El conflicto en Siria ha dejado más de 60,000 muertos, según la ONU

La alta comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, criticó la inacción de la comunidad internacional
  • A+A-
Por:
Joe Sterling
Autor: Joe Sterling
(Reuters) -

La cifra de muertos por el conflicto civil en Siria superó los 60,000, informó Naciones Unidas este miércoles, un número dramático que podría dispararse si persisten los ataques con cohetes. 

Es "verdaderamente escandaloso" y vergonzoso, dijo la alta comisionada de los Derechos Humano de la ONU, Navi Pillay, quien culpó a la comunidad internacional por su inacción.

"Colectivamente hemos jugado en los límites mientras Siria arde", afirmó. "Mientras muchos detalles permanecen poco claros, no hay justificación para la escalada masiva de asesinatos destacada por este análisis". 

Las cifras de víctimas varían entre los grupos opositores que hacen conteos diarios. Por ejemplo, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha reportado que más de 46,000 personas han muerto desde marzo de 2011.

Especialistas de la ONU contaron 59,648 fallecimientos en Siria entre el 15 de marzo de 2011 y el 30 de noviembre de 2012, de acuerdo con Pillay. Pero desde esa fecha se han reportado decenas de víctimas. 

Pillay señaló que la cifra presentada por la ONU es más alta de lo esperado: "Esta pérdida masiva de vidas pudo haberse evitado si el gobierno sirio hubiera elegido un camino diferente a la represión despiadada de lo que inicialmente eran protestas pacíficas y legítimas por parte de civiles desarmados".

Y añadió: "A medida que la situación se ha deteriorado, el número de asesinados por parte de grupos armados en contra del gobierno ha aumentado, y ha habido una proliferación de crímenes graves, incluidos crímenes de guerra —y probablemente— crímenes contra la humanidad, por parte de ambos bandos". 

Pillay indicó que la cifra de 60,000 podría ser incluso menor que el número real de víctimas. 

"Una vez que haya paz en Siria será necesario llevar a cabo investigaciones para descubrir con precisión cuántas personas han muerto y en qué circunstancias, y quién fue responsable de que se cometieran esos crímenes".

Pillay citó ataques aéreos, bombardeos, ataques con tanques, batallas en las calles y peleas sectarias. Los fallecimientos han aumentado de 1,000 personas al mes a mediados de 2011, a 5,000 mensuales desde julio de este año, detalló. 

La mayor parte de las muertes han ocurrido en Homs, la periferia de Damasco, Idlib, Aleppo, Daraa y Hama. Más de tres cuartas partes de las víctimas son hombres y 7.5 % son mujeres, de acuerdo con Pillay. El género de del resto no está del todo claro y los analistas no pudieron diferenciar si eran combatientes o no combatientes.

Pillay aseguró que la inhabilidad del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y  de la comunidad internacional para detener la violencia los avergüenza a todos.

"Hemos preguntado con frecuencia: '¿Dónde está la comunidad internacional?, ¿por qué no está actuando para detener esta matanza?' No encontramos respuestas satisfactorias a esas preguntas". 

Dijo que debe haber un plan para evitar la inestabilidad una vez que termine el conflicto. Afganistán, Iraq, Somalia y República Democrática del Congo experimentaron problemas debido a la transición de una dictadura a una democracia y “recibieron un apoyo insuficiente”, señaló. 

Este miércoles, aviones de guerra del gobierno sirio atacaron la periferia de Damasco y otros objetivos, lo que dejó docenas de muertos en una estación de gasolina.

La lucha se ha intensificado a medida que el gobierno de Bachar al Asad refuerza sus ataques aéreos y los rebeldes atentan contra bases aéreas.

Al menos 151 personas murieron este miércoles en todo el país, la mayoría durante una redada en los alrededores de Damasco (74), de acuerdo con un reporte preliminar de los Comités de Coordinación local. 

Pero el número de "mártires" probablemente aumente tras el rescate de cadáveres de los escombros, señalaron los Comités. 

También hubo bombardeos en el suburbio Harasta, en Damasco, y en las ciudades de Aleppo, Deir Ezzor y otras localidades.

En la provincia de Idlib, los rebeldes sirios, incluidos yihadistas, pelearon por una base aérea militar clave de las fuerzas del gobierno, de acuerdo con la oposición, mientras que los combatientes antirrégimen mantuvieron su fuego contra las fuerzas de al Asad.

Al-Nusra Front, un grupo militante considerado por Estados Unidos como un movimiento terrorista, está entre las tres facciones rebeldes que atacaron la base militar de Taftanaz, dijeron los rebeldes en un comunicado.

Las otras facciones son los Batallones de Ahrar Al-shaam y el Primer Frente Islámico. Ahrar es una coalición islámica con elementos salafistas que cooperan con el Ejército de Liberación Sirio, mientras que Primer Frente Islámico agrupa a organizaciones islámicas (uno de sus miembros es Ahrar).

Cerca de 400 soldados están en el aeropuerto junto con militantes a favor del gobierno. En el lugar hay 30 aviones, tanto de transporte como jets de combate, siete vehículos armados, incluidos tanques y vehículos blindados, artillería y lanzacohetes.

Ambos mandos han reportado víctimas pero las cifras no están disponibles.

Muchos de los combatientes rebeldes son exsoldados del gobierno que han desertado a la oposición, pero la revuelta popular también ha atraído a yihadistas antioccidente, incluido el Frente al-Nusra.

El frente es un grupo encubierto de al Qaeda e Iraq, de acuerdo con el Departamento de Estado de Estados Unidos. AQI combatió contra el gobierno de Iraq y las fuerzas de occidente en la guerra de Iraq.

El mes pasado, el Departamento de Estado dijo que al-Nusra fue incluido en la lista de aliados de AQI, actualmente definida como una organización terrorista.

Ahora ve