Jim Walton deja la presidencia de CNN Worldwide 'sin arrepentimientos'

Luego de una carrera iniciada como videoperiodista, Walton reconoce la valía de cada miembro del equipo de noticias
  • A+A-
Autor: Josh Levs
(Reuters) -

Ha sido uno de los personajes más poderosos en el negocio de las noticias durante casi una década, no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo.

Ahora, tras erigirse desde las filas más bajas de la empresa para convertirse en presidente de CNN Worldwide, Jim Walton deja el puesto. El viernes fue su último día.

“He sido presidente de esta organización durante casi una tercera parte de su existencia. Estoy orgulloso de ello y de lo que se ha convertido CNN, lo que representa y lo que hemos logrado juntos”, dijo en una nota a empleados.

"Gracias por las largas horas, por las familias comprensivas, por el apoyo en los momentos difíciles, por las risas todo el tiempo y por el valor de hacer lo correcto. Hicieron mi trabajo emocionante, gratificante y posible”.

Walton anunció su salida en julio, y en ese momento dijo que “CNN necesita nuevas ideas”.

El exjefe de NBC, Jeff Zucker, ocupará su lugar.

Al decir adiós, Walton deja la empresa en la que ha trabajado más de la mitad de su vida. El hombre de 54 años comenzó en 1981, un año después de que CNN fue creada.

Esto significa dejar de lado la emoción, pero también las responsabilidades, entre ellas una que lo ha hecho enfadar a través de sus nueve años en la cima de la empresa: cambiar los índices de audiencia de horario estelar para CNN/EU, la principal cadena de televisión.

“Anhelo desde hace unos cuantos meses, quizá más, el no tomar decisiones”, dice con una sonrisa. “Y luego, en algún momento, me arremangaré y empezaré a tomar decisiones otra vez”.

No dijo lo que esas decisiones podrían implicar, solo que desea pasar tiempo con su esposa y sus dos hijos adolescentes y que está “entusiasmado por el futuro”. “Ha sido una experiencia muy intensa”, añade.

Mientras Walton se preparaba para empacar las cosas de su oficina en el Centro CNN de Atlanta, accedió a sentarse para una “entrevista de salida”.

En un principio, Walton advierte que será reticente. “No soy un empresario. No he sido de los que buscan la fama”, dice, y añade que se siente incómodo al hablar de sí mismo.

Pero tras presionar un botón oculto bajo su mesa que automáticamente cierra la puerta de la oficina, Walton incesantemente se abre sobre lo que más va a recordar, sobre qué tipo de líder ha intentado ser y sobre qué guió los cambios que ha hecho a CNN.

“Trato de tomar buenas decisiones, trato de hacer lo que es correcto para la empresa, para la organización, y no necesariamente lo que es correcto para mí y para cómo voy a ser percibido”, dice.

“Soy muy duro conmigo, y trato de aprender de mis errores, los cuales he cometido muchos durante mi estancia aquí. Pero no me arrepiento, ya que he aprendido de los errores que he cometido en el camino.”

Se niega a decir cuáles fueron algunos de esos errores. Cuando se le preguntó sobre la pifia cometida este año por CNN, que en un principio informó que la Corte Suprema de Estados Unidos había revocado la orden de la ley de atención a la salud del presidente Barack Obama, Walton niega con la cabeza.

“No soy la persona indicada” para hablar de errores específicos o arrepentimientos, dice.

También guarda silencio sobre logros específicos. Cuando se le preguntó sobre qué es de lo que estaba más orgulloso, Walton no hizo referencia a reconocimientos, programas o temas que cubrió CNN.

“CNN es un gran lugar trabajar. Hemos seguido comunicando las noticias a tiempo y sin prejuicios, y le hemos dado contexto, y creo que durante mi estancia aquí nunca comprometimos un reportaje.”

Al preguntarle sobre cuáles son los días que más recuerda, dice que incluso algo más importante que los grandes reportajes de noticias de última hora son los momentos en que los empleados “han estado en situaciones difíciles”.

“Hay gente que a veces va a lugares peligrosos, y ha habido empleados que han estado en verdaderos problemas, y hemos trabajado con ellos y con sus familias.”

Rick Davis, vicepresidente ejecutivo de Normas y Prácticas de Noticias de CNN, conoció a Walton desde los inicios. Davis y Walton trabajaron juntos hace 30 años cuando Walton era subordinado de Davis en CNN Deportes. Durante los últimos 10 años, Davis ha sido subordinado de Walton.

