La policía de Chile disuelve a la fuerza una protesta de estudiantes

El gobierno chileno atribuyó la quema de autobuses y actos vandálicos a los estudiantes de secundaria; su líder acusa un montaje del Estado
"Queremos radicalizar la democracia": Camila Vallejo
/
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Una manifestación de estudiantes de secundaria, que no estaba autorizada por el gobierno de Chile, fue dispersada por la fuerza luego de que se incendiaran tres autobuses en Santiago, la capital del país.

Este miércoles por la mañana, la policía disolvió una concentración de estudiantes de secundaria en el centro de Santiago, los cuales pretendían realizar una protesta por la Alameda, la principal avenida de la ciudad, a pesar de que la Intendencia (gobierno) les prohibió utilizar esa vía.

Los jóvenes se concentraron en las aceras de la Plaza Italia, punto neurálgico de la capital, pero la tensión se elevó cuando los estudiantes comenzaron a ocupar la calzada y a entorpecer el tráfico, reportó la agencia EFE.

En el momento en que trataron de avanzar hacia la Alameda, los Carabineros (Policía militarizada) usaron carros dispersores de agua y gas, así como agentes a caballo, para dispersar a los estudiantes, que a su vez lanzaron piedras y otros objetos a los policías.

Luego de varios minutos de enfrentamientos, tres autobuses del transporte público Transantiago fueron incendiados, presuntamente por jóvenes que estaban entre los estudiantes, de acuerdo con información de CNNChile.

Estos actos fueron descalificados por el ministro secretario general del Gobierno de Chile, Andrés Chadwick, quien acusó a los líderes estudiantiles de estar “abriendo las puertas al vandalismo y a la delincuencia” al realizar convocatorias a marchas no autorizadas por el gobierno, por lo que dijo que aplicarían “todo el rigor de la ley”.

“Nadie está sobre la ley, ninguna persona, ningún grupo de personas puede atribuirse el derecho de llamar a convocatorias a marchas ilegales, a generar alteraciones a la vía normal de las personas, a causarle daño a la propiedad privada o a la propiedad pública. Y aún más, a llegar al extremo de quemar e incendiar tres buses del Transantiago”, dijo el ministro Chadwick.

Sin embargo, Eloísa González, líder de Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios, organización convocante de la marcha, dijo que el incendio de autobuses fue realizado por encapuchados que podrían ser infiltrados por el gobierno chileno.

“Esto también es parte de un montaje por parte del Estado en el sentido de que no tenemos claro quiénes son esos encapuchados”, acusó la estudiante, quien dijo que el gobierno chileno tiene una actitud de “criminalizar, querer armar montajes, querer sofocar los movimientos estudiantiles y sociales” como este y otros.

Se estima que unos 5,000 jóvenes se habían concentrado para manifestarse a favor de una reforma educativa que fortalezca la participación del gobierno nacional a través de inversión en el sistema educativo público. La protesta de estudiantes de secundaria fue respaldada por la Confederación de Estudiantes Universitarios de Chile.

En mayo, se registró una de las mayores manifestaciones de estudiantes celebrada en Santiago para reclamar una reforma del modelo educativo adoptado en 1981 durante la dictadura de Augusto Pinochet. En esa ocasión, cerca de 100,000 personas marcharon por las principales avenidas de Santiago, con algunos enfrentamientos con los Carabineros.

Las protestas han sido criticadas por el gobierno, que no ha cedido a las peticiones de los estudiantes. El ministro de Transportes, Pedro Pablo Errázuriz, dijo este miércoles a CNNChile que las protestas de los jóvenes han generado daños a la ciudad, entre ellas el daño a 1,500 autobuses el año pasado.

“Lo más grave es que al siguiente día hay menos buses disponibles, durante el día las calles se hacen más complicadas de transitar, la gente llega tarde. Nos ha pasado que la gente que va a atención médica no ha podido llegar a tiempo por este tipo de manifestaciones. Yo creo que hay que cambiar de expresarse”, dijo el ministro Errázuriz.

Estudiantes culpan a policías

Por su parte, el presidente de la Federación de Estudiantes de Chile (FECh), Gabriel Boric, dijo “lamentamos profundamente la violencia que se vivió” en Santiago y en otros puntos de Chile en referencia a las manifestaciones , en una conferencia de prensa.

Dijo que los responsables de esa situación son las autoridades chilenas, porque ignoran las peticiones de los estudiantes, y los “ningunean”.

“El gobierno parece ignorar el profundo desprestigio de la política y las instituciones”, afirmó Boric, para luego mencionar que los estudiantes “siguen contando con altos niveles de apoyo” en el país sudamericano.

“La educación es una estafa”, dijo el líder social. "Quienes han estado por encima de la ley son los empresarios de la educación que se han llenado los bolsillos a costa de las familias chilenas", agregó.

Se calcula que unos 5,000 jóvenes se concentraron para manifestarse a favor de una reforma educativa que fortalezca la participación del gobierno nacional a través de inversión en el sistema educativo público.

Con información de CNNChile y la agencia EFE.

Ahora ve
La Ciudad de México recibirá la visita de Godzilla
No te pierdas
×