La lucha sectaria en Myanmar desplaza al menos a 22,500 personas

Las Naciones Unidas aseguran que una de las razones por las que hay desplazados son las diferencias entre musulmanes y budistas
Myanmar  Myanmar
(Reuters) -

Los enfrentamientos entre los budistas y los musulmanes rohingya en el oeste de Myanmar ha desplazado al menos a 22,500 personas y ha causado una "gran escalada" de destrucción de casas, dijo las Naciones Unidas el domingo.

Tras una visita a cinco municipios donde los enfrentamientos sectarios estallaron la semana pasada, Ashok Nigam, el coordinador humanitario de la ONU para Myanmar, dijo que los desplazados estaban en necesidad urgente de asistencia humanitaria.

"Estoy profundamente preocupado por el temor y la desconfianza que vi en los ojos de las personas desplazadas en las dos comunidades", dijo Nigam en un comunicado.

"Es muy importante que el gobierno asegure el orden y prevalezca la ley".    

La semana pasada  los enfrentamientos entre los budistas y los musulmanes rohingya mataron al menos a 64 personas en la violencia que ha empañado las recientes reformas en la nación asiática.

Los combates también provocaron que las organizaciones islámicas cancelaran la fiesta religiosa de cuatro días de Eid al-Adha, que finaliza el lunes. El grupo no dio ninguna explicación, pero la gente lo considera como una medida de precaución después de la violencia.  

¿Qué hay detrás de la violencia sectaria en Myanmar?

Ha habido tensión entre los budistas y los musulmanes rohingya desde mayo, cuando comenzó la violencia en el estado de Rakhine después de que tres hombres musulmanes fueron detenidos como sospechosos de violar y matar a una mujer budista.

Nigam dijo que, de acuerdo con las estimaciones del gobierno, 4,600 casas habían sido dejadas en llamas en ocho municipios en el último altercado.

El número de personas que han huido de sus hogares podría ser mayor, con el gobierno del país aún comprobando el número de personas desplazadas en otros lugares y los que han huido de la violencia en bote, añadió.   

La ONU ya está ayudando a alrededor de 75,000 personas obligadas a huir de sus hogares durante la violencia en junio de este año. La mayoría vive en campamentos improvisados.

"La violencia, el miedo y la desconfianza es contrario a la transición democrática y al desarrollo económico y social al que Myanmar está comprometido. No debe convertirse en un impedimento para el progreso de todos los pueblos de Myanmar", dijo Nigam.

Imágenes obtenidas del satélite Dramatic por Human Rights Watch mostró una extensa destrucción de edificios en una zona predominantemente rohingya en la ciudad costera de Kyauk Pyu.

El grupo dijo que la franja del incendio se extendía más de 35 hectáreas incluyendo casas flotantes y barcazas flotantes. Añadiendo que la policía local disparó contra los musulmanes que trataban de apagar los incendios.

Phil Robertson, subdirector de Asia de Human Rights Watch, dijo que el gobierno de Myanmar ha hecho poco para abordar la raíz de la causa  de la violencia y el trato discriminatorio que enfrentan muchos Rohingya.

"Los extremistas de ambas comunidades han sido empoderados por la falta de rendición de cuentas de las personas involucradas en la violencia sectaria,  no han sido comprados por la justicia por lo que es una situación muy, muy mala y que está empeorando", dijo a CNN.   

Los rohingyas son una minoría apátrida musulmana que dicen que han sido perseguidos por los militares de Myanmar durante las décadas de gobierno autoritario. Myanmar no los reconoce como ciudadanos.

El malestar entre los rohingya y la mayoría de los budistas ha afectado la administración del presidente Thein Sein que está tratando de buscar la reconciliación con los diferentes grupos étnicos de Myanmar y llevar al país hacia un gobierno más democrático.

El gobierno ha enviado una mayor seguridad a la conflictiva región y declaró el estado de emergencia. La oficina del presidente advirtió el jueves que "manipuladores" detrás de la violencia pueden llegar a ser encontrados y juzgados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La líder de la oposición Aung San Suu Kyi pidió el viernes en el Parlamento una mayor presencia de seguridad e instó a las autoridades a investigar presuntos delitos contra los derechos humanos.  

Kocha Olarn, Paul Armstrong y Katie Hunt contribuyeron con este reporte.

Ahora ve
Ellos son los candidatos a la presidencia de Honduras
No te pierdas
×