Opositores a la nueva Constitución egipcia retoman las calles de El Cairo

La oposición al presidente Morsi convocó a nuevas manifestaciones que buscan aplazar el referéndum sobre la nueva Constitución
Reza Sayah y Amir Ahmed
Autor: Reza Sayah y Amir Ahmed
El Cairo (Reuters) -

Los egipcios que se oponen al referéndum constitucional del presidente Mohamed Morsi organizaron una marcha para este domingo hacia el palacio presidencial, lo cual ha provocado temores de que se repitan los enfrentamientos violentos que han sacudido a El Cairo en los últimos días.

El llamado a manifestarse se dio después de la noticia de que Morsi rechazó aplazar la votación de una nueva constitución, aun cuando echó para atrás un polémico decreto por el que se otorgaba a sí mismo amplios poderes.

La medida fue un intento para acabar con la crisis política que se ha extendido a las calles mediante el enfrentamiento entre partidarios del presidente y opositores, y que ha generado dudas sobre la capacidad de Morsi para liderar la frágil democracia.

Tan pronto como el asesor de Morsi, Mohamed Selim el Awwa, presentó la propuesta este sábado, muchos de la oposición la rechazaron.

"No, hay una mejor democracia que eso", dijo a CNN el exjefe de la Liga Árabe y personaje clave de la oposición, Amr Moussa. “Si la Constitución no tiene serenidad y objetividad en algunos de sus artículos, tenemos tiempo, suficiente tiempo para cambiar esos artículos”.

Morsi se ha negado a aplazar el referéndum, pues considera que una Constitución es esencial para la democracia en ciernes, aunque la oposición dice que el documento no representa a todos los egipcios.

Una comisión judicial independiente respaldó este sábado el anuncio de Morsi y planteó que el referéndum debe llevarse a cabo el 15 de diciembre para cumplir con un requisito legal.

En tanto, una coalición de grupos de oposición tenía previsto reunirse este domingo para discutir el rechazo de Morsi a retrasar el referéndum, dijo George Ishaq, del Frente de Salvación Nacional.

Al menos cinco manifestaciones fueron convocadas para este domingo en varios lugares de El Cairo, donde se tiene previsto que los manifestantes marchen hacia el palacio presidencial.

El palacio ha sido escenario de enfrentamientos violentos entre miles de manifestantes, tanto a favor como en contra de Morsi.

Las autoridades egipcias dijeron que al menos seis personas murieron en los últimos días a causa de los disturbios, mientras que la Hermandad Musulmana —el grupo que respalda a Morsi— indicó que ocho de sus integrantes fallecieron. 

La crisis estalló a finales de noviembre, cuando Morsi emitió un decreto por el cual se permitió gobernar el país con poderes sin restricciones hasta que fuera redactada una nueva constitución, medida que incomodó a muchos egipcios que dijeron que les recordaba al derrocado régimen del presidente Hosni Mubarak.

Morsi había dicho que los poderes eran necesarios y temporales. Pero esa promesa logró poco para calmar a la oposición.

El enojo por la medida de Morsi llevó a que los manifestantes volvieran a ocupar la plaza Tahrir, escenario del levantamiento de la Primavera Árabe que vio el derrocamiento de Mubarak en 2011. Miles protestaron después en las afueras del palacio, donde la oposición se enfrentó con la Hermandad Musulmana. 

La ira creció más cuando la Asamblea Constituyente dominada por los islamistas impulsó un proyecto de Constitución a pesar de las objeciones de la oposición secular, e incluso se vieron escenas en las que algunos miembros de la asamblea se retiraron en señal de protesta.

Una coalición de partidos islámicos egipcios, entre ellos la Hermandad Musulmana, rechazó cualquier aplazamiento del referéndum constitucional, según dio a conocer este sábado la Alianza de Fuerzas Islámicas en la página de internet del grupo islámico.

Reza Sayah, Amir Ahmed, y Chelsea J. Carter contribuyeron a este reporte

Ahora ve
No te pierdas