El Parlamento griego aprueba nuevos recortes presupuestales

Unas 70,000 personas protestaron afuera del Parlamento griego por las nuevas medidas como el recorte de las pensiones entre el 5% y 15%
(Reuters) -

El Parlamento griego aprobó este miércoles los nuevos recortes presupuestales para hacer frente a una prolongada crisis económica en el país europeo. El proyecto de ley establece medidas fiscales con un valor de 40,200 millones de dólares en los próximos dos años. Se elevará la edad de jubilación de 65 a 67 años, y se recortarán las pensiones entre el 5% y 15%.

Algunos sueldos en el sector público se reducirán en aproximadamente un tercio, y varios bonos serán desechados. Algunos jueces deben aceptar una reducción salarial 30%.

Durante la aprobación ciudadanos de Atenas y miembros de la policía griega se enfrentaron en una nueva protesta este miércoles..

Cerca de 70,000 personas participaron en la manifestación, que ocurrió en el segundo día de una huelga general convocada por los sindicatos que se oponen a más cortes.

El primer ministro griego, Antonis Samaras, advirtió que si las medidas no se aprueban, la ayuda internacional que el gobierno necesita para funcionar podría no llegar.

Samaras busca que Grecia reciba más de 31.5 billones de euros en un nuevo pago de la Unión Europea, pero los griegos están furiosos por los múltiples recortes, que han resultado en la reducción de pensiones y salarios. Mientras que la tasa del desempleo en el quinto año de recesión de Grecia se mantiene en más del 25%.

La policía griega estima que entre 60,000 y 70,000 personas se reunieron afuera del Parlamento, en la Plaza Syntagma ubicada en el centro de Atenas.

Bajo las nuevas medidas, que podrían aplicarse para los siguientes dos años, la edad de retiro se elevaría de los 65 a los 67 años y las pensiones de los jubilados tendrán un recorte de entre el 5 y el 15%.

Los salarios de algunos trabajadores del sector público serán reducidos a una tercera parte y también disminuiría el periodo de tiempo que un trabajador tiene para dejar su trabajo después de haber sido despedido.

“Las medidas no paran. Cada vez los políticos dicen que serán las últimas pero nunca lo son”, dijo a CNN Melina Grigoriadaou, una mujer de negocios de 50 años, casada y con dos hijos.

“No hay final para esto, no hay solución. Las medidas son horrendas, no es austeridad, es algo peor”, opinó.

Aunque Grigoriadaou trabaja para una compañía exportadora que no ha tenido recortes, ella dice que el ingreso de su familia se ha reducido en una tercera parte debido a nuevos impuestos, a los aumentos en servicios y a la inflación.

En Grecia y en especial en Atenas se han registrado manifestaciones contra las medidas de austeridad impuestas a la nación, algunas de las cuales se han tornado violentas.

La fuertemente endeudada economía del país es dependiente de los fondos de rescate de la Unión Europea, del Banco Central Europeo y del Fondo Monetario Internacional. 

Elinda Labropoulou en Athens y Laura Smith-Spark en Londres contribuyeron con este reporte

Ahora ve
No te pierdas