El Partido Liberal Democrático de Japón alista su regreso al Parlamento

El primer ministro Yoshihiko Noda anunció la derrota de su partido en las elecciones y su renuncia como presidente de la facción política
  • A+A-
Autor: Hilary Whiteman
(Reuters) -

El primer ministro japonés, Yoshihiko Noda, reconoció la derrota en la elección parlamentaria y presentó su renuncia como presidente del Partido Democrático de Japón (PDJ) este domingo.

"Tuvimos un resultado lamentable", dijo Noda. "El resultado lo es todo en la política. La gran responsabilidad recae en mí. Renunciaré como líder del Partido".

La medida allana el camino para el regreso al poder del exprimer ministro Shinzo Abe, el actual líder del ala conservadora Partido Liberal Democrático (PLD)

Éste último gobernó el país casi de manera continua desde su fundación, en 1955, hasta que hace tres años el PDJ lo sacó del poder.

La televisora pública NHK indicó que el PLD y su socio de coalición, el nuevo Partido Komei, ganaron al menos 302 asientos de los 480 del Congreso. La televisora TV Asahi, afiliada de CNN, reportó que la coalición PLD/Komei obtuvo 312 escaños. 

El resultado oficial será difundido este lunes. 

El PLD comienza con una economía en aprietos, tensiones regionales y cuestionamientos sobre el papel de Japón en Asia.

"Debido a que, desde hace mucho tiempo, los del PLD han estado tradicionalmente en el poder, son más vistos como un partido de gobierno competente", dijo John Lee, profesor asociado adjunto en el Centro de Estudios de Seguridad Internacional, en la Universidad de Sydney. “El actuar cotidiano del actual partido es visto como bastante malo”.

Se esperaban reacciones negativas contra Noda ante el mal resultado que obtuvo tras estar tres años en el poder. 

En 2009 había muchas esperanzas de que su partido revirtiera la extrema rigidez que había dominado en la economía nacional. Después, en marzo de 2011, un gran terremoto y un tsunami afectaron grandes regiones del norte del país, sumándole a la creciente deuda del gobierno un pesado proyecto de reconstrucción.

Cifras dadas a conocer el viernes muestran que la confianza en los negocios está cayendo, en tanto el alto valor del yen restringe los ingresos por exportación y los consumidores preocupados reducen sus gastos. Esto aparece después de unas cifras publicadas la semana pasada que muestran que el país ha entrado en recesión.

Los principales contendientes de la elección nacional de Japón comenzaron su campaña de 12 días en Fukushima, la prefectura costera donde ocurrió el desastre nuclear del año pasado, el peor desde el ocurrido en Chernobyl, Ucrania, en 1986.

El paisaje devastado es un reflejo de los problemas económicos que los sucesivos líderes japoneses han intentado enfrentar sin éxito en los últimos años, una economía en desaceleración que ya no es competitiva en el escenario mundial, y cercana a una potencia económica en ascenso: China.

En su primer discurso oficial de campaña en Fukushima, Abe se centró en cuestiones económicas y dijo que actuaría para contrarrestar la deflación, debilitar el yen y promover la estabilidad económica. “Recuperaremos el poder económico de Japón”, dijo.

Abe se comprometió a hacer frente a la deflación pidiendo la flexibilización monetaria al Banco de Japón para alcanzar una tasa de inflación de 2%. También quiere que la institución compre bonos del gobierno para financiar una serie de obras públicas que estimulen la economía.

“De hecho, él quiere volver a darle crédito a la economía, lo cual muchos economistas dicen que solo profundizará los problemas y la deuda de Japón. Sin embargo, la prioridad de Abe es revertir la deflación, la cual obviamente es un fenómeno que impide el avance en la economía japonesa”, dijo Lee .

Desde que asumió el poder, en septiembre de 2011, Noda ha tenido problemas para lidiar con los problemas económicos del país. Su negociación de un proyecto de ley financiera puso fin a su mandato, obligándolo a disolver la cámara baja a cambio de apoyo de la oposición.

Noda provechó la reacción popular en contra de la energía nuclear tras la catástrofe de Fukushima y prometió gradualmente disminuirla hasta eliminarla, en 2040. No obstante, enfrentó una fuerte resistencia a su plan de aumentar los ingresos del gobierno duplicando el impuesto sobre las ventas del 5% para octubre de 2015. Ahora que ya se hizo eso, el probable sucesor de Noda heredará un camino menos complicado, dijo Keith Henry, fundador de la consultora Asia Strategy.

"Cuando se piensa en ello, el impuesto sobre el consumo es todo. Todo lo que (Abe) tiene que hacer es armar un presupuesto para el próximo año, lo cual no debería ser tan difícil. Y si puede hacerlo, entonces tendrán elecciones de la cámara alta en julio, y eso podría facilitarle las cosas durante al menos un año, quizá dos”.

Ahora ve