El lanzamiento de un cohete en Corea del Norte, por presiones internas

Corea del Sur cree que el nuevo lanzamiento puede estar alimentado por divisiones en el régimen de Pyongyang
  • A+A-
Autor: Paula Hancocks
(Reuters) -

La decisión de Corea del Norte de lanzar un cohete de largo alcance por segunda ocasión este año, frente a la condena internacional, podría ser parte de una inestabilidad interna, dijo este viernes un alto funcionario surcoreano.

“Esta acción está causada primariamente por una demanda doméstica”, dijo el funcionario.

Corea del Norte anunció que lanzará el cohete entre el próximo lunes y el 22 de diciembre, en un nuevo intento por poner un satélite en órbita. Pero otros países, incluyendo Estados Unidos, afirman que esto es una prueba encubierta de un misil balístico, lo que la ONU ha prohibido.

Analistas han citado varias posibles razones de la decisión de Pyongyang de realizar un segundo lanzamiento luego del fallido intento de abril pasado, e incluyen aniversarios relacionados con la dinastía de los gobernantes del país.

Pero el funcionario surcoreano sugirió que preocupaciones políticas y pragmáticas podrían ser una motivación mayor para el régimen.

Kim Jong Un ha utilizado expresiones y palabras inusuales, como “rebelión” en recientes declaraciones, según el funcionario surcoreano.

“Se refiere a la posibilidad de levantamientos o elementos impuros en aquellos que no están contentos con el estatus del país”, dijo el funcionario.

Kim ha enviado a policías norcoreanos a un país extranjero para que se entrenen y aprendan a lidiar con disturbios, de acuerdo con el funcionario, y ha incrementado su protección personal.

También ordenó a agencias de seguridad acabar con aquellos que no están contentos con los cambios en el Ejército y el gabinete.

“Hay una cacería a gran escala”, dijo el funcionario.

Ha habido pocos signos de división en artículos publicados por medios estatales. Un artículo publicado el pasado viernes se refirió al líder del país como “el querido respetado Kim Jong Un”.

Pyongyang ha dicho que el previsto lanzamiento del cohete sería "fiel a los dictados" de Kim Jong Il, el último líder de Corea del Norte y padre de Kim Jong Un.

Kim Jong Il murió el 17 de diciembre del año pasado, por lo que el primer aniversario de su muerte se encuentra dentro de la ventana de lanzamiento.

Expertos también han especulado que Pyongyang quiere lanzar el cohete antes de que finalice el 2012, el año que marca el centenario del nacimiento de Kim Il Sung, el fundador de Corea del Norte y abuelo del actual líder.

Corea del Sur tendrá elecciones presidenciales el próximo 19 de diciembre, también dentro de la ventana de lanzamiento. Además, Seúl planeaba lanzar su propio cohete para poner un satélite en órbita a finales del mes pasado antes de posponerlo minutos antes del despegue.

Pyongyang insiste en que es un “lanzamiento científico y tecnológico pacífico”, pero aun China, un aliado clave, ha recibido con frialdad la idea.

El gobierno surcoreano ha declinado decir qué haría exactamente en respuesta al lanzamiento, pero Japón afirmó que derribará el cohete si amenaza cualquier parte de su territorio.

Jethro Mullen, en Hong Kong, y Alex Zolbert, en Tokio, contribuyeron con este reporte.

Ahora ve