EU inicia otra investigación al Servicio Secreto por escándalo de Colombia

El Departamento de Seguridad Interna comenzará de inmediato el trabajo de campo para averiguar el incidente entre agentes y prostitutas
El servicio secreto cuida gira de Obama
EFE. Servicio Secreto-EU-Cartagena  El servicio secreto cuida gira de Obama  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Carol Cratty
(Reuters) -

El Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos inició una investigación independiente sobre el escándalo de prostitución en el que están involucrados Servicio Secreto. 

El "trabajo de campo comienza de inmediato", dijo Charles Edwards, inspector general interino, en un comunicado emitido este lunes 

La revisión del Departamento se suma a una investigación interna del Servicio Secreto que ya se está llevando a cabo, así como también a una investigación de las fuerzas armadas sobre las tropas estadounidenses vinculadas a la controversia.

Esta noticia se produce mientras Mark Sullivan, director del Servicio Secreto, enfrenta este martes el cumplimiento de un par de plazos para responder decenas de preguntas sobre el tema.

El legislador republicano y presidente del Comité de Seguridad Interna, Peter King, presentó a Sullivan 50 preguntas, mientras que el presidente del Comité de Supervisión de la Cámara, Darrell Issa, y el demócrata más destacado de la comisión, Elijah Cummings, tienen otros 10 cuestionamientos, entre ellos una línea del tiempo precisa de lo que sucedió en Cartagena.

“El incidente de Cartagena es preocupante debido a que los agentes del Servicio Secreto y las autoridades tomaron una serie de malas decisiones”, dijeron.

Issa y Cummings también enviaron una carta al secretario de Defensa, Leon Panetta, solicitando para el 8 de mayo detalles de la investigación emprendida por las fuerzas armadas.

El incidente ocurrido en marzo, antes del viaje del presidente Barack Obama a la Cumbre de las Américas en Colombia, involucra al Servicio Secreto y a integrantes de las fuerzas armadas, quienes supuestamente tuvieron tratos con prostitutas.

Al menos 24 personas han sido vinculadas con el escándalo: 12 del Servicio Secreto y 12 militares.

En su misiva a Panetta, Issa y Cummings dijeron que el personal de seguridad mostró una “alarmante falta de carácter y juicio”.

Nueve integrantes del Servicio Secreto renunciaron o fueron obligados a dimitir y otros tres fueron absueltos de faltas graves, mientras que una investigación independiente llevada a cabo por las fuerzas armadas aún no ha anunciado ninguna medida contra los integrantes castrenses supuestamente implicados.

El Comando Sur de Estados Unidos tiene previsto para principios de esta semana terminar el interrogatorio a los 12 militares, antes de remitir sus hallazgos a los abogados militares para su revisión, y después al general Douglas Fraser, comandante general del Comando Sur, dijo este lunes un funcionario del Departamento de Defensa.

El Servicio Secreto distribuyó el viernes pasado nuevas reglas para sus agentes en funciones, con la intención de evitar que se repitan tales faltas a la conducta, según dos fuentes gubernamentales cercanas a la investigación.

Dicha directrices fueron entregadas a todo el personal del Servicio Secreto para dejar en claro las normas de comportamiento requeridas para las misiones estadounidenses en el extranjero, dijeron las fuentes.

Con efecto inmediato, las nuevas reglas solicitan informes detallados antes de cada viaje, los cuales incluirán medidas de seguridad y el nombramiento de los establecimientos y zonas “no permitidas” para el personal del Servicio Secreto, explicaron las fuentes.

También se prohíbe en las nuevas normas que extranjeros estén dentro de las habitaciones de hotel del Servicio Secreto, con excepción del personal del hotel y las fuerzas del orden del país anfitrión, así como también los funcionarios públicos en comisión de servicio y todo el personal del Servicio Secreto tiene prohibido ir establecimientos “de mala reputación”.

Las nuevas normas especifican que las leyes estadounidenses del Servicio Secreto son válidas cuando sus integrantes están de viaje, haciendo inválida la excusa de que cierta actividad es legal en el país extranjero, dijeron los funcionarios.

Además, las nuevas directrices permiten el consumo moderado de alcohol cuando se está fuera de servicio, pero prohíbe su consumo en un plazo de 10 horas previas a presentarse a trabajar o a cualquier hora si es en el hotel donde el personal está hospedado, explicaron los funcionarios.

Un supervisor adicional de la Oficina de Responsabilidad Profesional acompañará desde ahora a los “equipos de ataque” que traen los vehículos de caravanas y otros medios de transporte, dijeron los funcionarios. Los agentes involucrados en el incidente de Colombia eran parte de esos equipos.

Denuncias posteriores de transgresiones por parte de los agentes aparecieron después de los informes iniciales en los que se establecía un consumo excesivo de alcohol y trato con prostitutas antes de que Obama llegara a Cartagena, el mes pasado.

Entre los reclamos más recientes está un incidente en El Salvador, descrito por el canal de televisión KIRO, filial de CNN en Seattle, como muy parecido al escándalo de Colombia, que involucra a integrantes del Servicio Secreto y a otras agencias gubernamentales.

El informe de KIRO hizo referencia a un contratista anónimo del gobierno estadounidense que trabajó durante mucho tiempo con el equipo del Servicio Secreto en San Salvador, previo al viaje de Obama a esa ciudad, en marzo de 2011.

La fuente dijo que en los días previos a la llegada de Obama estuvo en la ciudad con más de una decena de agentes del Servicio Secreto y con unos cuantos especialistas militares estadounidenses en un local de striptease. Los hombres bebieron mucho en ese lugar, y la mayoría pagó un adicional para ingresar a la sección VIP, donde se les proporcionó favores sexuales a cambio de dinero, dijo la fuente al canal de televisión.

Panetta aseguró este jueves que su departamento no investiga a sus tropas por el incidente reportado en El Salvador. Pero el Departamento de Estado interroga al personal de su embajada en El Salvador acerca de estas acusaciones, dijo el jueves la vocera Victoria Nuland.

La DEA también está dispuesta a examinar, “de manera apropiada y en lo inmediato”, las acusaciones que considere “creíbles” y que involucren a sus agentes en El Salvador, dijo Rusty Payne, vocero de la agencia. Pero añadió que, aunque la DEA ha visto los informes de prensa, “nosotros no tenemos conocimiento de denuncias por faltas a la conducta”:

Con información de Ed Payne, John King, Tom Cohen, Brian Todd, Paul Courson, Dana Bash y Shasta Darlington 

Ahora ve