Un sismo mayor a 7 grados cimbra la costa este de Japón

El temblor provocó que se suspendieran los servicios del tren en Miyagi, donde impactaron olas de un metro
  • A+A-
Por:
Alex Zolbert y Jethro Mullen
Autor: Alex Zolbert y Jethro Mullen
Tokio (Reuters) -

Un poderoso terremoto cimbró la costa noreste de Japón este viernes por la noche, estremeciendo edificios en Tokio y desencadenando un pequeño tsunami.

También agitó los nervios en el país, que todavía se recupera del devastador terremoto y posterior tsunami de marzo de 2011, en el que murieron miles de personas y que generó la peor crisis nuclear en un cuarto de siglo.

Algunos caminos fueron cerrados y el servicio de tren se suspendió en la prefectura de Miyagi, en el noreste, donde un tsunami de un metro alcanzó la orilla. Solo se han reportado personas con lesiones leves, incluidos cinco en Miyagi y cinco a las afueras de Tokio.

Miyagi fue una de las zonas que sufrió la peor destrucción por el terremoto de 9.0 grados de magnitud y el posterior tsunami en marzo de 2011.

El terremoto de 7.3 grados de este viernes ocurrió en el mar, a unos 462 kilómetros al este-noreste de Tokio, a una profundidad de 36 kilómetros, de acuerdo con el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), que corrigió la información que emitió previamente.

No se emitió una amenaza generalizada de tsunami en el Pacífico, según el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico.

El terremoto y el tsunami de 2011 mataron a más de 15,000 personas en Japón. Esto causó la formación de paredes de agua de más de nueve metros, que arrasó con los campos de arroz, destruyendo pueblos enteros, y arrojó casas y automóviles a las carreteras.

La combinación de estos desastres naturales causó graves daños a la planta de energía nuclear Daiichi en Fukushima, provocando colapsos en los reactores, que causaron  una gran contaminación en la zona.

Los niveles de radiación en el pescado capturado cerca de la zona siguen siendo altos, mucho después de las fusiones, lo que sugiere que la contaminación del sitio todavía podría estar filtrándose en las aguas del Pacífico, de acuerdo con una investigación de Estados Unidos  publicada  en octubre.

Alex Zolbert desde Tokio, Jethro Mullen desde Hong Kong. Junko Ogura en Tokyo y Elizabeth Joseph, contribuyeron con este reporte.

Ahora ve