Fuerzas del régimen sirio y rebeldes se enfrentan en bastión de al Asad

Grupos de la oposición anunciaron una operación para "liberar" a Alepo, la ciudad más poblada de Siria y bastión de al Asad
Siguen los enfrentamientos en Damasco
(Reuters) -

Después de 16 meses de derramamiento de sangre, la crisis de Siria se extendió a las localidades de Alepo y Damasco, las ciudades con más población y zonas clave para el presidente Bachar al Asad y los rebeldes.

Mientras tanto, los diplomáticos de la Liga Árabe se reunieron en Qatar para encontrar la manera de poner fin a la violencia y lograr la paz en Siria, un país sumido en una feroz ofensiva entre el gobierno y los rebeldes que buscan derrocar al régimen.

En un video publicado este domingo, el jefe del Ejército Libre de Siria en Alepo anunció una operación “para liberar la ciudad de Alepo de las reglas de los matones de Asad que tienen manchadas las manos de sangre por los crímenes contra nuestra gente”.

Abdel Jabbar Al Obeidi pidió a los soldados del régimen dar un paso atrás y no pelear contra sus hombres, con la promesa de que nadie resultará dañado.

Dio su promesa de proteger a Alepo, a las minorías y sectas, incluidos los miembros de la secta alauita a la que pertenece el presidente.

Los enfrentamientos estallaron el domingo entre las fuerzas del régimen y los rebeldes en Alepo, informaron activistas de la oposición.

“Un edificio se derrumbó en el barrio de Seif al-Dawla después de un ataque con tanques del régimen y por cuatro proyectiles” dijeron los Comités de Coordinación Local (LCC, por sus siglas en inglés).

La televisión estatal de Siria citó una fuente oficial que negaba los informes respecto a Alepo.

“Algunos terroristas están movilizando a sus grupos armados en la ciudad en un intento de distorsionar la realidad como lo hicieron en Damasco” indicó la televisión.

“Nuestras heroicas Fuerzas Armadas y las autoridades especiales en Aleppo localizaron los restos de los terroristas, luego de la muerte de un gran número de ellos. Otros se rindieron, mientras que otros huyeron hacia Turquía”, de acuerdo con el reporte.

En caso de que los rebeldes se hicieran del control de Alepo, el centro del comercio en Siria, marcaría un punto de inflexión en la crisis siria y un duro golpe a los lazos financieros de al Assad.

Al Assad hizo su segunda aparición desde que un bombardeo la semana pasada mató a cuatro miembros de su círculo cercano. La agencia estatal de Siria, Arab News publicó una foto del presidente cuando recibía al general Ali Abdullah Ayyoub, descrito como el jefe del general del Ejército y de las fuerzas armadas.

Mientras tanto, los rebeldes dijeron el domingo que se habían apoderado de una parte de la frontera entre Siria y Turquía en Bab al Salam.

“Hubo intentos de apoderarse del paso fronterizo de Bab al Salam en los últimos tres días”, dijo a CNN un subcomandante del Ejército Libre de Siria, Malik Kurdi. “Ayer, muy entrada la noche la FSA se apoderó de la entrada por completo y ahora helicópteros sirios están volando en los alrededores”, y consideró que existe el temor de que las fuerzas sirias ataquen la entrada de la frontera.

“Tomamos el control de Bab al Salam” dijo un combatiente de la FSA que se identificó como Abu Shawki. La frontera fue asegurada después de feroces enfrentamientos, dijo. “Mucha gente murió”. Los tanques abandonados de las fuerzas del régimen podrían verse en el lugar y la entrada y salida en la zona se reanudo, dijo.

Alepo y la capital Damasco han sido bastiones de al Assad. Sin embargo, los fuertes enfrentamientos en Damasco durante la semana pasada, junto con el creciente bombardeo que mató a cuatro miembros del círculo íntimo de al Assad, se considera que el régimen comienza a presentar fracturas importantes.

