El nuevo electorado de EU se refuerza para el nuevo mandato de Obama

Mujeres, latinos, negros y otras minorías pasaron de ser 'unos cuantos votos más' a una fuerza sin precedentes en la política estadounidense
  • A+A-
Autor: Halimah Abdullah
(Reuters) -

En los días inmediatamente posteriores a la elección presidencial, Martín Méndez se encontraba triste. Latino y republicano, vio con consternación cómo encuesta tras encuesta se revelaba que no sólo el presidente Barack Obama ganó un segundo mandato, sino que lo hizo con una porción considerable del voto hispano.

La derrota fue especialmente dolorosa para Méndez, quien pasó horas tocando puertas de los hispanos en los alrededores de Denver, en un esfuerzo por convencerlos de dar una oportunidad a los republicanos.

“Afuera, en las calles de Denver, los comentarios que tuve fue... la respuesta fue que Mitt Romney es para los millonarios. Somos estos hispanos pobres, por lo que vamos a votar por Obama porque él es para los de abajo”, dijo Méndez, con la voz llena de exasperación.

“Existe este juego de lucha de clases que los demócratas juegan cada ciclo electoral. Tenemos que empezar desde ahora, contactando desde ahora y no quedarnos sentados al margen hasta el próximo ciclo”, dijo.

La creciente influencia de los latinos, negros, mujeres y jóvenes en Estados Unidos no es algo nuevo. Los demógrafos son conscientes de que en algún momento el país se convertirá en uno en el que habrá más no blancos que blancos. Los científicos sociales sabían que el paisaje estadounidense estaba cambiando y que el cambio comenzaría a impactar profundamente en la cambiante identidad de la nación.

A principios de este año, incluso Romney, en el video grabado secretamente en cual atacó a los llamados “47%”, entendió lo que ocurría. “Si bien podemos captar los votos de las mujeres, nos está resultando más difícil que con los votantes hispanos”, dijo en una reunión de donantes conservadores.

“Y si el bloque de votantes hispanos se vuelve tan comprometido con los demócratas como sucedió con el bloque de votantes afroestadounidenses, entonces, estamos en problemas como partido y, creo que como nación”. 

Durante generaciones, los que conocían la política pronosticaban que este cambio ocurriría algún día. El 6 de noviembre ocurrió. Desde hace varios ciclos electorales, las mujeres han representado más de la mitad del electorado, a pesar de que han sido un bloque de votantes infravalorado.

A eso hay que agregar el explosivo crecimiento de los latinos, y una mayor voluntad política y activismo entre los mismos, muchos de los cuales son más jóvenes, menores de 35 años. Luego también está la lucha desde hace generaciones por obtener rendimientos políticos entre los afroestadounidenses, lo cual ayudó a culminar en la reelección del primer presidente negro del país.

El creciente poder político entre otros grupos minoritarios y el activo voto juvenil ha hecho que el partido que respaldó en gran medida a estos grupos, los demócratas, consiguiera enormes dividendos durante este ciclo electoral.

El nuevo electorado estadounidense al parecer ha llegado. Y puede significar un gran problema para los republicanos. “Los grupos minoritarios que llevaron a Obama a la victoria están en camino de convertirse en la mayoría de la población del país en 2050”, escribieron en un artículo de análisis para el Centro de Investigación Pew los investigadores Paul Taylor y D'Vera Cohn.

Taylor añadió que estos grupos representan el 37% de la población, y que arrojan “un histórico 28% de los votos en las elecciones presidenciales de 2012”.

Por primera vez en la historia del país, las mujeres y las minorías tendrán la mayoría de los escaños en la Cámara del Partido Demócrata, según un análisis realizado por Bloomberg News.

Sin embargo, el bando republicano del recinto legislativo se mantendrá en buena medida compuesto por blancos y hombres. 

El apoyo femenino a Obama

Si bien es demasiado pronto como para decir qué tipo de impacto sobre la naturaleza de la política tendrán a largo plazo estos estadounidenses recientemente investidos de poder, las encuestas de salida indican que su impacto se hizo sentir en ambas cúpulas de la candidatura, en las contiendas por puestos menores y en las iniciativas estatales de todo el país.

Según las encuestas de salida de CNN, el 55% de las mujeres y el 45% de los hombres votaron por Obama, mientras que el 44% de las mujeres y el 52% de los hombres votaron por Romney. Ese nivel de apoyo femenino hacia el presidente tuvo un gran impacto, sobre todo en estados como Ohio, donde la composición por género quedó reflejada en las cifras a nivel nacional.

Obama consiguió el 44% del voto hispano, cifras que probablemente lo ayudaron en lugares con alta población hispana, como Nevada, Colorado y Florida. 

Durante varias generaciones futuras, la ola de votantes de minorías, quienes, según cifras del Censo de Estados Unidos publicadas a principios de este año, ahora representan más de la mitad de la población del país nacida el año pasado, se convertirá en una especie de base de poder en lugares como Alabama, Mississippi y Georgia. Ese respaldo se extenderá por el suroeste hasta llegar a California, dicen los expertos.

