Los 'migrantes fresas' huyen de la violencia y se establecen en Texas

Empresarios que invierten un millón de dólares reciben una visa especial que les permite iniciar una nueva vida lejos de la violencia
| Otra fuente: 1

Nota del editor: Grupo Expansión, que edita CNNMéxico.com, es parte de Time Inc, la empresa que edita la revista Time.

(CNNMéxico) — Los mexicanos de alto poder adquisitivo que han dejado el país por la inseguridad en los últimos años se han instalado en Texas, donde ya representan el segundo grupo extranjero con mayor inversión y creación de empleo, solo detrás de los asiáticos, afirma la revista Time.

Quienes han comenzado a llamarse a sí mismos 'migrantes fresas', según Time, han invertido en Dallas, Texas, desde 2010 unos 45 millones de dólares en comercios y otros desarrollos, lo que ha generado más de 1,000 empleos.

A diferencia de sus connacionales que tienen que cruzar la frontera de forma ilegal, los nuevos residentes mexicanos de Dallas y Houston tienen garantizada una visa si crean al menos 10 trabajos e invierten un millón de dólares. En áreas donde el desempleo es mayor, la suma se puede reducir a 500,000 dólares, para recibir una visa EB-5.

La publicación puso de ejemplo de Mauricio Martín, que sufrió el secuestro de uno de sus hermanos hace cinco años en la Ciudad de México, y que ahora vive en The Woodlands, Texas, un vecindario en el que predominan connacionales que han huido de la violencia.

“En México mis hijos no pueden salir solos al parque y andar en sus bicicletas”, afirma Martín, algo que sí pueden hacer en Texas.

 “No es el mismo tipo de migración que solemos ver, familias de bajos ingresos migrando a Estados Unidos, sin documentos, buscando cualquier tipo de trabajo”, dice Raúl Arriaga, corredor de bienes raíces en Dallas. “Están bien educados, tienen dinero, vienen aquí con visas EB-5”, las cuales fueron implementadas desde 1992, y tienen un límite anual nacional de 10,000 visas.

Esto implica un creciente flujo de dinero de México a Estados Unidos, según Arriaga.

En 2010 se estimaba que unos 10,000 negocios habían cerrado a consecuencia de la violencia en Chihuahua, y que unas 30,000 familias se habían ido a vivir a El Paso, según la Coparmex.  

Una situación similar ha ocurrido con empresarios de Nuevo León y Tamaulipas, que ahora radican en Texas, de acuerdo con organismos empresariales.

Aunque los connacionales están a la expectativa tras el cambio de gobierno en México, no esperan que la situación cambie en el país de la noche a la mañana, afirma Time.

Ahora ve
No te pierdas