EU suspende a 11 agentes del Servicio Secreto por mala conducta

Miembros del Servicio Secreto que trabajaban en Colombia fueron regresados a su país por supuestamente llevar prostitutas a su hotel
colombia, cumbre de las americas
Centro de convenciones de cartagena - mar  (Foto: EFE, )
  • A+A-
Autor: Dan Lothian
(CNN) -

Un grupo de agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos enviados a Colombia antes de la llegada del presidente Barack Obama fueron separados de sus cargos y enviados de vuelta a su país, en medio de acusaciones por mala conducta, dijeron dos fuentes del gobierno familiarizadas con la investigación.

11 agentes serán investigados por pruebas preliminares de que llevaron a prostitutas a su hotel en Cartagena, dijeron las fuentes a CNN este sábado.

El Ejército de Estados Unidos anunció el sábado que cinco soldados asignados para apoyar al Servicio Secreto fueron aislados luego que se violó el toque de queda y pudieron estar involucrados en una conducta inapropiada en el mismo hotel.

La declaración del Comando Sur de Estados Unidos no dio más detalles, sobre todo si la prostitución estaba involucrada.

El líder del comando, el general Douglas Fraser, dijo que estaba “decepcionado por el incidente y que este comportamiento no corresponde a lo que marcan las normas de los miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos”, de acuerdo con un comunicado.

El incidente eclipsó el inicio de la sexta Cumbre de las Américas, en la que el presidente se enfocaría en temas de comercio, energía y seguridad regional.

Ninguno de los agentes o funcionarios investigados formaba parte de la protección personal del presidente Obama. Sin embargo dignatarios y periodistas que informan sobre la reunión hemisférica se alojaban en el hotel, dijo un funcionario del gobierno de Estados Unidos.

De acuerdo con las fuentes del gobierno, hubo una disputa entre una mujer y un miembro del Servicio Secreto por un pago. Al menos una de las mujeres se quejó con la policía y las denuncias llegaron a la embajada de Estados Unidos, dijeron los informantes.

Un portavoz de la Policía Nacional de Colombia rechazó declarar al respecto.

Como el incidente se extendió hasta la madrugada del jueves, un empleado del hotel dio al personal de seguridad de Colombia una lista completa de la comitiva estadounidense alojada en el hotel, dijo un funcionario militar de Estados Unidos que no podía dar más detalles porque la investigación esta en curso.

Un vocero del Servicio Secreto, Edwin Donovon, dijo que el grupo de agentes en Cartagena fueron relevados desde el jueves por las “denuncias de mala conducta”, antes de la llegada de Obama a Colombia.

Las fuentes del gobierno de Estados Unidos dijeron que debido a que el viaje ya tenía un destacamento de seguridad general, solo algunos de los agentes y oficiales fueron retirados y reemplazados. Las fuentes descartaron cualquier peligro para el presidente.

El asunto estaba siendo investigado por una unidad interna de la agencia, dijo Donovon, quien se negó a dar detalles sobre las acusaciones o el número de agentes implicados.

“El persona está siendo relevado de sus tareas, regresó a su lugar de servicio, y están siendo reemplazados por otros miembros del Servicio Seceto”, indicó.

El Ejército de Estados Unidos está llevando su propia investigación y aplicará “un castigo, en su caso, de conformidad con las políticas establecidas y vigentes del Código Uniforme de Justicia Militar”, reveló el Comando Sur en su declaración.

Los cinco miembros estadounidenses aún están en proceso de investigación en Colombia y han recibido órdenes de no ponerse en contacto con otras personas, según los militares. Los efectivos volverán a Estados Unidos con el resto de la comitiva al final de la misión en Colombia.

Ronald Kessler, exreportero del Washington Post y autor de un libro sobre el Servicio Secreto, dijo que el incidente era "evidentemente el mayor escándalo en la historia del Servicio Secreto".

El Washington Post, el primer medio en reportar la historia, dijo que Kessler le alertó de esta investigación.

Jon Adler, presidente de una asociación que representa a oficiales, advirtió contra considerar este "incidente aislado" como un escándalo.

"Eso es solo una especie de interpretación dramática de un incidente aislado", dijo. "Tenemos que confiar en el proceso de revisión interno".

Aunque la prostitución es legal en Colombia, se considera una infracción al código de conducta del Servicio Secreto, dijeron las fuentes del gobierno de EU. Funcionarios de alto nivel en esa agencia y en el Departamento de Seguridad Interna estaban indignados por el incidente, dijeron las fuentes, pues la investigación indicaba que las prostitutas fueron llevadas a un hotel asegurado para la Cumbre.

El presidente llegó este viernes al centro turístico costero de Colombia, en una visita que marcará la vez que más tiempo ha pasado un presidente de EU en ese país, pues los problemas de seguridad habían limitado las estancias de mandatarios anteriores.

En medio de los reportes sobre el Servicio Secreto, en Cartagena se produjeron dos pequeñas explosiones casi consecutivas.

Las explosiones se produjeron después de una similar que ocurrió más temprano cerca de la Embajada de EU en la capital colombiana, Bogotá, dijeron las autoridades.

Las explosiones fueron un recordatorio de la violencia que ha sacudido a Colombia en su lucha contra los poderosos cárteles de la cocaína. La violencia ha disminuido significativamente en los últimos años, mientras el gobierno, con la ayuda de las operaciones de extradición ejecutadas por Estados Unidos, ha logrado abatir a los cárteles.

Más de 7,600 agentes de la policía y miles de soldados más han sido desplegados en la colonial ciudad amurallada de Cartagena, como parte del refuerzo de la seguridad destinada para la cumbre.

Los submarinos patrullan las aguas costeras cercanas a la ciudad, mientras helicópteros artillados sobrevuelan la ciudad y francotiradores se aposentan en lugares estratégicos, atentos a cualquier actividad sospechosa, dijeron las autoridades antes de que comenzara la cumbre. Entre los pormenores referentes a la seguridad también hay robots antiexplosivos y detectores de radiación.

Randi Kaye, Chelsea J. Carter y Mike Ahlers, de CNN, y los periodistas Jorge Baron y Fernando Ramos contribuyeron con este reporte

Ahora ve