El agresor de la congresista Giffords es sentenciado a cadena perpetua

Jared Loughner recibió la condena por el intento de asesinato de la congresista, la muerte de seis personas e intentar asesinar a otras 13
Autor: Alan Duke
(Reuters) -

Gabrielle Giffords estaba junto a su marido en la corte este jueves mientras hablaba directamente a Jared Loughner, el hombre de Arizona que intentó asesinar a la entonces congresista en un tiroteo de enero de 2011.

"Señor Loughner, usted pudo haber puesto una bala en su cabeza, pero no pudo hacer un hueco en su espíritu y su compromiso para hacer del mundo un lugar mejor", dijo el esposo de Giffords, el exastronauta Mark Kelly.

El ataque en el que resultó gravemente herida a Giffords, causó la muerte a un juez federal, un asesor del Congreso y otras cuatro personas, además de las 12 personas que resultaron heridas en el estacionamiento de una tienda de Tucson, Arizona.

Loughner, de 24 años, estaba sentado en la corte federal de Tucson, escuchando a ocho de sus víctimas, antes de que el juez de distrito Larry Burns lo condenara a pasar el resto de su vida en prisión y sin posibilidad de libertad condicional. La condena fue de siete cadenas perpetuas consecutivas, más 140 años de cárcel.

"La evidencia muestra claramente que él sabía lo que estaba haciendo, a pesar de su enfermedad mental", dijo el juez.

Loughner habló una sola vez, confirmando al juez que no iba a hacer ninguna declaración antes de la sentencia. "Eso es verdad", dijo.

Se declaró culpable de 19 cargos a cambio de la cadena perpetua para evitar enfrentarse a la pena de muerte. Había tenido que enfrentar más de 50 cargos federales.

La fiscalía aceptó el acuerdo de culpabilidad después de tener en cuenta el historial de la enfermedad mental de Loughner, y las opiniones de las víctimas y sus familias. El juez dictaminó en agosto que Loughner era apto para ser juzgado.

"Señor Loughner, se le ha dado un regalo, ya sea que lo sepa o no", dijo el asistente del Secretario de Justicia de Estados Unidos, Wallace Kleindienst, justo antes de recomendar una sentencia de cadena perpetua.

"Casi todas las víctimas a las que le disparó y las familias de aquellos que murieron vinieron a nosotros y nos dijeron que no querían que pidiéramos la pena de muerte en este caso", dijo Kleindienst.

Giffords acudió a una reunión para saludar a los electores en Tucson en ese día en enero del año pasado, cuando Loughner se acercó y le disparó en la cabeza.

Giffords renunció a su puesto en el Congreso en enero de 2012 para centrarse en su rehabilitación y desde entonces ha recuperado la capacidad de hablar y caminar, aunque el lado derecho de su cuerpo sigue presentando debilidad.

Según el juicio, Loughner admitió culpabilidad por las heridas de Giffords y los asesinatos de los empleados federales estadounidenses, el juez del Tribunal de Distrito, John M. Roll, de 63 años, y el auxiliar del Congreso Gabriel M. Zimmerman, de 30 años, dijeron los fiscales.

Loughner también se declaró culpable de los intentos de asesinato de Ronald S. Barber, de 65 años, y Pamela K. Simon, de 63 años, dijeron los fiscales. Barber ganó una elección especial para ocupar el asiento de Giffords después de su renuncia, y también asistió a la sentencia.

"Ahora deberá (Loughner] pagar el precio del terror, la violencia y las lesiones que causó", dijo Barber al acusado en la corte.

Loughner también admitió que provocó la muerte de Christina-Taylor Green, de 9 años; Dorothy J. Morris, de 76; Phyllis Schneck C., de 79; y Dorwan C. Stoddard, de 76 años, dijeron los fiscales.

El acusado además aceptó haber herido con una pistola Glock a 10 personas que participaban en el evento, y ser responsable de poner en grave riesgo de muerte a 13 personas más.

Dana Bash y Kevin Bohn contribuyeron a este reporte.

Ahora ve
No te pierdas