La campaña de EU gira hacia la política exterior tras el ataque en Libia

Los candidatos enfocan sus discursos en las propuestas de seguridad internacional tras los ataques a sedes diplomáticas en Egipto y Libia
Un diplomático de EU muere en Libia
Kevin Liptak
Autor: Kevin Liptak
(Reuters) -

Mitt Romney mantuvo el miércoles una aguda línea de ataque contra el gobierno del presidente Barack Obama, al decir que la respuesta diplomática estadounidense a los ataques en Egipto y Libia equivalió a enviar “señales ambivalentes” al resto del mundo sobre los valores estadounidenses y la política exterior.

“Creo que el presidente Obama ha demostrado una falta de claridad en cuanto a política exterior”, dijo Romney en Jacksonville, Florida, siguiendo con una línea de crítica iniciada desde el martes por su equipo de campaña, cuando emitió una declaración en la cual calificaba como “vergonzosa” la respuesta estadounidense a los ataques contra la Embajada de EU en El Cairo.

El equipo de campaña de Obama contraatacó, al decir que fue “impactante” escuchar a Romney meter los temas políticos en un momento de luto en la comunidad diplomática estadounidense.

Esa declaración se dio el martes por la noche mientras los reportes señalaban que un diplomático estadounidense en Bengasi, Libia, había muerto en ese lugar en un ataque contra el consulado. La declaración del candidato republicano fue emitida antes de que se diera la noticia de que J. Christopher Stevens, el embajador estadounidense en Libia, había muerto en el ataque.

En protestas separadas en El Cairo, varios hombres escalaron los muros de la embajada de EU y derribaron la bandera de ese país. La violencia, tanto en Libia como en Egipto, apareció como consecuencia del enojo por una película en internet considerada como ofensiva para el islam.

En su declaración, Romney dijo que estaba “indignado” por los ataques en Bengasi y en El Cairo, sin embargo, arremetió violentamente contra el gobierno de Obama por lo que calificó como una débil respuesta a la violencia.

“Resulta vergonzoso que la primera respuesta del gobierno de Obama no fuera condenar los ataques contra nuestras misiones diplomáticas, sino simpatizar con aquellos que llevaron a cabo los ataques”, escribió Romney, en lo que al parecer fue una referencia a un comunicado de la Embajada de EU en El Cairo que condenó la película anti islam, la cual es el origen del enojo de los manifestantes. La declaración diplomática fue emitida antes de que manifestantes irrumpieran el martes en la embajada estadounidense en El Cairo.

La embajada en Egipto escribió que ésta “condena las continuas acciones de personas mal informadas con el fin de herir los sentimientos religiosos de los musulmanes, así como condenamos las acciones encaminadas a ofender a los creyentes de todas las religiones”.

“El respeto a las creencias religiosas es una piedra angular de la democracia estadounidense”, continuó el comunicado. “Rechazamos firmemente las acciones de aquellos que abusan del derecho universal a la libertad de expresión para lastimar las creencias religiosas de otros”.

Una segunda declaración, emitida por la secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, dijo que el enojo por la película no justificana la violencia.

Estados Unidos condena cualquier acción intencional para denigrar las creencias religiosas de los demás”, escribió Clinton. “Nuestro compromiso con la tolerancia religiosa data de los primeros días de nuestra nación. Pero permítanme ser clara: nunca hay justificación para actos violentos de este tipo”.

El equipo de campaña presidencial de Obama respondió rápidamente a la declaración de Romney, y dijo que su rival empleaba los acontecimientos en Medio Oriente con fines políticos.

"Estamos impactados de que, en un momento en el cual Estados Unidos enfrenta la trágica muerte de uno de nuestros funcionarios diplomáticos en Libia, el gobernador Romney eligiera lanzar un ataque político”, escribió Ben LaBolt, secretario de prensa del equipo de campaña de Obama.

En sus declaraciones del miércoles en Florida, Romney dijo que “nunca es demasiado pronto para que el gobierno de Estados Unidos condene los ataques contra los estadounidenses y defienda nuestros valores”.

“Creo que es un terrible camino para Estados Unidos el pedir perdón por nuestros valores. Cuando nuestros terrenos están siendo atacados y violados, la primera respuesta de EU debe ser indignación por la violación de la soberanía de nuestra nación. Pedir perdón por los valores estadounidenses nunca es el camino correcto”. El hecho de que la declaración viniera de la embajada estadounidense en Egipto, y no del propio presidente, no niega la responsabilidad de Obama, dijo Romney.

Newt Gingrich, el expresidente de la Cámara y quien compitió con Romney por la candidatura, también dijo que la declaración del republicano estaba justificada. “La declaración del gobernador Romney es muy clara”, dijo Gingrich en el programa de CNN Starting Point. “Si el gobernador Romney fuera presidente, estaría furioso con los egipcios por tolerar el ataque a la embajada. Ambos países tienen la obligación de proteger nuestras embajadas”.

Otros demócratas rápidamente escarmentaron a Romney el miércoles, al decir que el republicano groseramente introdujo el tema político en un lugar que no correspondía. El senador de Massachusetts, John Kerry, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, calificó las declaraciones de Romney  “como de lo más inapropiado que haya visto en esta clase de momentos”.

El "no" a Netanyahu

Un segundo detonante diplomático, el supuesto rechazo por parte de la Casa Blanca a conceder una reunión entre el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y Obama, también pareció irrumpir el miércoles como tema en la campaña presidencial.

Wolf Blitzer, de CNN, citando fuentes israelíes, informó de que los israelíes fueron advertidos de que la agenda de Obama no permitiría una reunión, a pesar de que Israel ofreció que Netanyahu viajara a Washington.

Tanto Obama como Netanyahu deberán ir a la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, a finales de septiembre, aunque no al mismo tiempo.

El gobierno de Obama aclaró el tema más tarde. “Contrariamente a los informes de la prensa, nunca hubo una solicitud por parte del primer ministro Netanyahu para reunirse con el presidente Obama en Washington, ni tampoco se negó una solicitud de reunión”, dijo el martes por la noche la Casa Blanca en su declaración, la cual hacía referencia a “nuestra estrecha cooperación en el tema de Irán y otros asuntos de seguridad”.

El desvío del miércoles a temas de política exterior se produce después de meses de una casi excepcional campaña centrada en empleos y economía. Romney toca poco el tema de la política exterior durante la campaña, y fue criticado por no mencionar Afganistán durante su discurso en la Convención Nacional Republicana, en agosto.

La última vez que la política exterior estuvo en centro de atención durante la campaña presidencial de 2012 fue a finales de julio, cuando Romney viajó a Gran Bretaña, Israel y Polonia para reunirse con líderes y visitar lugares históricos. A pesar de lograr algunos éxitos en el viaje, entre ellos el respaldado de un líder sindical polaco, el tema de política exterior sobre todo es recordado por una serie de pifias del candidato del Partido Republicano, entre ellas los comentarios de que Londres no estaba bien preparado para los Juegos Olímpicos de Verano.

Los votantes han expresado reiteradamente en las encuestas que Obama llevaría mejor las relaciones de Estados Unidos con otros países si el presidente es reelegido. En la encuesta más reciente elaborada por CNN/ORC International, publicada a principios de esta semana, el presidente Barack Obama contaba con una ventaja de 54% a 42% sobre Romney en materia de política exterior.
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ahora ve
Temores por renegociación del TLCAN en industria automotriz en México
No te pierdas
×