Correa y Santos admiten fallas en la frontera, y abogan por el progreso

Los presidentes de Ecuador y Colombia tomaron su responsabilidad en cuanto al abandono de la zona y prometieron cambios
  • A+A-
(AFP) -

Los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Colombia, Juan Manuel Santos, admitieron hoy la escasa atención dada en el pasado a la frontera entre ambos países y abogaron tras una reunión con sus gabinetes, por una integración mayor entre las poblaciones en el límite fronterizo.

"En el caso colombiano llevamos 200 años dándole la espalda a nuestras fronteras y hemos decidido que eso es un error que queremos enmendar", dijo Santos en una breve rueda de prensa al terminar el encuentro.

En términos similares se expresó Correa, quien ofreció "disculpas" a la población de su país en la zona por la "gran deuda" pendiente con ellos. "Muchas veces ha habido ausencia de Estado en dichas fronteras y por eso han sido terreno para grupos irregulares, para cierta clase de actividades ilícitas", aseveró el mandatario ecuatoriano.

La primera reunión entre los gabinetes de Colombia y Ecuador tenía como objetivo subsanar la ausencia de ambos países en la localidad ecuatoriana de Tulcán, contigua a la colombiana de Ipiales.

Entre esas dos ciudades se encuentra la única conexión por carretera entre ambas naciones, aunque hay proyectos para desarrollar vínculos por la costa y la Amazonía.

Santos pidió convertir la frontera "en un polo de desarrollo" con la puesta en marcha de proyectos binacionales. Correa citó la posibilidad de que Colombia use los oleoductos ecuatorianos para sacar crudo del sur de su territorio y al mismo tiempo expresó la esperanza de que pueda llegar gas colombiano a Tulcán.

También destacó la importancia de la cooperación en la gestión de las cuencas hidrográficas comunes y la lucha contra el crimen organizado y la minería ilegal, que "está destrozando los ríos de la frontera", en su opinión. "La integración no es solo un sueño, es una necesidad para lograr el desarrollo", afirmó Correa.

Los gobiernos firmaron ocho convenios en temas como seguridad social, tránsito fronterizo, educación y salud, y se marcaron unas metas, no detalladas públicamente, para el avance en los proyectos conjuntos, que deberán ser revisadas en la próxima reunión, dentro de un año. También trataron medidas para incentivar las exportaciones ecuatorianas a Colombia y la inversión colombiana en Ecuador, explicó Santos.

Ambos presidentes calificaron la cita como "histórica", al reunir a los ministros de ambos lados, a iniciativa de Ecuador, que hace lo mismo con Perú y Venezuela. Santos dijo que uno de sus objetivos cuando asumió la presidencia de Colombia, en 2010, era mejorar las relaciones con los países vecinos, "y en el caso de Ecuador la situación ha cambiado 180 grados", afirmó.

Correa rompió relaciones diplomáticas con Colombia tras el ataque en marzo de 2008 por parte de las Fuerzas Armadas de ese país a un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano, por considerarlo una violación de su soberanía.

Santos, quien autorizó el bombardeo como ministro de Defensa en aquella época, y Correa anunciaron el restablecimiento de los vínculos plenos entre ambos países en noviembre de 2010.

Un tema recurrente en las reuniones entre ambos gobiernos es la situación de los colombianos que huyeron de la violencia hacia el país vecino. Ecuador es la nación latinoamericana con el mayor número de refugiados, que contabilizaban unos 56.000 el pasado junio, de los cuales el 98% son colombianos, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

"Ecuador ha sido tremendamente generoso (con los refugiados) y en eso creo que estamos nosotros todavía en mora de trabajar más con ustedes", les dijo a los representantes del Gobierno ecuatoriano la canciller colombiana, María Ángela Holguín.

Santos aseveró que la solución definitiva al problema "es finalizar el conflicto" en Colombia, algo que su gobierno trata de hacer "por la vía del diálogo", en referencia a las negociaciones de paz que sostiene con las FARC.

En ese sentido, Correa felicitó a Santos por la decisión "histórica, valiente" de emprender esas conversaciones.

Ahora ve