Obama señala que rumores sobre política de armas son mercadotecnia

El presidente de EU recibirá una serie de recomendaciones que buscan disminuir la violencia relacionada con las armas de fuego
  • A+A-
(CNN) -

Los defensores de las armas en Estados Unidos están aumentando los temores de que el gobierno federal usará la masacre en Newton, ocurrida hace exactamente un mes, para limitar la tenencia de armas, dijo este lunes el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Al menos una parte de este frenesí es mercadotecnia, dijo.

“Ciertamente es bueno para los negocios”, aseguró, al responder a una pregunta sobre el aumento de la venta de armas así como en las solicitudes para verificar antecedentes  tras la masacre ocurrida en la primaria Sandy Hook, en el que murieron 27 personas, entre ellas, 20 niños.

“Parte del reto que enfrentamos es que incluso el más mínimo indicio de algún tipo de legislación sensata y responsable en esta área de los aficionados es tomada como, ‘muy bien, aquí viene, le van a quitar las armas a todo mundo’”, dijo Obama.

En medio de una fuerte expectativa de que la Asociación Nacional del Rifle presentará una intensa oposición, al igual que otros grupos, Obama adelantó que revisaría las recomendaciones del grupo de trabajo del vicepresidente Joe Biden sobre la violencia armada antes de hacer una presentación detallada más adelante.

Aunque las recomendaciones no se han hecho públicas, Biden ha dicho que buscará apoyo para hacer revisiones y restringir la venda de municiones de alto alcance, las cuales se cree que contribuyen más al derramamiento de sangre en los tiroteos masivos.

El vicepresidente estadounidense Joe Biden se reunió este lunes con legisladores demócratas para analizar el tema de la violencia relacionada con las armas de fuego, un día antes de que sean entregadas al mandatario Barack Obama las recomendaciones sobre el tema.

Durante la reunión con el grupo de trabajo liderado por Biden no fueron invitados legisladores republicanos, de acuerdo con un funcionario de la Casa Blanca.

Esto muestra un interrogante sobre comentarios hechos antes por Biden en los que afirmó que existía un consenso alrededor de varias recomendaciones para el manejo de las armas luego del ataque en la escuela Sandy Hook en diciembre pasado, que conmocionó al país y silenció temporalmente a la Asociación Nacional del Rifle.

Obama nombró a Biden para dirigir el grupo de trabajo luego de la masacre en Newtown, Connecticut, y demandó reformas para este mes.

Biden ha liderado una serie de reuniones en semanas recientes con activistas a favor del control de las armas, víctimas de la violencia, la Asociación Nacional del Rifle y otros, incluyendo representantes de la industria del entretenimiento y de los videojuegos.

La semana pasada Biden dijo a reporteros que estaba sorprendido por el apoyo para verificaciones más duras contra compradores, y las restricciones en la venta de cartuchos de alta capacidad, los cuales según activistas contribuyen a incrementar el número de víctimas en los tiroteos masivos.

El paquete también incluye provisiones de salud mental que podrían ganar apoyo amplio.

Este lunes, el presidente Barack Obama afirmó que está analizando una lista de propuestas, enviadas por el grupo de trabajo liderado por Biden, que incluyen las mencionadas por el vicepresidente la semana pasada.

Pero la propuesta se espera que cause un intenso debate con respecto a nuevas restricciones, incluyendo la reinstauración de una prohibición de venta de armas de asalto, que expiró en 2004.

Eso significa que una legislación sobre el tema en un Congreso dividido sería una apuesta. La Asociación Nacional del Rifle ha prometido pelear con uñas y dientes, incluyendo el lanzamiento de una campaña mediática.

“Diría que lo más probable es que no puedan aprobar una prohibición de las armas de asalto en este Congreso”, dijo este domingo el presidente de la asociación, David Keene.

Sin embargo, el representante demócrata por California, Adam Schiff, dijo que el público está demandando un cambio, y predijo que el congreso responderá.

“Este es un verdadero punto de inflexión”, dijo Schiff este lunes. “El país ya está cansado de esos tiroteos que se repiten”.

En tanto, en Newtown no hubo conmemoraciones o eventos planeados a un mes de ocurrido el ataque, que dejó 20 niños y seis adultos muertos, además del atacante Adam Lanza y su madre.

Un grupo de residentes de Newtown que buscan reformas para el control de las armas lanzaron Sandy Hook Promise, una organización no gubernamental que pide no quedarse cruzados de brazos tras la tragedia.

La misión del grupo es apoyar a los afectados por la tragedia, e involucrar a todos los estadounidenses en apoyar soluciones para hacer al país más seguro.

“No hacer nada no es una opción”, afirmó Tom Bittman, cofundador de Sandy Hook Promise. “Los niños tienen derecho a despertar en la mañana sin miedo a ir a la escuela. Los padres tienen derecho a saber que cuando sus niños van a la escuela que van a volver a casa”, agregó.

La organización pidió diálogo nacional sobre salud mental, seguridad en escuelas y responsabilidad en el uso de armas.

La escuela donde ocurrió el ataque permanece cerrada, y sus estudiantes están atendiendo clases en un edificio renovado en un pueblo cercano.

La calle que lleva a la escuela permanece cerrada, mientras los residentes debaten qué hacer con el edificio.

Ahora ve