Los egipcios encaran al gobierno militar para reclamar la transición

Una persona murió y cerca de 300 resultaron heridas en una manifestación contra el gobierno militar de Egipto para agilizar la transición
  • A+A-
(Reuters) -

Una persona murió y cerca de 300 fueron heridas este viernes cuando una manifestación contra el gobierno militar se tornó violenta en El Cairo, reportaron medios locales.

Las protestas surgen, en parte, por la frustración generada por la lentitud con la que se desarrollan los cambios políticos desde que el presidente Hosni Mubarak fue destituido el año pasado. La población siente la preocupación de que los militares están retrasando la transición hacia un gobierno civil.

Un video de la escena mostraba a algunos de los manifestantes lanzando piedras a las fuerzas de seguridad mientras que estos apuntaban con cañones de agua contra los manifestantes.

El vocero del Consejo Supremo, Alaa Al Iraqi, argumentó que los funcionarios habían advertido que el Ministro de Defensa había establecido una “línea roja” que nadie debía cruzar. “Tiraron piedras a los militares, a los policías y a los soldados, los insultaron y los empujaron a una alambrada con púas”, dijo Al Iraqi. "No se usó ningún tipo de munición excepto las que los protocolos permiten para controlar los disturbios”, añadió. 

Miles de personas se concentraron este viernes en el centro de El Cairo después de que varios partidos convocaran a sus seguidores a expresar su indignación por los violentos enfrentamientos de esta semana y exigir la dimisión del gobierno militar provisional de Egipto. 

El brazo político de los Hermanos Musulmanes, el Partido de la Libertad y la Justicia, se encuentra entre los que promovieron la protesta en la plaza Tahrir bajo el lema "detengan el derramamiento de sangre". 

Al menos 11 personas murieron y decenas resultaron heridas en los enfrentamientos en El Cairo el miércoles en la zona de Abaseya, donde un plantón ha permanecido a las afueras del Ministerio de Defensa de Egipto desde la semana pasada. 

El punto de encuentro de los manifestantes de nuevo ha sido la plaza Tahrir, el corazón de las protestas del año pasado. Muchos de ellos son partidarios del candidato islamista Hazem Abu Ismail, quien fue descalificado el 23 de mayo por las autoridades electorales para contender por la presidencia.

Muchos de los que se sumaron a la convocatoria son liberales, partidarios del movimiento 06 de abril, que exige que el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas rinda cuentas por la muerte de manifestantes en los enfrentamientos de la plaza de Abaseya. 

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas dijo en su página de Facebook el jueves que los enfrentamientos en Abaseya estaban destinados a retrasar las elecciones presidenciales y la paralización de una posible asamblea constituyente. 

El Consejo Supremo también dijo que ciertos grupos "sin nombre" han utilizado versos del Corán para llamar a la yihad, o guerra santa, y motivar a los militares a un conflicto armado. 

Las protestas del viernes llegan en medio de una creciente controversia sobre las próximas elecciones presidenciales. Tres candidatos —Abdel Monein Aboul Fettouh, de las fuerzas independientes; Mohamed Mursi, del partido islamista Libertad y Justicia, y Amr Moussa— fueron acusados ​​de violar la ley mediante la celebración de reuniones en los campus universitarios. 

"Estas infracciones por parte de los candidatos presidenciales se toman muy en serio, y ellos tendrán que responder lo más pronto posible. Podrían ser multados", dijo el vocero de la Fiscalía, Adel Saeed, a CNN.

El jefe de la Comisión Electoral dijo que ha descalificado a 10 de 23 aspirantes a la presidencia, lo que ha provocado la ira generalizada. Los enfrentamientos han estallado en Egipto desde que una revuelta llevó al derrocamiento de Mubarak en febrero del año pasado, con manifestantes que exigían a los líderes militares que tomaron el poder que lo cedieran a una administración civil.

Ahora ve