Conflictos regionales cuestionan la estabilidad de Rajoy en plena crisis

El reclamo catalán por reivindicar la soberanía y la prueba de Rajoy en las elecciones de Galicia prueban a un gobierno debilitado
Oliver Joy
Autor: Oliver Joy
LONDRES (Reuters) -

España se enfrentará a una prueba de unidad durante los próximos meses ya que las elecciones regionales en Cataluña y Galicia amenazan con desestabilizar la nación agobiada con las deudas.

Con los niveles de desempleo a cifras récord del 25%, los costos de crédito en ascenso y el pronto vencimiento del pago de deudas, España está surgiendo como el posible candidato próximo a tener que solicitar ayuda financiera de sus pares de la eurozona. 

Pero España es distinta a otras naciones que se vieron obligadas a solicitar ayuda. Como la cuarta economía más grande de la eurozona, que representa aproximadamente un 11% del producto interno bruto del bloque de moneda, sus problemas financieros se están exacerbando ante el desafío de las algunas de sus 17 regiones.

La región semiautónoma de Cataluña, en el noreste del país, representa un quinto de la economía de España y los manifestantes están demandando su separación del gobierno central.

Esta agitación política, que llega en medio de la crisis de deuda del país, amenaza con debilitar los intentos de Rajoy de sacar a España de su ciénaga financiera.

Nicholas Spiro, director de Spiro Sovereign Strategy, dijo a CNN que los problemas de deuda subsoberana son un “tema controversial". Para Rajoy, este retroceso "acentúa los problemas, y hace más posible que España se vea obligada a recurrir al Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (el fondo permanente de rescate de Europa)", dijo Spiro.

Pero Antonio Barroso, analista europeo de Eurasia Group, dijo a CNN que a pesar de las protestas, la posibilidad de la separación catalana es “extremadamente baja”. Según Barroso, el partido político gobernante en Cataluña, Convergencia y Unión (CiU), liderado por el presidente catalán Artur Mas, ha aprovechado la crisis de deuda de la eurozona y las elecciones regionales previstas para el 25 de noviembre para reclamar abiertamente la soberanía de la región.

“Es verdad que ha aumentado el apoyo popular a favor de la independencia, pero el gobierno catalán está implementado ajustes financieros muy duros y por lo tanto el presidente (catalán), Artur Mas, está capitalizando el sentimiento nacionalista para pasar la carga de la responsabilidad al gobierno central”, según Barroso.

La semana pasada, Mas se reunió con Rajoy en Madrid para intentar negociar un nuevo acuerdo fiscal, por el cual Cataluña administraría sus propios impuestos y transferiría menos dinero a otras regiones españolas. Pero las negociaciones se estancaron.

En medio de la lucha de Cataluña, con su lengua y cultura propia, por la autonomía, el CiU solicitó en agosto al gobierno español un rescate por 5,000 millones de euros (6,300 millones de dólares). La solicitud llegó luego de que Rajoy anunciara los planes de una línea de crédito que se extendería a las 17 regiones de España.

Pero, según Barroso, Cataluña no es la principal preocupación de Rajoy. El líder de España está más enfocado en las elecciones de octubre en Galicia, una región al noroeste de España, donde es probable que su partido gane y donde las políticas económicas podrían crear un modelo para el resto del país.

"Para Rajoy, Galicia es la región clave porque su partido tiene mayoría absoluta allí. Quiere que Galicia sea un ejemplo de cómo sus políticas sí funcionan porque es una de las regiones más saludables del país desde el punto de vista de las finanzas”, dijo Barroso.

España ya ha requerido de un paquete de ayuda de unos 100,000 millones de euros para su banca en problemas; los bancos siguen lidiando con el colapso del mercado de la vivienda de 2008.

Las presiones de los socios europeos y los temores de los inversionistas sobre una nueva degradación del crédito en España podrían hacer que el anuncio Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, no logre los efectos tranquilizadores deseados. Draghi dijo que el banco estaría dispuesto a comprar bonos soberanos de países con problemas fiscales como España o Italia, si estas naciones endeudadas requirieran de un rescate.

Pero Barroso señaló que era difícil definir un marco de tiempo en el cual España podría estar solicitando ayuda externa. Agregó: "Rajoy ha dicho que solicitará la ayuda 'solo si aumenta la presión del mercado’. Creo que la presión de mercado es el factor primordial que haría que Rajoy solicitara esta ayuda”.  

Ahora ve
No te pierdas