ilegales a base de la vía del prohibicionismo. “Impacta en la productividad de cualquier país, impacta en sus costos de salud, impacta en los niveles de mortalidad”, dijo el vicepresidente Joe Biden durante su viaje a México y Honduras. El presidente de EU, Barack Obama, se encargará de reiterar esta idea en Cartagena. "La posición de los Estados Unidos está muy clara", dijo en conferencia de prensa el consejero adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, de acuerdo con un reporte de EFE. 

El presidente del país anfitrión de la cumbre, Juan Manuel Santos, planteó en 2011 legalizar la marihuana y la cocaína, siempre que fuera fruto de un consenso internacional y con el objetivo de reducir el crimen, según explicó en una amplia entrevista con el diario británico The Guardian

A pesar de la relevancia que otorgan los presidentes al asunto, Santos consideró este miércoles en una conferencia con los medios convocados en Cartagena que "lo máximo" que aceptarán los mandatarios es iniciar una discusión. "No es el tema de la cumbre y no debe ser el tema de la cumbre. Se va a discutir, sí, porque es la voluntad de la inmensa mayoría de los países que vienen", apuntó el presidente colombiano. 

"Queremos ver a una Cuba democrática"

En la misma declaración, Santos dijo que espera que ésta sea la última reunión de este tipo sin el gobierno de La Habana. En este tema, EU también se mantendrá firme. “Cuba debe cumplir los mismos compromisos democráticos que el resto de países”, indicó el principal asesor sobre América Latina en la Casa Blanca, Dan Restrepo, en una conferencia telefónica con algunos medios de la región, informó EFE.

“Queremos ver a una Cuba democrática en el sistema”, dijo Restrepo. El hecho de que Cuba no fuera invitada provocó que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, decidiera no asistir a Colombia. El presidente de México, Felipe Calderón, ha avivado este jueves el debate sobre Cuba al declarar en su primera visita oficial a la isla que condena “el bloqueo económico injustificado”.

La canciller colombiana María Angela Holguín aseguró que "Malvinas será uno de los temas principales de la Cumbre", aunque aclaró que depende de los mandatarios contemplarlo en la declaración final, de acuerdo con declaraciones recogidas por la agencia oficial argentina Télam.

Al margen de los mandatarios, también están convocados 950 actores sociales, con grupos representantes de las comunidades indígenas, sindicalistas, organizaciones de la sociedad civil, afrodescendientes y jóvenes; además de 457 ejecutivos que representan a 512 empresas transnacionales y 1,400 periodistas que cubrirán el evento.

El gobierno colombiano espera que la cumbre busque resultados para cada compromiso, ya que el incumplimiento de los acuerdos es una crítica recurrente hacia la cita. 

Ahora ve
No te pierdas