Los escándalos que han obligado a personajes públicos a disculparse

El caso del Rey de España es el más reciente de una larga lista de personalidades e instituciones que han pedido perdón por dichos o actos
camarografos esperan al rey de españa
camarografos-rey-españa  camarografos esperan al rey de españa
| Otra fuente: CNNMéxico

Antes de que el rey de España se disculpara por realizar un safari en medio de la crisis económica en su país, otras personalidades de la política e incluso de los deportes enfrentaron las cámaras y al público para pedir perdón por escándalos sexuales, problemas legales o comentarios hechos a la ligera que acarrearon polémica. 

Tras dejar el hospital donde fue operado de la cadera, el rey Juan Carlos I de España dijo ante los medios: "Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir".

La disculpa fue su primera declaración tras darse a conocer que había realizado un viaje de cuatro días a Botsuana para cazar elefantes, luego de sufrir un accidente por el que se fracturó la cadera. Según agencias de viajes, el safari pudo haber costado hasta 60,000 dólares.

El expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton, fue expuesto a nivel internacional en 1998, cuando se dio a conocer que había mantenido una relación extramarital con la becaria Monica Lewinsky.

El 11 de septiembre de ese año, el entonces mandatario enfrentó a la opinión pública. "Cometí un error, fue un acto indefendible y lo siento", dijo en esa ocasión el aún esposo de la actual secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton.

El sexo también metió en problemas al hasta hace un par de años mejor golfista del mundo, Tiger Woods. “Estoy profundamente arrepentido por mi comportamiento irresponsable y egoísta”, dijo en el 2010 al pedir perdón a su esposa por serle infiel. Entonces, los constantes encuentros de Woods con prostitutas acaparaban espacio en los medios de comunicación.

En junio del 2011, el excongresista estadounidense Anthony Weiner renunció a su cargo y pidió perdón durante una conferencia de prensa. Weiner desató un escándalo al reconocer que había enviado fotografías lascivas de sí mismo a mujeres, a pesar de estar casado.

“Estoy aquí nuevamente para disculparme por los errores personales que cometí. (…) Quiero repetir esta disculpa a mis electores, a la prensa y, sobre todo, a mi esposa”, dijo en esa ocasión, sin permitir preguntas de los periodistas.

En marzo del 2008, el entonces gobernador del Nueva York, Eliot Spitzer, renunció al cargo tras darse a conocer que había gastado 80,000 dólares con prostitutas. “He quebrantado mi sentido del bien y del mal”, fueron algunas de las últimas palabras que dijo como gobernador.

Los escándalos sexuales también han alcanzado a la Iglesia católica. El Papa Benedicto XVI pidió perdón en el 2010 por los abusos cometidos por sacerdotes pederastas. “Pedimos perdón insistentemente ante Dios”, dijo.

En México, el Estado pidió perdón a la indígena guerrerense, Inés Fernández Ortega, quien sufrió abuso sexual de parte de militares en el 2002. La disculpa llegó después de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoiDH) exigió al Estado mexicano revisar el caso, ya que su actuación impidió que a Fernández Ortega se le hiciera justicia durante una década.

En un caso más reciente, el candidato priista a la presidencia, Enrique Peña Nieto, se vio obligado a ofrecer una disculpa por los comentarios de su hija, quien a través de la red social Twitter llamó “prole” y “pendejos” a quienes se burlaron de su padre al intentar mencionar sus tres libros favoritos durante una charla en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Ahora ve
No te pierdas