Los hospitales, un blanco favorito del régimen sirio, dice la oposición

Ciudadanos sin preparación llegan a realizar cirugías en clínicas secretas ante la falta de personal especializado y de infraestructura
/
(Reuters) -

Es una calamidad más para los civiles cautivos en la sangrienta guerra de Siria: los ataques a hospitales.

Quienes resultan seriamente heridos en bombardeos y otros combates ahora tienen menos sitios donde pedir ayuda, según el grupo Médicos Sin Fronteras.

El grupo detalló el trabajo de uno de sus equipos que viajó a la ciudad de Idlib, la cual ha sido atacada de forma repetida por las fuerzas del gobierno.

“Las únicas instalaciones médicas que aún funcionan son una clínica secreta, donde hay personal de la zona y unos pocos trabajadores de la salud sirios”, informó el grupo a través de un comunicado este jueves.

Durante meses, tanto Médicos Sin Fronteras como disidentes sirios han reportado bombardeos en hospitales públicos en zonas controladas por los opositores.

“Tan pronto como cruzas la frontera eres vulnerable a bombardeos aéreos por parte de las fuerzas sirias, incluso detrás de las líneas de batallas”, dijo el consejero de operaciones del grupo, Fabrice Weissman, a Le Monde.

“Los hospitales están particularmente en riesgo, ya que se han convertido en uno de los objetivos preferidos del gobierno. Como resultado, los hospitales públicos están desiertos. Hospitales temporales donde se realizan cirugías tienden a estar en casas e instalaciones públicas abandonadas, o bien, en sitios bajo el suelo. Cuando son descubiertos, los médicos cambian de ubicación”.

Algunos residentes sirios arriesgan sus vidas por tratar a los heridos.

“Cada vez más personas fungen como enfermeras e incluso realizan cirugías porque no hay nadie más que lo haga”, de acuerdo con el médico Adrien Marteau, un miembro del equipo que trabajó en Idlib. “Dada la seriedad de las heridas y el riesgo que involucra evacuar a los pacientes, muchos de ellos están muriendo debido a que no tienen el tratamiento adecuado o no pueden ser evacuados a tiempo”.

Para empeorar la pesadilla humanitaria que se vive, buena parte de la zona de Idlib no tiene electricidad, según el grupo. Y nadie sabe dónde ocurrirá el siguiente bombardeo.

“Las fuerzas del gobierno sirio están bombardeando ciudades y pueblos de forma indiscriminada, poniendo en peligro la vida de gente común”, según el grupo.

Debido a que Médicos Sin Fronteras tiene prohibido trabajar con las fuerzas del gobierno, no puede tener una opinión imparcial de la situación, reconoció el Gerente de Operaciones de Emergencia, Mego Terzian.

El secretario del Exterior de Gran Bretaña, William Hague, dijo ante la Cámara de los Comunes el jueves que el país aumentará su ayuda para la oposición en un esfuerzo por lograr una transición política, pero añadió que “todas las opciones están sobre la mesa”.

“Este es nuestro acercamiento: intensificar nuestros esfuerzos para fraguar un acuerdo en las Naciones Unidas con el fin de lograr una transición política en el campo mientras no descartamos opciones para salvar vidas en una situación que se deteriora, apoyando a la oposición y al pueblo sirio, aumentando la presión al régimen y estando preparados para hacerlo de nuevas maneras si es necesario, trabajando para detener las violaciones y los abusos a los derechos humanos y planeando cómo ayudar a Siria a volver a ponerse de pie una vez que el conflicto termine”, explicó.

Las Naciones Unidas anunciaron una conferencia global humanitaria para el 30 de enero en Kuwait.

La conferencia abordará las deficiencias de financiación para el Plan de Respuesta Regional para Siria y el Plan de Respuesta Humanitaria en Siria, que en conjunto buscan reunir 1,500 millones para ayudar a los refugiados sirios así como aquellos afligidos dentro del país, de acuerdo con la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

“Hasta ahora, sólo un pequeño porcentaje de los fondos para el 2013 ha sido recibido, lo que ha limitado la habilidad de las agencias de las Naciones Unidas y sus socios humanitarios para llegar a las personas que desesperadamente necesitan ayuda”, según la oficina humanitaria.

La mayor parte del dinero que se pretende reunir sería para los más de 540,000 refugiados que han huido a Jordania, Iraq, Turquía y Egipto. Muchos de estos enfrentan situaciones complicadas en tiendas de campaña en medio de una tormenta de invierno en el Medio Oriente.

La OTAN detectó el lanzamiento de un misil balístico de corto alcance sin guía dentro de Siria el miércoles, informó la alianza el jueves. Dijo que lanzamientos similares ocurrieron el 2 y el 3 de enero, los cuales golpearon el norte de Siria.

Más de 60,000 sirios han muerto durante los pasados 22 meses, de acuerdo con las Naciones Unidas. La crisis comenzó en marzo del 2011, cuando manifestantes pacíficos que exigían democracia y reformas fueron reprimidos, lo que desató un movimiento opositor y una guerra civil.

Holly Yan, Saad Abedine y Alex Felton contribuyeron con este reporte.

Ahora ve
No te pierdas