Egipto impone un toque de queda, tras muertos y heridos por protestas

El gobierno aplicará la medida luego de los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad
Egipto
Egipto  Egipto  (Foto: )
  • A+A-
(CNN) -

Egipto impuso este sábado un toque de queda en el distrito Abbasiya, en El Cairo, luego de los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

El toque de queda se extiende desde las 23:00 hasta las 06:00 (local), reportó televisora estatal Nilo TV, que citó fuentes del Ministerio de Defensa.

Una persona murió y más de 300 personas resultaron heridas este viernes durante disturbios en El Cairo en contra de la junta militar que gobierna el país, según medios estatales.

Un video de este viernes muestra cómo algunos manifestantes lanzan piedras a las fuerzas de seguridad, que a su vez disparan cañones de agua a un grupo que se encontraba cerca de las inmediaciones del Ministerio de Defensa del país.

Las protestas estallaron en torno a la frustración que ha dejado la revolución, desde que Hosni Mubarak fue destituido de la presidencia el año pasado y como una preocupación ante la intervención militar en Egipto, que está retrasando la transición hacia un gobierno civil.

Ahmed Ansari, director de Servicios Médicos de Emergencias de El Cairo, informó que una persona fue asesinada y más de 373 resultaron lesionadas en la zona de Abbasiya.

"Aquellos involucrados en los enfrentamientos de Abbasiya tendrán que enfrentar a las autoridades correspondientes", dijo el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas.

La televisora local en Egipto mostró al menos a dos miembros de la policía militar que resultaron lesionados y fueron retirados de los enfrentamientos.

Miles de personas se congregaron en el centro de El Cairo motivados por varios simpatizantes de partidos para expresar su indignación ante los enfrentamientos de esta semana y exigir la renuncia del gobierno militar provisional.

Al menos 11 personas fueron asesinadas y decenas resultaron heridaseste viernes en Abbasiya, donde se situó la protesta por una semana a las afueras del Ministerio de Defensa.

Mientras se daban los últimos enfrentamientos, Nader Abdel Aziz, defensor de derechos humanos, reportó que hubo disparos de advertencia al aire por parte de las fuerzas de seguridad, así como helicópteros militares sobrevolando la zona. 

Algunos militares resultaron heridos por las piedras que lanzaban los manifestantes, agregó.

Alaa Al Iraqi, portavoz del Consejo Supremo, informó que las autoridades advirtieron a los manifestantes que el Ministerio de Defensa es una línea roja que no debe ser cruzada.

“Ellos lanzaron piedras a los soldados de la policía militar, los insultaron y empujaron a través del alambre de púas", dijo.  "No se utilizó ninguna munición fuera del protocolo para enfrentar los disturbios".

Miembros del ala política de la Hermandad Musulmana y el Partido de la Libertad y Justicia formaron parte de otra protesta de la Plaza Tahrir, en el corazón del movimiento revolucionario en Egipto, bajo el lema “alto al derramamiento de sangre”.

De acuerdo con tres escenas difundidas por Nilo TV, una multitud de mayoría islamista se estableció en la plaza y planteó demostrar que muchos son simpatizantes del candidato Hazem Abu Isamael, quien se encuentra entre los aspirantes descalificados desde la elección presidencial del 23 de mayo.

Ahmed Maher, fundador del movimiento liberal 6 de abril, que se encontraba entre los manifestantes de Abbasiya, informó que era urgente que sus simpatizantes emprendieran la retirada. “Estamos retirándonos de Abbasiya para evitar y limitar el derramamiento de sangre. Únicamente permanecerán algunos de nuestros médicos para ayudar solamente”, añadió.

El movimiento 6 de abril busca la rendición de cuentas del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas por la muerte de manifestantes en los enfrentamientos de Abbasiya el pasado miércoles.

El Ministerio de Salud envió previamente 70 ambulancias a las protestas de Abbasiya, mientras que la Asociación de Médicos Árabes estableció dos clínicas provisionales.

El partido de Al Nour Salafi ha boicoteado las protestas.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas dijo en su página de Facebook el jueves pasado que los enfrentamientos en Abbasiya estaban destinados a retrasar las elecciones presidenciales y paralizar la formación de una posible asamblea constituyente. 

También dijo que ciertos grupos "sin nombre" han utilizado versos del Corán para llamar a la yihad, o guerra santa, y motivar a los militares a un conflicto armado. 

Los militares han intentado persuadir a los manifestantes de que muevan las protestas del Ministerio de Defensa a la Plaza Tahrir, pero se han negado, dice el comunicado de Facebook.

Las protestas del viernes llegan en medio de una creciente controversia sobre las próximas elecciones presidenciales. Tres candidatos —Abdel Monein Aboul Fettouh, de las fuerzas independientes; Mohamed Mursi, del partido islamista Libertad y Justicia, y Amr Moussa— fueron acusados ​​de violar la ley mediante la celebración de reuniones en los campus universitarios.

El candidato preferido de los Hermanos Musulmanes, Khairat El Shater, que fue descalificado el mes pasado, fue remitido a la fiscalía general del país por insultar a la comisión electoral.

Los enfrentamientos han estallado en Egipto desde que una revuelta llevó al derrocamiento de Mubarak en febrero del año pasado, con manifestantes que exigían a los líderes militares que tomaron el poder que lo cedieran a una administración civil.

Ahora ve