María, una de los latinos indecisos que definió la victoria de Obama

María López, decepcionada con la política demócrata, los votó tras los argumentos del presiente en los debates presidenciales
  • A+A-
(CNN) -

Durante semanas, María López Reeves se inclinaba a votar por Romney. Casi la convencieron sus valores familiares y el discurso que pronunció en la Convención Republicana. En julio, la mujer que había apoyado a los demócratas toda su vida, oprimió “Me gusta” en la página de Facebook del candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos. En agosto, dijo a CNN que sentía que Obama no había cumplido sus promesas de campaña de 2008. Dijo que estaba “escuchando con atención” a lo que Romney tenía qué decir.

En septiembre, la mujer puertorriqueña seguía indecisa, escuchó las palabras que Romney pronunció y que se quedaron grabadas en su memoria hasta el día de la votación. “Hay un 47% de personas… que dependen del gobierno, que creen que son víctimas, que creen que es responsabilidad del gobierno cuidar de ellos, que creen que tienen derecho a los servicios de salud, a alimentos, a vivienda, a lo que se imaginen”, dijo Romney.

“Mi trabajo es no preocuparme por esas personas. Nunca los convenceré de que deben asumir la responsabilidad de cuidar de sus vidas”, prosiguió el aspirante presidencial republicano. Romney hizo esos comentarios en un evento privado de recaudación de fondos en Boca Ratón, Florida.

Reeves las leyó en los subtítulos de su televisor, a 270 kilómetros de allí. Vio el reporte del hoy célebre video filtrado en las noticias de la noche, en la casa que renta en Kissimmee, Florida.

“Cuando lo vi, tras puertas cerradas, fue una conversación privada”, dice Reeves. “Su verdadera personalidad estaba allí”. Lo que vio la hizo estremecer.

“No me gusta ser parte del 47%. Es un insulto para muchas personas”, dice Reeves, quien depende de las prestaciones por invalidez del gobierno para salir adelante. “La gente como yo, los hispanos con invalidez; los que dependen de la seguridad social, los retirados, la gente de las fuerzas armadas, toda clase de personas. Pagamos impuestos sobre las mercancías, impuestos de propiedad sobre los autos. Contribuimos casi tanto como cualquiera. No tenemos demasiadas oportunidades”.

A pesar de sus reservas sobre Obama, no parecía que Romney se preocupara por lo que fuera mejor para ella, dijo. A ver los debates se decidió. Escuchó lo que Obama y Romney tenían que decir y puso mucha atención en cómo lo dijeron.

Hace una década, los tímpanos de Reeves estallaron y quedó legalmente sorda. Al principio, leía los labios de las personas para entender lo que decían. Ahora tiene un implante coclear, pero aún pone mucha atención al lenguaje corporal.

“Los ojos y la expresión facial dicen mucho”, dice. “Puedes darte cuenta cuando alguien está actuando”. Obama le pareció sincero. “Vi a Mitt y me pareció como una estatua, como un títere recitando un discurso que había sido escrito para él”, dice. “No me pareció auténtico, en verdad no”.

Reeves paró en la biblioteca en Celebration, Florida, para emitir su voto durante las votaciones tempranas antes de dirigirse a una consulta médica, la semana pasada.

Ya no dudaba a qué candidato apoyar, o qué candidato la apoyaría. “Es aterrador”, dice, “demasiado arriesgado, dejar que alguien como Romney tome el control”. Reeves dice que votó por Obama.

Ahora ve