Es alguien “que va al grano”, que comprendió los desafíos que encaraban las personas de toda la empresa puesto que él desempeñó mucho papeles, dice Davis.

“Nunca perdió contacto con lo estaban pasando todas esas personas... Así que cuando fue directivo, siempre fue importante para él el tratar con respeto a las personas, porque él fue uno de ellos”.

Tras unirse a la empresa en 1981 como videoperiodista, que es el escalafón de entrada en CNN, Walton se abrió camino entre varios puestos, entre ellos editor de grabaciones y productor ejecutivo.

De 1996 al 2000, fue presidente de CNN/Sports Illustrated, la ahora inexistente cadena de deportes, y ganó un premio Emmy por la cobertura del ataque contra el Parque Olímpico del Centenario de Atlanta, en 1996.

Antes de que fuera nombrado presidente de CNN Worldwide en mayo de 2003, fue presidente del grupo de cadenas nacionales de CNN, el cual se compone por CNN/EU, Headline News y CNN.com, y luego fue presidente y director de operaciones, puesto en el que supervisaba las operaciones editoriales y financieras de CNN.

Davis dice que Walton también es un directivo crucial que ha llevado a CNN a ser rentable, incluyendo un nuevo récord este año.

Eso es algo sobre lo que Walton habla felizmente, sin entrar en detalles. “Honestamente puedo decir que de verdad me esforcé. Financieramente, los resultados han sido espectaculares, casi sin igual en la industria. Y estoy orgulloso de eso”.

Walton “ha sido fundamental en hacer del negocio el puntero económico en el que se ha convertido, al posicionar a la marca como líder mundial de noticias de televisión”, dice el presidente y CEO de Time Warner, Jeff Bewkes.

“Cuando Jim Walton asumió la presidencia de CNN, en 2003, la empresa estaba con bajo rendimiento y las ganancias estaban disminuyendo seriamente”, dice Bewkes. “Desde entonces, él y CNN han triplicado los ingresos, duplicado los márgenes y logrado un crecimiento anual del 15%”.

No obstante, Walton no deja de tener sus detractores. Un excorresponsal y presentador que fue despedido en 2008, dice que el enfoque de Walton en el dinero ha dañado a CNN.

“En el mundo corporativo, se le ve como a un héroe, pero ante la gente que se preocupa por las noticias, él es una decepción", dice Miles O’Brien, quien pasó casi 17 años en CNN, casi todo el tiempo cubriendo temas de ciencia y tecnología.

O’Brien dice que Walton impulsó un sistema en el que los corresponsales pasan demasiado tiempo haciendo tomas en vivo el cual no les da la óptima flexibilidad para hacer el suficiente “periodismo de calle” y reportajes de formato largo.

Walton no hizo comentarios respecto a las afirmaciones hechas por O’Brien, quien también encontró fallas en las decisiones de cerrar hace años los canales de la unidad de ciencia y tecnología y de reducir el tamaño de sus unidades documentales este año, cuando la empresa viró hacia la compra de programas de empresas externas.

Sin embargo, Davis contraargumenta que Walton ha tomado decisiones firmes para contribuir a que CNN siga siendo viable financieramente, para que así pudiera continuar produciendo trabajo de calidad.

Y Walton señala que “durante mi estancia aquí, hemos añadido recopilación de noticias”.

“Dejamos algunos de los servicios de cables; invertimos en generar nuestra propia información, porque queríamos tener nuestro propio contenido... y esa ha sido una estrategia muy, muy exitosa”.

Ciertas partes de la empresa “no estaban siendo vistas mucho, o no eran tan esenciales, o por otras razones hicimos determinaciones de que no estaban creciendo o ayudándonos a crecer o a una parte de la marca. Simultáneamente, invertimos considerablemente en aquellas áreas de negocio que sentimos eran fundamentales para nuestro crecimiento”, incluyendo las plataformas móviles y digitales, dice.

CNN da trabajo a unas 4,000 personas en todo el mundo.

La jefa de corresponsales internacionales de CNN, Christiane Amanpour, dice de Walton: “Es divertido, es amable, es ingenioso, y vio todo el gran experimento de CNN desde su nacimiento”.

Tras dar a conocer su dimisión, presentadores de CNN elogiaron el liderazgo de Walton.

“Es triste saber que Jim Walton dejará el cargo en CNN”, tuiteó Anderson Cooper. “Es un gran tipo, y ha hecho cosas estupendas por CNN. Lo extrañaré mucho”.

