La relación México-EU ha vivido un cambio sideral: Arturo Valenzuela

El exsubsecretario de Estado Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental destaca el avance bilateral en seguridad y comercio
Peña Nieto buscará una relación “madura” con EU
Autor: Wilbert Torre | Otra fuente: 1

Nota del editorEste artículo pertenece a una serie de entrevistas de CNNMéxico sobre la relación de México y Estados Unidos de cara a las elecciones del 6 de noviembre. Consulta la entrevista con Rosario Green, Enrique Berruga, Carlos Heredia y Larry Rubin.

WASHINGTON (CNNMéxico) — La Iniciativa Mérida debe continuar en los próximos años, corregida en el sentido que la orientó el gobierno del presidente Barack Obama: una estrategia menos afincada en la fuerza, que considere el combate a los narcotraficantes, pero con mayor acento en el fortalecimiento de las capacidades de justicia, seguridad y oportunidades a nivel local, dijo Arturo Valenzuela, exsubsecretario de Estado Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental.

En entrevista con CNNMéxico, Valenzuela dijo que esperaría que el próximo gobierno encabezado por el priista Enrique Peña Nieto profundizara en la cooperación en materia de seguridad, en aspectos vitales como el intercambio de inteligencia y la consolidación de las instituciones en México, a partir de proyectos con la participación del gobierno de Estados Unidos.

"Ha habido una relación muy estrecha y en los últimos años se ha institucionalizado una cantidad impresionante de mecanismos de cooperación. Eso no cambiará con el nuevo presidente. Se espera que algunos aspectos se profundicen y que tal vez se corrijan algunas cosas que no van bien", dijo Valenzuela.

Una de las principales críticas es la lentitud con la que han fluido los recursos de la Iniciativa Mérida. Hasta noviembre de 2011, el gobierno de Estados Unidos sólo había aportado en equipo y entrenamiento 400 millones de los 1,400 millones de dólares que comprendía el instrumento puesto en marcha por el gobierno del presidente George W. Bush. A finales de aquel año, se liberaron 500 millones de dólares, con lo que el total de la ayuda a México había ascendido a 900 millones de dólares.

En entrevista con CNNMéxico sobre el futuro de la relación bilateral, la excanciller Rosario Green dijo que la Iniciativa Mérida es "un papelito insuficiente" que no refleja la corresponsabilidad de Estados Unidos en el tráfico de drogas, y acusó al gobierno del presidente Felipe Calderón de actuar con sumisión respecto a los acuerdos de cooperación alcanzados con el país vecino.

Valenzuela dijo que EU es ahora más corresponsable que antes en el tema del narcotráfico, pero reconoció que es difícil transparentar la información alrededor de la cooperación entre ambos países.

"Esto se ha transparentado más que antes. En otras épocas, en materia de seguridad, los países trabajaban juntos. En la Guerra Fría, uno de los frentes más importantes era la inteligencia militar soviética, que estaba en México, pero en temas actuales de inteligencia es difícil transparentar porque uno pierde la ventaja que tienen las agencias en cuanto a asegurarse que el material se mantenga en secrecía y haya seguridad de que las contrapartes la manejarán bien. Cualquier cooperación tiene que ser entre países iguales, respetando las soberanías, con un esfuerzo común para asegurarse que efectivamente lo que se hace sea para proteger a la población en ambos países".

Valenzuela ha estado muy cerca de América Latina los últimos 20 años. En el gobierno del presidente Bill Clinton, estuvo a cargo de la relación con México y hasta hace dos años fungía como secretario de Estado Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental en la administración Obama. En su opinión, ha habido un "cambio sideral" en la relación bilateral.

"La relación empezó a cambiar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, pero también con el presidente Clinton, cuando dejó claro que Estados Unidos estaba dispuesto a colaborar con México, con cualquier gobierno, con tal que fuese una elección libre, transparente y abierta. Desde lo que pasó en 1988, la cosa ha cambiado. Yo manejé la relación con México del 1993 a 1996 en el Departamento de Estado, y hoy día la cosa es muy distinta".

"Entonces no había diálogo entre militares, la comunicación en temas de narcotráfico era muy difícil, lo sigue siendo en algunos aspectos, pero hoy existen puentes de entendimiento que antes no había. Existía una distancia entre Estados Unidos y México que ha ido cambiando en la medida en que ambos países se dan cuenta de que se necesitan. Estados Unidos depende también de México, como un país exitoso".

Acerca de la preocupación que existía en la Casa Blanca hasta hace un año respecto de la posibilidad del triunfo del PRI en las elecciones, Valenzuela dijo que el Partido Revolucionario Institucional regresa al poder en un país muy distinto.

