Irlanda del Norte enfrenta nuevas protestas por la bandera británica

Los ciudadanos de Belfast están divididos por la aprobación reciente de una ley que impide ondear la bandera de la Union Jack todo el año
  • A+A-
Autor: Peter Taggart y Laura Smith-Spark
(Reuters) -

Irlanda del Norte, país que pertenece al Reino Unido, fue centro de varias protestas este viernes debido a una decisión del Consejo de Belfast que impide ondear la bandera británica durante todo el año.

“La mayoría de las protestas fueron pacíficas”, señaló la policía en un comunicado, aunque hubo algunos incidentes. El principal ocurrió en la ciudad de Newtonwnabbey donde 100 manifestantes —la mayoría adolescentes— lanzaron bloques de concreto, ladrillos y bombas molotov a la policía.

Los jóvenes atacaron 30 patrullas y se enfrentaron con al menos 100 oficiales, de los cuales al menos uno resultó herido, informaron las autoridades, quienes pese a las muy bajas temperaturas y a la lluvia, utilizaron agua para replegar a los manifestantes.

En todas las protestas registradas al menos cuatro policías resultaron heridos, uno de ellos requirió hospitalización y dos personas fueron arrestadas, se informó en el reporte.

Desde diciembre, Belfast ha sido el centro de una ola de protestas luego que los consejeros de la ciudad decidieron limitar el izamiento de la bandera británica a 18 días al año. 

Pero las manifestaciones se tornaron violentas, luego de que multitudes arrojaron ladrillos, fuegos artificiales y otros proyectiles contra la policía. Al menos 66 agentes resultaron heridos y 100 personas fueron arrestadas. 

Una de las protestas previstas para este viernes por la noche será en el este de Belfast, una zona con problemas en las últimas semanas.

La bandera fue hondeada este miércoles por primera vez desde la controversial votación, con motivo del cumpleaños de la esposa del príncipe Guillermo, Catalina, al terminar el día se bajó la bandera.

Los líderes de los dos principales partidos políticos unionistas se reunieron este jueves para discutir las preocupaciones de la comunidad unionista.

Las autoridades de Irlanda del Norte han acusado a los extremistas de la decisión de las autoridades de Belfast para acabar con la tradición centenaria de hondear la bandera de británica a través de la Alcaldía durante los 365 días del año.

La bandera británica ha sido durante mucho tiempo un punto problemático entre legitimistas británicos y los nacionalistas irlandeses, que desean que Irlanda del Norte se una a la república de Irlanda.

El Consejo Municipal de Belfast tuvo una votación seguida de un verano de tensiones entre las comunidades católicas y protestantes de Irlanda del Norte. Los disturbios en septiembre dejaron a decenas de policías heridos.

La mayor parte de Irlanda se independizó en 1921 tras dos años de conflicto. Sin embargo, seis de los nueve condados de la provincia de Ulster decidió quedarse en Gran Bretaña, convirtiéndose en Irlanda del Norte.

A finales de 1960, el conflicto entre los partidarios principalmente protestantes, que quieren que Irlanda del Norte siga siendo parte de Gran Bretaña y los nacionalistas de mayoría católica, que quieren volver a reunirse con el resto de Irlanda, estalló en una guerra política y sectaria, conocida como "the Troubles" (los problemas).

Las tres décadas de violencia entre los leales y el Ejército Revolucionario de Irlanda (IRA por sus siglas en inglés) cobró más de 3,000 vidas, la mayoría de ellas al norte de la frontera. Si bien el Acuerdo de Viernes Santo de 1998, también conocido como el Acuerdo de Belfast, puso fin al conflicto, la desconfianza sigue existiendo entre católicos y protestantes.

Bajo los términos del acuerdo, los grupos de ambas partes abandonaron sus armas y los miembros del Sinn Fein, el afiliado político del IRA, ahora trabajan con los políticos probritánicos en Irlanda del Norte para compartir el poder del gobierno.

Laura Smith-Spark escribió en Londres y Peter Taggart informó en Belfast.

Ahora ve