La nueva presidenta surcoreana afronta el cargo con la economía como reto

La presidente electa de Corea del Sur se comprometió a crear una sociedad igualitaria y democrática, y luchar contra la pobreza
  • A+A-
Por:
Madison Park y KJ Kwon
Autor: Madison Park y KJ Kwon
(Reuters) -

Victoriosa, Park Geun-hye, que será la siguiente presidente de Corea del Sur y la primera mujer en ocupar el cargo en el país asiático, se comprometió a “cuidar de nuestro pueblo, uno por uno”.

Durante un discurso que pronunció el jueves por la mañana en la sede de Saenuri, su partido político, pronunció una frase acuñada por su padre, Park Chung-hee, quien también fue presidente en una época en la que alentó a la gente a sacar a Corea del Sur de la pobreza.

“Me gustaría recrear el milagro del ‘vivamos mejor’ para que la gente pueda preocuparse menos por su medio de vida y los jóvenes puedan trabajar felizmente”, dijo Park.

Park, de 60 años, asumirá el poder en febrero en un país que lucha contra la inequidad, y se preocupa por la educación y el futuro laboral de sus jóvenes y las tensas relaciones con Corea del Norte. Corea del Sur también es un aliado estratégico de Occidente y la cuarta economía de Asia.

Park obtuvo el 52% del voto, en comparación del 48% que obtuvo su rival, Moon Jae-in, del Partido Democrático Unido, según la Comisión Nacional Electoral del país.

Tanto la presidente electa como Moon, el candidato liberal, tienen planes moderados similares en los que se aborda la inequidad en los salarios, la limitación del poder de los conglomerados familiares y el esfuerzo por mejorar las relaciones con Corea del Norte.

“No fue una campaña fulminante y larga, de izquierda contra derecha”, dijo David Kang, profesor de Relaciones Internacionales y Negocios en la Universidad del Sur de California. “Hay un consenso sorprendente respecto a adoptar una postura más moderada. Creo que Park ganó por quedarse en el centro. Afirma que va a ser moderada en cuanto a muchas de las políticas del gobierno anterior”.

Park reconoció a Moon y a sus simpatizantes el jueves. “Creo que hay cosas en común entre Moon Jae-in y yo”, dijo. “Ambos estamos dispuestos a trabajar para el país y para el pueblo de Corea del Sur. Sin importar si estuvieron a mi favor o en contra, quiero escuchar sus opiniones. Trataré de acabar con la división y el conflicto que han perdurado durante el último medio siglo a través de la reconciliación y la armonía”.

Park, del partido Saenuri, presidirá la nación asiática conservadora con valores tradicionales acerca de los sexos. El que una mujer haya ganado la presidencia no significa que Corea del Sur haya logrado todo lo que necesita en cuanto a la igualdad entre sexos, dijo Kang, quien también dirige el Instituto de Estudios Coreanos en la USC.

“El que una mujer pudiera ser elegida en Corea del Sur es un hecho histórico e importante. Por otra parte, básicamente lo que tienes que hacer es pertenecer a la realeza política. Creo que el rol de los sexos está cambiando en Corea del Sur. Es un avance, pero recordemos que ella es una persona única”.

Park es hija del expresidente Park Chung-hee, cuyo legado dejó al pueblo coreano dividido. Algunos afirman que fue un dictador que ignoró los derechos humanos y reprimió duramente a la disidencia. Otros le atribuyen haber llevado el desarrollo económico a Corea del Sur. Fue asesinado en 1979.

Park rindió homenaje a sus padres el jueves, al visitar sus tumbas en el Cementerio Nacional en Seúl. Al igual que en muchas otras elecciones en el mundo, la economía fue el tema primordial para el electorado coreano. Park hizo promesas ambiciosas para hacer frente a esas preocupaciones. “Crearé una sociedad en la que nadie quede rezagado y todos puedan gozar de los frutos del desarrollo económico”, dijo. “Creo que solo así podemos lograr la democratización económica y la felicidad para el pueblo”.

También mencionó a Corea del Norte al describir el reciente lanzamiento de un misil como “un grave problema de seguridad”.

Park recibió mensajes de felicitación del presidente saliente, Lee Myung-bak, y uno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Kang dijo que Estados Unidos y Corea del Sur gozan de “relaciones estables”.

“Park tendrá que considerar que Estados Unidos es su principal aliado en cuanto a la seguridad y que China es su principal socio comercial. Esa hazaña de equilibrio, mantener buenas relaciones con ambos, podría dificultarse en algún momento”, dijo.

Ahora ve