Un clérigo manipuló evidencia para acusar de blasfemia a joven de 14 años

La joven Rimsha fue acusada de blasfemia por incendiar versos del Corán; testigos afirman que clérigo acomodó la escena para incriminarla
Una niña de Pakistán es detenida por quemar el Corán
Autor: Nasir Habib
(Reuters) -

La policía paquistaní informó que un clérigo musulmán sembró evidencias para vincular a una joven cristiana con el delito de blasfemia, lo cual es un nuevo giro en el caso que ha avivado la tensión religiosa en el país y que ha atraído el interés mundial.

Los sucesos recientes podrían facilitar que Rimsha, de 14 años, sea liberada bajo fianza en su próxima audiencia en los tribunales. Y podría desembocar en acusaciones contra el clérigo Khalid Jadoon Chishti por profanación del Corán, dijo la policía.

El mes pasado, la policía detuvo a Rimsha después de que un vecino la acusó de quemar páginas que contenían textos del libro sagrado musulmán del Corán.

La joven tenía dos bolsas de compras: una con cenizas y otra con las páginas parcialmente quemadas, dijo la policía. Había juntado el papel como combustible para cocinar, informaron las autoridades.

A pesar de que el abogado de Rimsha dijo que en realidad nadie vio a la chica quemar los papeles, el vecino acudió con Chishti —el clérigo del barrio— portando las bolsas para mantenerlas a salvo en calidad de pruebas.

Chishti no estaba seguro de que el solo hecho de incendiar páginas con textos del Corán fuera suficiente como para acusar a Rimsha por delito de blasfemia, dijo Munir Jaffery, el oficial a cargo de la investigación.

Así que el imán agregó dos páginas del propio libro sagrado a la bolsa para reforzar el caso, Jaffery dijo.

La policía arrestó a Chishti este sábado después de que tres testigos comentaron a un juez sobre las acciones del imán.

Fue enviado a la cárcel por un periodo de 14 días, acusado de manipular evidencias. La policía ahora investiga si Chishti también debería ser acusado de profanar el Corán y, por lo tanto, de blasfemia, dijo el vocero de la policía de Islamabad, Naeem Iqbal.

Chishti ha negado la acusación, según las autoridades.

Injuriar al Islam provoca la reacción generalizada e inmediata en Pakistán, una nación predominantemente musulmana. Su controvertida ley sobre la blasfemia hace que el delito se castigue con la muerte. Los críticos han dicho que la legislación se utiliza para tender una trampa a las minorías.

El gobernador de Punjab, Salman Taseer, quien criticó la ley, murió el año pasado baleado por su guardia de seguridad. Un tribunal paquistaní suspendió después la sentencia de muerte para el guardia.

Alrededor de 150 personas se reunieron el 17 de agosto, día en que Rimsha fue detenida, en la zona donde vive la población cristiana del barrio, y amenazaron con quemar sus casas, dijo la policía.

Sus familiares se han escondido.

Durante una tensa audiencia este sábado, abogados musulmanes que exigieron que Rimsha permanezca encarcelada entablaron una pelea a gritos con el juez. Ofrecieron una serie de razones por las que debería seguir detenida la chica, entre ellas cuestionamientos sobre si la chica le concedió a su abogado el poder para defenderla.

Un juez ordenó a los investigadores obtener más detalles acerca la concesión del poder y pospuso la audiencia para el lunes.

Antes del sábado, se esperaba que un fallo de diera el jueves, pero se aplazó para que las autoridades pueden responder a preguntas sobre el historial médico de la joven.

“Todas estas son tácticas dilatorias por parte de los abogados del acusador para mantener a la joven en la cárcel”, dijo su abogado, Tahir Naveed Choudhry.

Por razones de seguridad, sus abogados corrieron hacia un coche y salieron a toda velocidad después de la audiencia del sábado. Rimsha no fue a la audiencia.

Las autoridades paquistaníes han estado bajo presión para garantizar la seguridad de Rimsha en medio de inquietudes existentes acerca de que musulmanes enojados puedan buscar venganza si ella sale libre bajo fianza.

Choudhry ha buscado la libertad bajo fianza, al decir que ella es menor de edad ante la ley y que debe ser entregada a sus padres en lugar de seguir en una cárcel con adultos.

Citó un informe de una junta médica independiente la cual declara que la chica tiene 14 años. Los médicos que la examinaron también llegaron a la conclusión de que su edad mental era menor que su edad cronológica, y que padece de síndrome de Down, dijo.

La policía dijo que la joven es analfabeta y negó conocer que había versos del Corán en los documentos que supuestamente ella incendió.

Choudhry dice que espera que el juicio dure incluso dos años. Rimsha permanecería detenida durante ese período en caso de que se le niegue la libertad bajo fianza, dijo.

Si ella es juzgada en calidad de menor de edad, podría recibir una sentencia más leve en caso de ser declarada culpable. Si es juzgada como adulto, enfrentaría una pena máxima de cadena perpetua por el delito de blasfemia, dijo el abogado.

La detención del imam podría provocar una nueva revisión de las acusaciones en contra de la joven, dijeron las autoridades este domingo.

“Contamos con fuertes pruebas en contra (del clérigo)”, dijo Naveed Chaudhry, asesor del presidente de Pakistán. “El abogado (de Rimsha) va al tribunal en busca de la fianza. El lunes ella podría ser liberada sobre la base de esta evidencia”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El periodista Shaukat Piracha contribuyó a este reporte.

 

Ahora ve
“Hay culpa de ambas partes”, dice Trump y se va contra directivos y medios
No te pierdas
×