El Ejército colombiano abate a 'Samuel', un líder de las FARC

La muerte de Ramiro Guerrero Vargas ocurre en medio de los primeros diálogos de paz entre el gobierno y la guerrilla colombiana
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

El Ejército de Colombia abatió en una operación militar a Ramiro Guerrero Vargas, Samuel, a quien consideraba como un “cabecilla” desde hace 21 años de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en momentos en que el gobierno y los líderes guerrilleros buscan un plan de paz.

Los soldados de la Sexta División del Ejército colombiano consiguieron la muerte de Samuel, quien es identificado como “segundo cabecilla y jefe de finanzas del tercer frente de las FARC”, en una vereda de Alto Berlín, en el departamento de Caquetá, según un comunicado del Ministerio de Defensa del país.

Al guerrillero lo relacionaban con varios delitos, como la toma del municipio de Belén de los Andaquíes en 2001, donde murieron cinco policías; en 2010 “participó y dirigió” una operación terrorista en San Miguel, departamento de Putumayo, donde murieron otros ocho policías; y con secuestros “y por lo menos nueve acciones terroristas”, según la investigación oficial.

La muerte de Samuel ocurre cuando el que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos inició un proceso de diálogo con la guerrilla de las FARC para una posible pacificación del país sudamericano.

En las primeras negociaciones, previas al diálogo pactado en Oslo, Noruega, el gobierno ha rechazado la petición de los líderes guerrilleros de un cese del fuego entre el Ejército Nacional y la guerrilla que se da en diversas regiones del país simultáneamente y que, según el Ministerio de Defensa, tan sólo este mes “han sido neutralizados 60 terroristas de las FARC”.

Junto a la propuesta de un alto el fuego de manera inmediata, los rebeldes también pidieron que dos guerrilleros que se encuentran presos en Estados Unidos formen parte de las negociaciones.

Sin embargo, el presidente Santos dijo que no escucharía "propuestas que no son realistas", pues ello haría que el proceso de diálogo en búsqueda de la paz no fuera "eficaz".

"No va a haber ver ningún tipo de cese al fuego. Aquí no vamos a ceder nada hasta tanto lleguemos al acuerdo final. Que eso quede muy claro”, dijo el presidente la semana pasada.

Ahora ve