Los retos y complicaciones que le deparan a Siria en el 2013

Ataques militares, muertes y destrucción son los escenarios que ha mostrado Siria en casi dos años de lucha entre rebeldes y el régimen
(Reuters) -

La Guerra civil de Siria se ha extendido durante casi dos años, lo que dejado un saldo de más de 60,000 personas muertas, según estimaciones de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Más de 500,000 sirios han buscado refugio en los países vecinos, y la ONU estima que el número podría llegar a un millón en este año.

¿La situación mejorará en 2013 o continuará el estancamiento sangriento? Ha habido señales alentadoras últimamente por la oposición, que ha logrado avances militares contra el régimen del presidente Bachar al Asad. Sin embargo, algunos observadores dicen que el poder del actual mandatario sirio sigue siendo fuerte.

Nic Robertson y Nick Paton Walsh de CNN, quienes han informado desde el interior de Siria, analizan el conflicto y el futuro al que se enfrenta el régimen sirio.

¿Los rebeldes derrotarán al régimen?

Nick Paton Walsh: Creo que hay pocas dudas sobre lo que va a suceder. No va a llegar el día en que haya un cambio decisivo de las banderas sobre más de un edificio de gobierno en Damasco y luego todo el país gire 180 grados en términos de su gobierno. Pero ha habido semanas de malas noticias para el régimen.

Esto no solo afecta el hecho de cómo la gente se siente dentro del círculo interno del régimen, sino sobre cómo se sienten sus patrocinadores. Y, por supuesto, eleva la moral de los rebeldes también. Así que el sentido real de la dinámica que ha estado en vigor desde hace meses, emplaza a tomar los alrededores de la capital, y yo no creo que ningún observador en este momento piense que el gobierno de al Asad realmente tenga una oportunidad en términos de retención a largo plazo del poder sobre el país.

¿Al Asad se quedará y luchará hasta el final como lo ha dicho? ¿O se ha ido?

Nic Robertson: Los rebeldes han dicho que no van a descansar hasta que al Asad desaparezca por completo, ya que no van a negociar con ellos. Pero él no muestra señales de salida.

Quizás hay indicios de que el mandatario sirio se dé cuenta de que no puede aferrarse a completar su poder como lo ha hecho en el pasado. Así que tal vez lo que estemos viendo sea el régimen, pero ahora en una nueva fase, donde en lugar de luchar para quedarse con todo, lucharán para tener una mejor posición negociadora en el futuro.

Paton Walsh: La pregunta realmente es ¿cómo será el desorden en la posición final de al Asad? Verás integrantes de estas fuerzas del régimen, sobre todo en el norte, que están abandonados a su propia suerte. El verdadero problema, por supuesto, será sobre ¿cómo la milicia rebelde actuará frente a estos prisioneros en Allawi?

Si al Asad es derrocado, ¿entonces qué pasará?

Paton Walsh: Habrá un periodo de caos sin duda, tal vez con control de grupos militares y una especie de vacío, mientras que los grupos armados que ganaron la lucha tendrán cierto control sobre alguna parte del territorio.

Yo no estoy muy de acuerdo con las visiones más espectaculares de un futuro de pesadilla en Siria, esa es una idea que se encuentra entre "Mad Max" y los talibanes.

Creo que va a ser una versión mucho más suavizada de eso. Hay un optimismo, tal vez entre muchos sirios, que son educados y moderados, en términos de los valores islámicos que tienen. Y recuerden también que esto no era realmente una rebelión, sino el comienzo de una búsqueda de los principios islámicos. No se trata de Irán o Afganistán, esto se trató de rechazar lo que ellos veían como un régimen corrupto y represivo.

¿Qué tipo de ayuda necesita Siria?

Robertson: La economía de Siria está completamente destruida, y va a tardar años en reconstruirse. Así que cualquier idea de que no puede haber un cambio rápido en el 2013 es pura ficción.

Lo que vamos a ver en 2013 será un gran número de personas desplazadas internamente, millones, en el interior del país. Miles, decenas, posiblemente cientos de miles de personas sin vivienda por la destrucción de sus casas. Grandes áreas de Damasco, Homs, Hama, Aleppo han sido devastadas y ellos van a estar desesperados por la comida, que también escasea.

Paton Walsh: La verdadera pregunta es ¿cómo reconstruir un país en el que tantos distritos de tantas de sus ciudades ya han sido lastimados de tantas maneras? Es decir, desde hace dos o tres meses, Aleppo ya estaba en pedazos, realmente luchando por mantener algo en pie.

¿Cómo reaccionará el mundo para responder, ayudar o colaborar con la nueva Siria?

Paton Walsh: Creo que en muchos aspectos el proceso está en marcha, Estados Unidos está tratando de influir en la posibilidad de un gobierno en el exilio, y muchas figuras de oposición reunidas en Doha o Turquía tratarán de encontrar la manera de ejercer el poder.

Pero el problema es que EU no puede relacionarse con las luchas cotidianas que enfrentan las personas que están en Siria, después de lo que sería una larga guerra de dos años. Y salvar ese abismo entre los hombres de traje en hoteles de cinco estrellas y la gente en la tierra, que pueda estar muriendo de hambre o por falta del techo de su casa tras los bombardeos, será el gran desafío.

Robertson: La desconfianza es endémica en toda la región. La desconfianza de EU y Europa está profundamente arraigada en la cultura en Siria y a partir de los 40 años que gobernó la familia Asad, y de ver lo que ha ocurrido en otros países árabes, de escuchar lo que los islamistas radicales dicen o lo que Occidente está tratando de hacer con el Islam.

No creo que vayamos a encontrar amigos rápidamente en Siria. No estamos seguros de ganar la confianza de los pobladores rápidamente. Y eso hará que todo lo que la comunidad internacional quiere que ocurra en Siria sea un escenario difícil de alcanzar.

Ahora ve
No te pierdas