Romney aceptó su derrota en la contienda presidencial y felicita a Obama

El exgobernador de Massachusetts vio frustado por segunda ocasión su sueño de ocupar la Casa Blanca
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

El ahora excandidato republicano Mitt Romney reconoció su derrota en la elección presidencial y felicitó a Barack Obama por haber logrado ampliar su mandato durante los siguientes cuatro años.

“Acabo de hablar con el presidente Obama por su victoria, por sus simpatizantes y por su campaña también. Les deseo lo mejor, particularmente al presidente, a la Primera Dama y a sus hijas”, dijo Romney durante un discurso en Boston la madrugada de este miércoles.

Las proyecciones de CNN indican que Romney ganó en 24 estados, para sumar 206 votos electorales, insuficientes ante los 270 necesarios para ocupar la Oficina Oval de la Casa Blanca durante al menos los siguientes cuatro años.

A pesar de que diversos sondeos un día anterior mostraban un empate técnico entre los dos candidatos, Obama logró la victoria al obtener 303 votos electorales, ganando en 25 estados. CNN un día antes proyectó un 49% de las preferencias para cada uno.

En las pasadas elecciones de 2008, Barack Obama logró convertirse en el presidente número 44 de Estados Unidos al superar al republicano John McCain. En aquella elección, el demócrata obtuvo 365 votos electorales y la victoria en 28 estados; McCain logró 173 por su triunfo en 22 entidades.

Tras aceptar su derrota, el exgobernador de Massachusetts aseguró que su nación está en un "punto crítico" y que en este momento “no se pueden permitir que la politiquería nos destruya”, por lo cual aseguró deben actuar de manera conjunta.

Así mismo, Romney agradeció frente a sus simpatizantes a su compañero de fórmula Paul Ryan por todo lo que ha hecho en su campaña y por su “contribución a la nación estadounidense”.

“También quiero agradecer a Ann Davies (esposa), el amor de mi vida, quien hubiera sido una fantástica Primera Dama. Agradezco a mis hijos por su trabajo incesante, a sus esposas y sus hijos por todo el tiempo que pasaron lejos de casa”, dijo.

“Yo creo en Estados Unidos, yo creo en el pueblo de este país y me postulé para la presidencia porque estoy preocupado por este país”, finalizó.

El mañana que nunca llegó

Esta ha sido la segunda ocasión en que Mitt Romney, originario de Michigan, contiende por la presidencia de Estados Unidos con resultados negativos en ambos períodos.

Romney, contendió por la candidatura presidencial republicana en 2008, pero en febrero de ese año anunció su retirada de la lucha interna de su partido que finalmente fue ganada por John McCain. Sin embargo, en agosto de este 2012, la Convención Nacional Republicana lo eligió como candidato oficial por el partido junto a su compañero de fórmula Paul Ryan.

Durante la contienda interna, Mitt Romney tuvo que competir por el voto de los delegados republicanos ante el senador Rick Santorum, el expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich y el exrepresentante por Texas, Ron Paul.

“Mi búsqueda por la presidencia empezó el 2 de junio de 2011, en la granja de Doug y Stella Scamman, en Stratham, Nueva Hampshire. En aquel momento dije que nuestro país es una tierra de libertad y oportunidad”, dijo Romney en un artículo para CNN días antes de la votación.

Romney nacido en 1947, hijo de George W. Romney (exgobernador de Michigan, nacido en México), es mormón y antes de dedicarse a la política fue vicepresidente y director de Bain & Company, empresa dedicada a gestionar nuevos proyectos de negocios, entre ellos Domino´s Pizza.

De acuerdo a su equipo de campaña, si Romney quería ganar la presidencia de Estados Unidos, necesitaba concentrar su mensaje para ganar a los electores independientes que todavía no tenían una posición definida sobre su voto. Sin embargo, el exgobernador de Massachusetts de 2003 a 2007 no pudo afianzar su imagen como el hombre del “cambio”.

Su visión, según él mismo, de llegar a la presidencia era apoyar la energía nuclear y renovable, aunque deseaba continuar con su fomento al uso del petróleo, carbón y gas natural. Además, protegería y ampliaría los mercados de la agricultura, productos y servicios estadounidenses, por otra parte deseaba aumentar el gasto militar y criticó a Obama por implantar “recortes arbitrarios” a la defensa de Estados Unidos.

Sin embargo, las propuestas más polémicas de su candidatura fueron las modificaciones al sistema fiscal y económico de Estados Unidos y sus proyectos de una nueva reforma de salud, ya que Romney criticó  la implementada este año por el presidente Barack Obama, conocida como Obamacare, la cualobliga a todos los ciudadanos a contratar un seguro médico.

Para Romney, la economía de EU se encontraba estancada y proponía un mercado con menor regulación estatal y reducir los impuestos sobre las sociedades, disminuir las tasas a las rentas individuales y reducir el gasto público para sanear el gobierno de Washington.

“Los problemas que tenemos que superar ahora no son más grandes que nosotros. Podemos derrotarlos. Estoy ofreciendo un cambio real y una opción real”, aseguró Mitt Romney para CNN.

“Mañana empezamos un nuevo mañana. Mañana empezamos un mejor mañana. Esta nación empezará a cambiar para mejorar mañana”, dijo el republicano durante su último día de campaña, pero ese mañana nunca llegó.

Ahora ve