La tregua en Siria continúa, pero falta cumplir más puntos del plan de paz

Ciudadanos sirios en puntos de conflicto se levantaron este jueves sin los usuales reportes de redadas o bombardeos por parte del régimen
siria activistas oposicion cese al fuego 12 abril
siria activistas oposicion cese al fuego 12 abril  siria activistas oposicion cese al fuego 12 abril  (Foto: )
  • A+A-
(Reuters) -

El mundo mantiene una visión escéptica sobre la situación en Siria este jueves, luego de que se lleva a cabo una tregua en los puntos conflictivos del país.

"Siria está experimentando un raro momento de calma", dijo Kofi Annan, el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe que estableció un plan de paz para la nación. 

"Esto está trayendo un alivio necesario y esperanza para el pueblo de Siria que ha sufrido tanto por tanto tiempo en este conflicto brutal. Ahora debe sostenerse".

Sin embargo, Susan Rice, embajadora de Estados Unidos ante la ONU, dijo que Annan reportó a los miembros del Consejo de Seguridad que faltaba cumplir con algunos puntos del plan de paz y que las tropas y el armamento pesado permanecían en centros poblados, a pesar del acuerdo para retirarlos.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney calificó la tregua como tentativa.

"No podemos llamar a lo que sucede en el terreno como un cese al fuego total", dijo Carney a reporteros. "Un cese al fuego tentativo, un cese al fuego parcial no es igual a la implementación completa de las obligaciones del régimen bajo el plan de Annan".

Adib al Shishakly, un miembro del Consejo Nacional Sirio, un grupo de exiliados, aseguró que Damasco no ha cumplido con los seis puntos del plan.

“Diluyeron la iniciativa en una sola cosa: el cese al fuego”, dijo Shishakly. “¿Qué pasó con los otros cinco puntos?”.

La iniciativa de Annan también llama a la  liberación de detenidos, permitir el acceso a periodistas y a la ayuda humanitaria, así como respetar los derechos de los manifestantes.

El Consejo de Seguridad podría votar el viernes un proyecto de resolución que exige a Siria permitir el despliegue de un máximo de 30 observadores internacionales y permitir que realicen su trabajo sin obstáculos.

El proyecto también hace un llamamiento a todas las partes a que cese la violencia armada.

Las armas del régimen del presidente Bachar al Asad permanecen en relativo silencio, pero grupos opositores aún reportan violencia esporádica y este jueves no quedó libre del derramamiento de sangre. Al menos 37 personas fueron asesinadas, de acuerdo con los Comités de Coordinación Local. 

A pesar de la frágil tregua, la oposición llamó a realizar manifestaciones pacíficas para probar que el gobierno mantendría su palabra. En tanto, el secretario general de Naciones Unidas dijo que pretenden enviar observadores lo más pronto posible.

"Este día marca un momento crítico para nuestro plan de seis puntos para terminar con la violencia en Siria”, dijo Ban Ki-moon. "En este momento la situación parece tranquila.

Ban dijo que trabaja con el Consejo de Seguridad para enviar a los monitores. 

"La responsabilidad recae en el gobierno de Siria para demostrar que su palabra está acompañada de acciones en esta ocasión”, dijo Ban en una conferencia de prensa en Génova. “El mundo está observando con ojos escépticos debido a que muchas promesas previas hechas por el gobierno sirio no han sido cumplidas".

Manifestantes antirrégimen salieron a las calles en varias ciudades, incluidas Idlib, Homs, Deir Ezzor y Raqqa, de acuerdo con los Comités de Coordinación Local. La organización acusó que las tropas abrieron fuego en un punto de revisión en Hama para evitar las protestas.

Además, los tanques recorren las calles, mientras que los francotiradores permanecen en los techos de los edificios de algunas ciudades, según activistas opositores.

CNN no puede verificar de manera independiente los informes de violencia y muertes, ya que el gobierno ha restringido severamente el acceso a los medios de comunicación internacionales.

La presencia de tropas significa que las armas de Al Asad podrían apuntar contra la gente en un momento y provoca temores de que manifestaciones masivas terminen en violencia.

Entre los muertos de este jueves están un niño y dos víctimas de francotiradores. La oposición también reportó bombardeos en vecindarios de Homs.

Muchos sirios y observadores internacionales cuestiona si Al Asad se adherirá al cese al fuego, especialmente luego de que el gobierno dejó claro que se reserva el derecho de atracar a agresores.

El gobierno ha incumplido promesas anteriores de detener la violencia, mientras que el presidente Bachar al Asad ha descrito las revueltas antigubernamentales como grupos terroristas que difunden el caos en el país.

“Grupos terroristas escalan sus operaciones criminales en un intento de dañar la estabilidad de Siria y el plan de Annan”, reportó la televisión estatal siria.

Bashar Jaafari, embajador sirio ante la ONU, dijo a reporteros este jueves que grupos armados violaron en ocho ocasiones el cese al fuego, lo que resultó en muertes.

El funcionario reiteró que el gobierno está comprometido con el plan de paz y que las tropas sirias se han retirado de las ciudades y los pueblos.

"La credibilidad del gobierno de Siria está confirmada", dijo, y refutó la declaración de Annan sobre que las tropas permanecen en algunos puntos.

"No dijo eso", señaló Jaafari.

Sin embargo, Rice dijo a reporteros que no podía imaginarse cómo el embajador de Siria, quien no estaba en el salón cuando Annan habló, podía determinar qué dijo el ex secretario general de la ONU.

Pero en la mayoría del territorio, tras meses de ataques violentos, los residentes viven el primer día de quietud en meses. El plan de paz establecía las 06:00 horas (local) como límite para terminar con las acciones militares.

"Curiosamente, solo hemos estado escuchando el sonido de las aves", describió Abu Salah, un residente de Homs. "Pero hemos visto a las fuerzas de seguridad bajo alerta".

El plan de Annan, que parecía haber fallado en los días previos a la fecha límite, es visto como la última oportunidad de alcanzar una solución diplomática a la crisis de un año en Siria.

Combatientes de la oposición también están en guardia para responder a ataques de las fuerzas del régimen, dicen los activistas.

"Los miembros del Ejército Libre Sirio permanecen en la ciudad de Homs, pero no ha habido enfrentamientos", dijo el activista Saif al-Arab. "Ellos están solo para defender a los civiles frente a los ataques".

Justo antes de la fecha límite, un tanque disparó proyectiles de mortero que cayeron en una zona residencial en la ciudad de Zabadani en la provincia de Damasco.

"Era como si las fuerzas de (Bachar) al Asad quisieran enviar un último mensaje de advertencia", dijo Rania, una activista local que no quiso usar su verdadero nombre por razones de seguridad.

A unas siete horas de la fecha límite, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos reportó explosiones y tiros en Zabadani, Idlib, Homs y Bou Kamal. No se reportaron muertes.

Activistas en Hama, Homs y Zabadani dijeron que no hay reportes de detenidos liberados.

La agencia oficial de noticias, SANA, reportó que 106 hombres entregaron sus armas a las autoridades en Damasco y Lattakia, y que habían llamado al regreso a la vida normal.

Grupos opositores aseguran que todos los días han ocurrido muertes a manos de las fuerzas de Asad. 

Las protestas antigubernamentales comenzaron en marzo del 2011, y fueron seguidas por una sangrienta represión del gobierno.

Naciones Unidas estima que al menos 9,000 personas han muerto en Siria desde que comenzaron los disturbios; Los Comités de Coordinación Local han registrado más de 11,000 muertes.

Ahora ve