La revolución política en ciernes podría resultar en un cambio masivo de guardia en casi todos los niveles de gobierno, posibles choques culturales desde las grandes ciudades hasta los pueblos rurales, y en el tipo de alianzas políticas que hasta ahora se consideran poco comunes.

El impulso de la reforma migratoria

“Creo que la era que comenzó con Ronald Regan, cuando había un predominio conservador impulsado por los votantes conservadores y por los blancos sureños, creo que esa era se acabó”, dijo David Bositis, analista político del Centro Conjunto de Estudios Políticos y Económicos. “Cualquier candidato que [ahora] quiera hacer campaña sólo para los blancos, perderá”.

Obama incumplió la promesa de su primer mandato de abordar la reforma migratoria integral. Así que en adelante, las batallas legislativas sobre inmigración pondrán a prueba la influencia de la renovada política de las minorías y la capacidad del Partido Republicano para cambiar de dirección al respecto, dijo Andra Gillespie, profesora asociado de Ciencia Política en la Universidad de Emory, en Atlanta.

“Esta será una prueba sobre si los republicanos captaron o no el mensaje”, dijo Gillespie, y agregó que, “estratégicamente, Obama tiene que identificar a los republicanos favorables a la reforma y llevarlos hacia su causa rápidamente. Tiene que hacerse una idea de quiénes entre los republicanos están a favor y darse cuenta que el juego en materia migratoria tiene que cambiar y ayudar a protegerlos (para) que se sienten lo suficientemente cómodos como para salirse de sus filas”.

También ambos partidos trabajarán con un Congreso que ha visto llegar más mujeres a sus filas. En el Congreso, un récord de 20 mujeres ocuparán el próximo año escaños en el Senado de EU, entre ellas la demócrata recién elegida en Wisconsin, Tammy Baldwin, quien es la primera senadora abiertamente lesbiana. La delegación de congresistas de Nueva Hampshire estará compuesta en su totalidad por mujeres y, en el estado natal de Obama, Hawaii, la demócrata Mazie Hirono representará a las islas en el Senado. En Nebraska, la senadora republicana electa, Debbie Fischer, representará ese estado.

No obstante, aún quedan obstáculos por superar, dijo Jennifer Lawless, directora del Instituto de la Mujer y la Política de la Universidad Americana. “Debido a su muy clara y específica orientación, los demócratas pudieron ganar a las mujeres”, dijo Lawless. Sin embargo, prosiguió con que eso “no significa que esa sea la forma en que gobiernan. Toma su tiempo avanzar en la dirección que mejorará la autonomía social, económica y política de las mujeres”.

Cambios a nivel local

Una combinación de iniciativas electorales en todo el país indican que, a pesar de las ganancias de poder político entre las mujeres y las minorías, esos grupos no siempre están unidos para ciertos rubros. Y en los lugares en donde los grupos son superados en número, las leyes estatales y locales no siempre favorecen sus causas.

En Florida, los votantes rechazaron una propuesta que habría bloqueado que los empleados estatales utilizaran su seguro médico para abortos, con excepción de los casos de violación, incesto o cuando la vida de la mujer está en peligro. En Montana, los votantes aprobaron una medida que obligue a una notificación de los padres antes de que un médico pueda practicarle un aborto a una chica de 16 años o menos.

En Maryland, los votantes aprobaron de manera abrumadora una versión estatal del DREAM Act que permite que los inmigrantes indocumentados paguen matrícula estatal. En Montana, aproximadamente el 80% de los votantes aprobaron bloquear el que los inmigrantes ilegales cuenten con servicios estatales como la ayuda estudiantil y los beneficios por discapacidad. Tanto Maryland como Maine aprobaron iniciativas de igualdad de matrimonio, tema que las encuestas señalan que cuenta con un amplio apoyo entre los votantes jóvenes, en particular.

La Liga de Votantes Jóvenes, un grupo que se dirige hacia la minoría de los jóvenes no universitarios y los anima a votar, se encuentra especialmente entusiasmada por el gran cambio demográfico.

En los próximos ciclos de elecciones, los votantes pueden esperar ver temas como la reforma migratoria, el cambio climático, la igualdad en el matrimonio y hacer cada vez más del diálogo político público la mejora de las tasas de encarcelamiento de menores, dijo el director ejecutivo del grupo, Rob Biko Baker.

“Los jóvenes están muy preocupados por la ciencia del clima y el cambio climático y un inteligente funcionario electo tratará de vincular eso con los paquetes laborales, dijo Baker. “Es necesario que haya un gran diálogo sobre la igualdad en el matrimonio. Los jóvenes son más tolerantes a la igualdad en el matrimonio”.

En cuanto a Méndez, se siente un poco mejor tras la cena del jueves por la noche de los Republicanos Hispanos de Colorado, diseñada para conquistar a los latinos. Después de todo, alguna vez él fue un demócrata que se cambió al Partido Republicano después de que se percató de que el partido estaba más estrechamente alineado con sus propias opiniones en materia de aborto, armas e impuestos.

“Los dos últimos días, he estado deprimido por lo de esta elección”, dijo. “Pero hoy estoy emocionado. No tenemos que mover una montaña, sólo tenemos que mover un poquito”.

Ahora ve