España, ¿desplazándose lentamente hacia un rescate financiero?

Entre reclamos de la población y las maniobras políticas del presidente Mariano Rajoy, parece inminente que España acepte la ayuda externa
Mariano Rajoy reconoce que medidas son "duras"
Isa Soares
Autor: Isa Soares
LONDRES (Reuters) -

A medida que España enfrenta la posibilidad de un rescate financiero, el suave desliz de su presidente, Mariano Rajoy, podría distinguirlo como alguien innato en la pista de baile política. Pero para otros, sus movimientos son demasiado predecibles.

En las últimas semanas, Rajoy ha medido sus pasos de manera cuidadosa. Ha equilibrado tácticas políticas con la necesidad de estabilizar la economía.  Quiere evitar la suerte de Grecia, Irlanda y Portugal, los cuales han quedado a merced de los acreedores extranjeros.

El gobierno encara protesas constantes por las medidas de austeridad. Más de 1,000 personas se concentraron este miércoles en el centro de Madrid, un día después de que al menos 6,000 personas rodearan el Congreso en un intento de demostrar su oposición a los recortes y a "la falta de democracia". La convocatoria derivó en violencia, con la represión policial y decenas de heridos y detenidos.

Desplazamientos laterales

Los españoles ya no creen que Rajoy pueda mantener el ritmo. La especulación de los medios está centrada en una cumbre de la Unión Europea de los días 18 y 19 de octubre, y la posibilidad de que el presidente español aproveche ese momento para pedir un rescate. Algunos señalan que esperará hasta después de las elecciones regionales en el país Vasco y en su natal Galicia el 21 de octubre para solicitar cualquier tipo de ayuda.

Pero jugar a la política con el presupuesto podría no ser una buena idea. Rajoy retrasó dar a conocer el presupuesto de 2012 en marzo, hasta después de una elección regional en Andalucía, la región española con más alta tasa de desempleo en el país, con 32.8%. A pesar de eso, la jugada no salió como se esperaba. Su partido de centroderecha, el Partido Popular, no consiguió desbancar a los socialistas.

En armonía con la pareja

Hasta cierto punto, los movimientos políticos de Rajoy han estado en armonía con el Banco Central Europeo (BCE). El BCE esbozó este mes su plan de salvar el euro ofreciendo realizar compras ilimitadas de bonos estatales de corto plazo. El anuncio aligeró las presiones sobre España, y sobre Rajoy, y bajaron los costos de endeudamiento del país.

Rajoy tuvo la semana pasada una razón más para seguir con su lento baile. El Tesoro Español vendió 6,300 millones de dólares en bonos estatales a tres y 10 años, cantidad mayor de la planeada.

Sin embargo, a pesar del optimismo, algunos señalan que Rajoy debería pedir ayuda ya, cuando las condiciones del mercado son más favorables. Los retrasos en reconocer que España necesita un paquete de ayuda podría resultar en el largo plazo más costoso para el país.

Según Nicholas Spiro, director general de Spiro Estrategia Soberana, existe un “tinte surreal” en las subastas de deuda española. Spiro, en un artículo, escribió que las ventas de bonos son bien recibidas porque los inversionistas valoran una eventual solicitud de Madrid para un programa de compra de bonos respaldado por el BCE.

Manteniéndose firme

A menudo Rajoy ha dicho que no ve mucho sentido pedir ayuda. Este mes, en su primera entrevista en televisión desde que asumió el cargo, dijo que no aceptará condiciones externas por un posible rescate.

En palabras a la cadena nacional española TVE, Rajoy dijo: “Tenemos que estudiar las condiciones impuestas al paquete de rescate financiero y después veremos. Aunque claro, no me gustaría si ellos nos dijeran en dónde habría que hacer recortes y dónde no”.

A los españoles que salen a protestar a las calles no les interesa la política, siempre y cuando puedan conseguir un trabajo, pagar su hipoteca y alimentarse. Hace tan sólo una semana, decenas de miles de manifestantes de toda España salieron a las calles de Madrid en una gran protesta contra las medidas de austeridad.

¿El último baile?

En las calles de Barcelona, mientras tanto, Rajoy enfrenta un desafío local que podría dificultar aún más la búsqueda de un rescate. La semana pasada, Rajoy rechazó la petición de Cataluña para conseguir una mayor independencia económica. En calidad de la región económicamente más poderosa, Cataluña argumenta que puede prescindir de Madrid. Por su parte, Madrid no está de acuerdo. Los temores de una separación son tan profundos que el rey Juan Carlos de España, en una acción poco común, se ha pronunciado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El Rey publicó una carta abierta en la página de internet del Palacio Real en la que hace un llamado a la unidad nacional y lamenta los estragos económicos del país. “Lo peor que podemos hacer es dividir nuestras fuerzas, alentar las disensiones ahuyentar las ilusiones, profundizar las heridas”, escribió el Rey.

Muchos creen que Rajoy seguirá con su lento baile a pesar de la discordancia política. Aunque al parecer, sin que importen las demoras, España poco a poco se acerca al rescate financiero. Como tal, este podría ser el último baile del presidente Mariano Rajoy.

Ahora ve
Por error, HBO transmite episodio seis de la nueva temporada de Game of Thrones
No te pierdas
×