El alguacil Arpaio defiende sus operativos contra indocumentados en EU

El oficial del condado de Maricopa en Arizona lamentó que su forma de ver las leyes se malinterpretara con la aplicación de las mismas
(Reuters) -

El alguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio, se sentó hoy en el banquillo de los acusados en la Corte Federal en Phoenix para defenderse de las acusaciones por prácticas de perfil racial en su contra.

Arpaio respondió durante varias horas a las preguntas de los abogados relacionadas con sus operativos contra el crimen y la inmigración indocumentada, así como por los criterios que utilizan sus agentes para detener a una persona y cuestionarla sobre su estatus migratorio

Stanley Young, abogado de los demandantes, preguntó al alguacil sobre una carta de una mujer miembro de la milicia civil Minuteman, dirigida a Arpaio, en la que se quejaba sobre la presencia de jornaleros y preguntaba si era posible cuestionar a estas personas sobre su estatus migratorio. Los lugares citados en esta carta fueron después los sitios donde Arpaio llevó a cabo operativos en contra de inmigrantes indocumentados.

En 2007, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y el Fondo Méxicoamericano de Defensa Legal y Educación (MALDEF) presentaron una demanda en contra de la Oficina de Arpaio por prácticas de perfil racial en contra de conductores hispanos.

Young también cuestionó a Arpaio sobre sus declaraciones hechas al término de los operativos en las que enfatizaba que nada lo detendrá para seguir aplicando las leyes migratorias y deteniendo inmigrantes indocumentados.

El alguacil, quien busca reelegirse en noviembre, tuvo que explicar sus declaraciones hechas durante una conferencia de prensa en 2007 en la que aseguró que su agencia "va en contra de los ilegales primero y después en contra del crimen".

"Nos referíamos al hecho de que estábamos aplicando dos leyes estatales en contra del tráfico humano y sanciones de empleadores", dijo Arpaio. Durante sus declaraciones, Arpaio volvió a enfatizar que su departamento no utiliza el color de la piel o la raza para detener a una persona.

Los demandantes también utilizaron varias de las declaraciones hechas por Arpaio ante la Corte en 2010, como parte de las investigaciones de este caso y donde fue cuestionado sobre el uso de perfil racial en sus operativos.

Arpaio, quien respondió de forma calmada a las preguntas, aseguró que "nunca se debe de usar el perfil racial, es inmoral e ilegal". El alguacil, conocido como el "Sheriff más duro del Oeste", se defendió en varias ocasiones afirmando que no tiene toda la información o que algunos de los comunicados de prensa e, inclusive, su propio libro La ley de Joel no fue escrito totalmente por él.

Los demandantes presentaron también como pruebas varios de los comunicados de prensa emitidos por la oficina de Arpaio, entre ellos el de un operativo en 2007, en el que se detuvieron a varios jornaleros.

En este comunicado Arpaio aseguraba que el único "santuario" para indocumentados está en México. "Lo que se dijo es que cuando detenemos a alguien y los deportamos se deben de quedar allá y, sin embargo, siguen regresando", dijo Arpaio ante la Corte. "Nosotros no vamos por las calles deteniendo a la gente sin ningún motivo", sostuvo, y aseguró que sus operaciones son planeadas hasta con cinco días de anticipación" agregó.

Los cinco demandantes, todos ellos de origen hispano, ciudadanos o residentes legales de EU, no están pidiendo compensación monetaria, sino cambios al sistema de operaciones de la oficina de Arpaio.

El alguacil enfrenta también una segunda demanda interpuesta por el Departamento de Justicia estadounidense  por las mismas acusaciones de prácticas de perfil racial en contra de hispanos. El juicio contra Arpaio terminará el 2 de agosto.

Mientras el funcionario testificaba, afuera del edificio de la Corte varios grupos se presentaron para protestar por el "acoso" que vive la comunidad hispana a manos de la oficina del alguacil Arpaio.

Defensores del alguacil también se hicieron presentes, lo que provocó breves confrontaciones verbales entre ambos grupos. Por la tarde y mientras continuaba el testimonio dentro de la Corte, cuatro manifestantes fueron detenidos por agentes de la policía por obstruir el paso.

Las calles cercanas al recinto de justicia fueron cerradas por 30 unidades policiales y un helicóptero vigilaba desde el aire, mientras los manifestantes gritaban "arresten a Arpaio, no a la gente".

Ahora ve
No te pierdas