Tormenta enfría a los sobrevivientes de 'Sandy' en pleno día de elección

Las 127,000 personas que aún no tienen electricidad podrían padecer temperaturas por debajo de los cero grados
  • A+A-
Autor: Ashley Fantz
(Reuters) -

Cansado, sin casa y emocionalmente agotado, Frank Gissi, de 76 años, no planea votar este martes.

Este expolicía es uno de los cientos de desplazados por la tormenta del vecindario de New Dorp, en la costa de Staten Island. A ocho días de la tormenta que destruyó casas y dejó sin electricidad a miles, Gissi solo se puede concentrar en lo básico.

“Estoy enfermo, llorando”, dijo. “Lo perdí todo”.

Más de 139,000 personas en Staten Island fueron afectadas por Sandy y otras 13,000 siguen sin energía, según la empresa de servicio eléctrico Con Edison.

En Nueva York, el alcalde Michael Bloomberg visitó los vecindarios severamente afectados de Rockaway Peninsula, en Queens, donde los trabajadores de saneamiento siguen limpiando. Unos 28,000 hogares en Queens siguen sin electricidad.

De acuerdo con el recuento más reciente, Sandy ha cobrado la vida de 110 personas a lo largo de Estados Unidos. Las cosas podrían empeorar con las bajas temperaturas y los prolongados cortes de energía.

“Si llega una nevada fuerte estamos fritos”, dijo Gissi.

El martes por la mañana llegó con temperaturas amenazantes en la zona metropolitana de Nueva York.

En la zona afectada por la tormenta, cerca de 9,000 personas pasaron la noche del lunes en refugios públicos, de acuerdo con la Cruz Roja.

Los pronósticos indican que la lluvia comenzará el miércoles y poco a poco se hará más intensa. El clima empeorará, según meteorólogos de CNN.

Una tormenta del norte es un poderoso sistema de baja presión con fuertes vientos del noreste provenientes del océano antes de una tormenta. Se pronostican ráfagas de aproximadamente 100 kilómetros por hora que podría dañar la ya devastada costa de Nueva Jersey. Es posible que existan inundaciones costeras y erosión en las playas.

En condiciones normales, la tormenta del norte no sería problemática, dijo, pero debido a que muchas zonas aún no se recuperan de lo de la semana pasada, podría provocar nuevos estragos.

El lunes, las autoridades de Brick, Nueva Jersey, ordenaron a los habitantes de las áreas costeras bajas de la ciudad que desalojaran.

La tormenta no es otro Sandy, y su trayectoria e intensidad podrían cambiar, según los meteorólogos.

“Ni siquiera he pensado en la tormenta del norte”, dijo Ryan Hanley.

La preocupación de la mujer de 27 años es la casa que tuvo que abandonar en Wantagh, en Long Island, Nueva York. Está a metro y medio de profundidad en el agua. Todas sus pertenencias están en la acera.

“En estos momentos tampoco pienso en votar (en la elección presidencial de hoy)”, dijo. “Ni siquiera sé a dónde acudir si quisiera votar”.

Para ayudar ante tales preocupaciones, Cuomo firmó el lunes un mandato por el cual se permite la votación jurada. En resumen, quiere decir que los votantes que están registrados en un condado declarado área de desastre por el gobierno federal pueden votar en cualquier centro de votación del estado mediante la firma de una declaración jurada.

“Queremos que todos voten. El encontrarse desplazado no significa que se deba estar privado de derechos”, dijo el gobernador.

Los votantes de algunos condados del estado de Nueva York podrían tener un día adicional para emitir su voto si las alteraciones provocadas por Sandy hacen que cierta cantidad de ciudadanos no puedan hacerlo, dijo el domingo un funcionario estatal.

Nueva Jersey dio a conocer que los habitantes desplazados por Sandy pueden votar en las elecciones de este martes vía correo electrónico o fax; será la primera ocasión en que a los civiles del estado les sea permitido votar a distancia.

Por lo menos dos centros de votación en Connecticut han sido cambiados debido a Sandy, uno en Bridgeport y otro en New London.

Funcionarios dieron una radiografía de la recuperación que decepcionó a muchos sobrevivientes a más de una semana de la tormenta. En New Jersey, 566,000 personas no tienen energía eléctrica, según el gobernador Chris Christie.

En los días pasados se restituyó la electricidad a 2.1 millones de personas, añadió. Pero “2.1 millones de personas con electricidad no significan nada para ti si no tienes energía”, admitió Christie ante los reporteros. “Quiero ver bajar esa cifra de 566,000 a un cuarto de millón al final del día, si podemos. Ese es el objetivo”.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dio que el número de personas sin electricidad en el estado era de 350,000.

Muchos de ellos se están abasteciendo con cobijas y combustible para sus generadores mientras el clima frío se acerca.

“Con la tormenta por venir todo mundo está un poco nervioso”, dijo Kevin King, un hombre de 41 años de Maplewood, New Jersey, quien aún está a oscuras.

“Mis hijos fueron dados de alta de la unidad de cuidados intensivos y no tengo electricidad”, contó. “No puedo irme ahora, tengo que quedarme”.

Cables de electricidad caídos y postes derribados todavía se acumulan en las calles de Maplewood. King dice que la empresa PSE&G ha frustrado a los residentes al cambiar constantemente los plazos para arreglar el servicio.

“Si supiera que va a ser en dos semanas –sé que es malo– pero al menos puedes planearlo”.

PSE&G ha restaurado la energía a 84% de sus clientes desde el paso de la tormenta. “Esperamos que 90% de los clientes tengan electricidad mañana temprano”, informó la empresa a través de su página de internet.

El 94% de las escuelas de Nueva York estaban abiertas ya el lunes, según el alcalde  Michael Bloomberg, y el sistema de metro está otra vez en funcionamiento. Las autoridades de Nueva York dijeron que están investigando denuncias de manipulación de precios tras recibir cientos de quejas de parte de los consumidores en las que dicen que los propietarios de los negocios han alzado los precios de las habitaciones de hotel, generadores, alimentos y agua.

Ahora ve