Una violenta represión contra manifestantes pacíficos en la Universidad de Alepo en mayo fue una de las causas de la sublevación, cuando los estudiantes contra el régimen fueron asesinados en las calles.

Al menos 42 personas perdieron la vida durante la jornada de violencia de este domingo, indicó el LCC.

La LCC informó que 24 personas murieron en un bombardeo en el barrio de Mazzeh, en Damasco. Los bombardeos también se registraron en los barrios de Alepo y Deir Ezzor, agregaron activistas. Las muertes incluyeron a un niño y cuatro soldados que desertaron.

El bombardeo siguió también el domingo en la ciudad de Zabadani, donde 12 personas murieron en los últimos tres días indicó LCC.

Mientras tanto, una mezquita en la capital Damasco fue atacada con misiles de un helicóptero, provocando "varios" heridos, informó el grupo de la oposición.

CNN no puede confirmar de manera independiente los reportes de violencia debido a que el gobierno restringe el acceso a periodistas extranjeros.

La mezquita se incendió y “las familias están atrapadas en la zona afectada por el desastre”, informó Barzeh, integrante del LCC.

Alex Thomson, un corresponsal de CNN y afiliado de ITN, escribió en Twitter que un hospital militar en Damasco fue atacado por los rebeldes y se registró un intenso tiroteo en el lugar durante unos 90 minutos.

Los cuerpos de soldados que murieron se encontraban en el hospital, indicó. Los funerales fueron cancelados.

Thomson señaló en un blog que no podía decir con certeza si los rebeldes atacaron el hospital, pero sí dijo que estaba bajo ataque.

Sin embargo, el régimen negó el reporte del ataque con helicóptero en Damasco, y calificó esas acusaciones como "infundadas".

“La situación en Damasco es normal y la vida es como siempre, pero en un número limitado de vecindarios”, dijo la televisora estatal de Sira.

Mientras tanto, un grupo de la oposición dijo este sábado que un científico experto en el programa de misiles de Siria fue asesinado, junto con su esposa e hijo.

El general de división retirado Nabil Zugheib fue asesinado en el vecindario de Bab Touma, en Damasco, informó  el Observatorio para los Derechos Humanos de Siria. Nadie se atribuyó la responsabilidad.

Damasco está aislado por puestos de control y tanques, dijeron testigos este sábado. Los grupos de la oposición informaron que no hay  medicinas y los residentes están pidiendo ayuda.

De las 140 personas que murieron en todo el país, al menos 13 eran de Damasco, según el LCC.

La crisis inició en marzo de 2011, cuando se dio una represión del gobierno contra manifestantes, lo que se transformó en un levantamiento nacional contra el régimen.

Las Naciones Unidas estiman que más de 10,000 personas han muerto desde que comenzó la crisis hace más de 16 meses. Sin embargo, Rupert Colville, vocero de la oficina del Alto Comisionado para los derechos humanos, dijo que la ONU no ha dado las cifras totales de las muertes desde diciembre, "porque es imposible verificar los números de una manera significativa."

Los grupos de la oposición que han seguido el número de muertes han dicho que la cifra es más elevada. El LCC, por ejemplo, estima que más de 16,000 personas ha muerto han muerto.

El régimen ha registrado deserciones militares. Dos generales de brigada llegaron a Turquía este viernes por la noche, informó un funcionario de Relaciones Exteriores, y aseguró que dos docenas de generales sirios han huido a ese país.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los diplomáticos todavía tiene que llegar a un plan para detener con efectividad lo que ahora se llana una guerra civil.

Holly Yan, Saad Abedine, Roba Alhenawi, Ivan Watson, Raja Razek, Yesim Comert y Shiyar Sayed Mohamad contribuyeron con este reporte

Ahora ve
Por error, HBO transmite episodio seis de la nueva temporada de Game of Thrones
No te pierdas
×