"El PRI es incluso un partido muy distinto, porque se tiene que ajustar a realidades distintas al pasado. México ha dejado de ser un país con un partido único, con un presidente muy poderoso, una dictadura perfecta en palabras de Vargas Llosa, donde el presidente designaba a su sucesor. El poder político está muy disperso, los gobernadores son muy importantes. Antes el presidente designaba a todo el mundo: parlamentarios y gobernadores. Hoy eso no ocurre".

Sobre el papel de EU en el combate al narcotráfico, Valenzuela subrayó que por primera vez el gobierno de Estados Unidos reconoció su responsabilidad en el problema.

"La relación de EU en narcotráfico ocurría a través de la certificación, que surgió porque el Congreso se lo pidió al presidente. Hoy la colaboración es multilateral, se trabaja no sólo con México, sino con Colombia. Asumimos que hay corresponsabilidad, que es un tema transnacional que afecta a todos los países, que la respuesta no puede ser solo de tipo policial, que tiene que ser integral: juventud en riesgo, los sectores sin oportunidades, la calidad de la justicia. En eso hay una cooperación muy fuerte que no se veía en otra época".

La senda de la estrategia

El presidente electo Enrique Peña Nieto ha dicho que modificará la estrategia. ¿Qué debe mantenerse y profundizarse en inteligencia, fortalecimiento de las capacidades, transferencia de doctrinas policiales y militares?

"México tiene responsabilidades internas y no atañe a EU decir qué debe hacer. Pero en relación a la cooperación, las líneas generales del gobierno del presidente Obama deberían fortalecerse. El presidente Obama propició un cambio de un esquema absolutamente militar, a uno integral. Sí, hay que ir tras los capos, y en eso hay que emplear inteligencia y generar confianza en ambos países, pero también hay que fortalecer instituciones a nivel local, para sacar de las calles a las Fuerzas Armadas".

Valenzuela también se refirió al discurso de los presidentes de México, Guatemala y Colombia, que en septiembre pasado pidieron a la Organización de las Naciones Unidas abrir un debate sobre la legalización de las drogas.

"Siempre es útil examinar distintas opciones, pero uno puede decir hacemos una cosa con las drogas, porque hay de drogas a drogas. El cigarrillo y el alcohol es una droga, la marihuana es una droga y tratarlas a todas igual no corresponde.

Decir que la legalización es la bala mágica que va a resolver el problema, es absurdo. El jefe del gobierno del Distrito Federal, Miguel Mancera, y me comentaba hace unos días el grave problema de la juventud de la ciudad de México con el alcohol. A final de cuentas, se trata de un problema de salud pública y la estrategia tiene que ser integral, debe tener una visión de salud pública. No se trata solo de sacar las drogas del mercado con policías".

La necesidad de una reforma integral

También reconoció que la reforma migratoria es una de las grandes promesas incumplidas del presidente Barack Obama, y dijo que, si es reelecto, lograr su aprobación será una de las prioridades de su gobierno.

"Es una reforma absolutamente necesaria, debe ser integral y abordar todos los temas, incluyendo regularizar la situación de millones de indocumentados. Es una situación inaceptable. Al presidente Obama le tocó una mano muy difícil, la peor crisis económica en el mundo desde la depresión de los años 30. Las acciones que tomó fue para asegurarse que no cayera más la economía internacional. Es una realidad que él heredó de situaciones anteriores. A mi juicio, no hay prioridad más grande para la administración Obama, que sacar adelante la reforma migratoria. Esperamos que el Partido Republicano se sume a un acuerdo partidista, en lugar de seguir demonizando a los migrantes".

Dijo que en política internacional la diferencia entre la reelección del presidente Obama y un eventual triunfo del republicano Mitt Romney sería continuar un esfuerzo de diálogo y acuerdos multilaterales o volver a los tiempos de la hegemonía estadounidense en el mundo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Estoy convencido que lo que enfrentó el presidente Obama era un rechazo generalizado a la política exterior de EU en el mundo, un rechazo al unilateralismo en Iraq, un rechazo a que no se hizo caso a México ni a Chile, que estaban en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El gobierno ha cambiado esas políticas, está privilegiando el multilateralismo y el diálogo con los países, con un convencimiento de que Estados Unidos no puede imponer  su poderío en forma unilateral".

"Estamos en una época complicada y EU no puede hacer nada solo. Aquí es donde hay una diferencia importante: Romney quisiera volver a lo que decía Bush: el poder titánico de EU. El presidente Obama está buscando en base en los intereses comunes, como cooperar para solucionar los problemas. Esa consigna que es importante en Medio Oriente, también es muy importante para América Latina. La cooperación tiene que ser genuina y abierta, y sin esa pretensión hegemónica del pasado".

Ahora ve
Científicos hallan en Portugal un raro tiburón calificado como ‘fósil viviente’
No te pierdas
×