'Isaac' se dirige a Haití, afectado por terremoto y epidemia de cólera

Cientos de miles de haitianos viven en casas poco seguras y en zonas de riesgo de inundaciones repentinas y deslaves
Del Caribe a Florida se preparan para Isaac
Autor: Mallory Simon
(Reuters) -

Casas de campaña están en las calles de Puerto Príncipe, en Haití. Los refugios que, a veces son solo lonas, es todo lo que tienen los residentes para protegerse de la naturaleza.

Más de 400,000 residentes viven en casas de campaña a las que llaman su hogar, luego de que un terremoto de 7 grados de magnitud golpeó la capital de Haití en 2010, y redujo muchas de las estructuras de la capital y sus alrededores en escombros.

A dos años del terremoto, los haitianos están rezando de nuevo. En esta ocasión, esperan salvarse de la tormenta tropical Isaac, la cual parece dirigirse hacia ellos.

El país aún combate una epidemia de cólera que apareció tras el terremoto. Así que mientras la tormenta amenaza con causar vientos de 120 kilómetros por hora y 30 centímetros de lluvia, los retos se acumulan. El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos advirtió que la lluvia puede causar inundaciones repentinas y deslaves.

Las organizaciones de ayuda se están preparando para lo peor.

“Vemos esas tormentas cada vez que se acercan a Haití por su vulnerabilidad”, dijo la vocera de la organización humanitaria cristina World Vision, Amy Parodi.

La agencia se reunió con el gobierno el verano pasado para discutir sobre planes de contingencia para tormentas mayores y los artículos de ayuda que están disponibles, dijo Parodi.

Haití siempre ha sido susceptible a huracanes, incluso antes del terremoto. Está justo a la mitad del camino de los huracanes en el Caribe.

Cuando los huracanes provocan lluvias en las laderas de sus montañas deforestadas se producen deslaves. Cientos de miles de personas viven en la base de esas montañas, en tiendas de campaña y casas con estructuras pobres.

“Nuestra experiencia en Haití claramente indica que no es la tormenta o los vientos, es la lluvia la que causa los problemas”, dijo Sinan Al-Najjar, representante de la Cruz Roja en Haití. “Cuando llega la lluvia, los deslaves y las inundaciones repentinas ocurren en Haití. Estamos tratando de enfocarnos en las zonas de inundaciones, que son las zonas de riesgo”.

Con las inundaciones llega el riesgo de otro brote de cólera, una infección del intestino grueso que causa diarrea severa.

“Después de las lluvias, es casi seguro que veremos un aumento de los casos de cólera”, según Al-Najjar.

Hay trabajadores listos para entregar medicamentos y dar atención, incluidos suministros para más de 15,000 personas que podrían presentar síntomas de cólera. También están preparados para purificar más de 800,000 galones de agua.

El brote de cólera en octubre del 2010 mató a más de 7,000 personas y enfermó a otras 500,000, de acuerdo  con Nigel Fisher, coordinadores de ayuda humanitaria de Naciones Unidas en Haití.

Incluso si los refugios en zonas de riesgo son evacuados, según Al-Najjar, existe el problema de la falta de centro de evacuación en Haití, lo que significa que muchos haitianos podrían no tener a dónde ir mientras la tormenta toca tierra.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Mucha gente no tiene casas seguras”, de acuerdo con Al-Najjar. “Y ciertamente van a necesitar ayuda en caso de lluvias y vientos fuertes. Faltan lugares para evacuar y refugios. Es algo con lo que tenemos que lidiar”.

Brandon Miller y Sean Morris contribuyeron con este reporte.

Ahora ve
Los humanos no son los únicos que luchan contra el cáncer de mama
No te pierdas
×