Y John King, cuyo programa había sido cancelado justo un mes antes, tuiteó: “Cuántos pueden decir que su jefe siempre es honesto, sobre todo en tiempos difíciles, y que trata a CADA empleado como familia. Gracias Jim Walton”.

Randy Harber, quien pasó 32 años en CNN como editor, también elogió a Walton.

“Fue el hombre que dijo, 'si hacen periodismo elemental y nos mantienen en el medio, entonces tendremos éxito'. No viramos a la derecha o a la izquierda. Él nos mantuvo de esa manera.

“Era un tipo muy apegado a las reglas básicas de la noticia”, dice Harber.

Bob Thompson, director fundador del Centro Bleier para la Televisión y Cultura Popular en la Universidad de Syracuse, describe a Walton de forma parecida.

Ir en una “dirección ideológica”, como lo han hecho Fox y MSNBC, es “tentador”, dice. Pero Walton lo evitó.

Sin embargo, Walton no pudo atraer y mantener a los televidentes estadounidenses todos los días, dada la ausencia de grandes reportajes. “Cuando se trata del horario estelar de audiencia, no fue capaz de reunir las fuerzas que pudieron resolverlo”, dice Thompson.

Walton asume responsabilidad personal por los índices de audiencia. “Claro que sí”, dice. “Soy el jefe de CNN”.

Durante su mandato, CNN creció hasta incluir 45 conjuntos editoriales en todo el mundo. A pesar de los problemas de niveles de audiencia en los horarios estelares, CNN se jacta de llegar a más personas a través de televisión, internet y dispositivos móviles que cualquier otra empresa de noticias de televisión en Estados Unidos.

A nivel internacional, CNN es el canal de noticias de mayor distribución, llegando a más de 265 millones de hogares fuera de Estados Unidos.

CNN recibió decenas de reconocimientos periodísticos durante la presidencia de Walton, incluyendo 70 solamente este año. Entre los premios recibidos en 2012 hay dos Emmys por Noticias y Documentales, tres Peabody y dos Premios Edward R. Murrow.

Jon Klein, quien dirigió CNN-EU durante seis años, hasta que salió en 2010, dice que Walton fue “receptivo a las ideas grandes”, tales como iReport, CNN Héroes y la cobertura política “presentando la magia de la pantalla táctil”.

“Invariablemente estaba entusiasmado y servicial”, dice Klein. “Nos hizo conscientes de la importancia de la diversidad al aire y fuera del aire, y sobre todo, trajo un sentido de la decencia y la generosidad humana a nuestras interacciones diarias”.

Phil Kent, CEO de Turner Broadcasting System —la cual incluye a CNN— denomina a Walton “el líder al que todos aspiramos ser: inteligente y firme, duro y justo, hábil en los negocios y respetado por su equipo, y con una trayectoria de gran juicio cuando más importa”.

Harber añade, “tenía tenacidad y un sentido práctico de lo que estábamos haciendo y lo que funcionaba”.

Walton dijo que será difícil que en la actualidad alguien emule su trayectoria profesional —entrando como videoperiodista y llegando a ser presidente— en una gran empresa.

“Cuando empecé, en 1981, nadie sabía qué era CNN. Un avance rápido hasta hoy. Si se quiere trabajar en el periodismo, no hay mejor sitio en el mundo... Así que a alguien más le llevaría mucho más de tiempo de lo que a mí me llevó. Pero claro, todo es posible”.

Apoya la elección de Zucker como su reemplazo, aunque dice que no se le consultó en la selección.

“Creo que Jeff es grandioso... Tiene muchísima experiencia, y también sabe qué es CNN. Pero sobre todo, tiene grandes ideas acerca de lo que CNN puede ser”.

Mientras mira alrededor de su oficina, una cosa está clara. Jim Walton está listo para salir. CNN siempre estará en su sangre, dice. Sin embargo, está listo para un nuevo capítulo.

Quizá lo más revelador es lo que Walton no dice al final de su “entrevista de salida”.

Al preguntarle cómo espera que la gente lo recuerde, dice: “todo depende de ellos”.

Al insistirle, encoge de hombros y hace hincapié, “no me interesa”. Luego sonríe.

Quizá es una respuesta clásica de un hombre que dice que toma decisiones basadas en lo que es bueno para la empresa y no en lo que es bueno para él, o en cómo va a ser percibido.

“He sido muy afortunado de que realmente nunca me haya preocupado por eso”.

Ahora ve