Los rebeldes prometen abrir 'las puertas del infierno' en Malí

Estados Unidos analiza formas para apoyar la ofensiva contra rebeldes de al Qaeda, aunque no considera enviar tropas en rol de combate
  • A+A-
Autor: Faith Karimi
(Reuters) -

Mientras islamistas en el norte de Malí amenazan con abrir "las puertas del infierno", Estados Unidos está ante un dilema difícil: cómo ayudar en el combate contra militantes sin violar su propia política.

La política estadounidense prohíbe ayuda militar directa porque Malí está gobernada por personas que llegaron al poder tras un golpe de Estado.

Ningún tipo de apoyo puede ir directamente al Ejército de Malí hasta que los líderes del país sean electos en las urnas, afirmó Victoria Nuland, vocera del Departamento de Estado.

“No estamos en una posición de entrenar al Ejército de Malí hasta que sea restaurada la democracia”, dijo esta semana.

La comunidad internacional está preocupada por que los militantes creen un refugio para terroristas en la región desértica, la cual según analistas tiene potencial para convertirse en el próximo Afganistán.

Aunque los grupos de militantes afiliados a al Qaeda, como Ansar Dine, están en el norte, coexisten con otros oportunistas contra el gobierno, lo que complica el involucramiento de Estados Unidos en cualquier ofensiva catalogada como antiterrorista.

Ansar Dine dio la bienvenida a tropas estadounidenses en el terreno, dijo su comandante Omar Hamaha a Erin Burnett de CNN.

Al pelear al lado de las fuerzas de Malí, “Francia está firmando una orden de muerte para los franceses alrededor del mundo, abriendo las puertas del infierno”, dijo Hamaha. “Esta será una larga guerra, más peligrosa que en Afganistán e Iraq”.

Mientras los militantes toman resguardo, funcionarios del gobierno están revisando sus opciones para apoyar a Francia, que lidera un esfuerzo internacional para expulsar a los rebeldes en su excolonia. Otros en la comunidad internacional han unido refuerzos para ayudar a las débiles fuerzas de Malí a protegerse de la inestabilidad que podría repercutir en todo el mundo.

Hasta ahora, Estados Unidos solo ha compartido inteligencia de satélites e interceptado señales junto con Francia, según funcionarios de Defensa.

El Pentágono también considera enviar aviones para reposte de combustibles, para que los aviones de combate franceses puedan operar a mayor distancia y realizar más misiones de combate, según funcionarios.

“Hemos tenido varios pedidos de apoyo de los franceses”, dijo Nuland en una conferencia este martes. “Pidieron compartir información, pidieron apoyo con el transporte aéreo, pidieron apoyo con el reabastecimiento de combustible aéreo. Ya estamos dando información, y estamos viendo lo del pedido con relación al transporte aéreo, para ayudarlos a transportar fuerzas de Francia y del área al teatro de operaciones”.

Aunque Estados Unidos no pretende enviar tropas, encontró otras formas de ayudar.

Está acelerando esfuerzos para desplegar tropas del oeste de África a Malí. La Comunidad Económica de Estados del Oeste de África se reunirá el próximo viernes para finalizar planes que serán presentados al siguiente día a jefes de Estado en Costa de Marfil.

Nuland dijo que Estados Unidos ha ofrecido entrenamiento a tropas de la región, equipamiento y ayuda para transportarlos a Malí.

La financiación de las tropas para que puedan combatir junto con sus contrapartes en Malí no viola la ley estadounidense, afirmó.

La semana pasada, tropas y aviones de combate franceses se unieron a fuerzas del gobierno de Malí para combatir a islamistas que se han apoderado de la mayor parte del norte del país.

Francia prometió desplegar 1,700 soldados en el esfuerzo, incluyendo unos 800 sobre el terreno en Malí.

El presidente francés Francois Hollande dijo que su nación no tiene la intención de estar en Malí de forma permanente, pero afirmó que hará lo necesario para preparar a las fuerzas africanas.

Naciones Unidas informó que se realizan preparativos para un conjunto multidisciplinario que vaya a Bamako.

Líderes de varios países han ofrecido tropas o apoyo logístico para la ofensiva. Un avión militar de transporte canadiense despegó rumbo a Malí este martes. Dos aviones de transporte británicos fueron asignados para ayudar al despliegue de tropas francesas, pero no habrá fuerzas británicas en un rol de combate.

El Ejército de Nigeria informó que planea desplegar 900 soldados en 10 días como parte de un mandato de la ONU para una fuerza africana que combata a los insurgentes.

Malí tuvo gobernantes militares por décadas hasta las primeras elecciones democráticas en 1992, y permaneció estable hasta marzo pasado, cuando soldados tomaron el poder en un golpe de Estado, luego de que se quejaron de que no tenían el apoyo adecuado para combatir a rebeldes Tuareg en el norte del país.

Los rebeldes Tuareg, que han buscado independencia por décadas, tomaron ventaja del vacío del poder y se apoderaron de varios territorios. Entonces surgió una pugna entre los Tuareg y radicales ligados a al Qaeda, que terminaron con el control de un área del tamaño de Francia.

Además de la amenaza de al Qaeda, amputaciones, flagelaciones y ejecuciones en público se han convertido en cosa de todos los días en las áreas controladas por los islamistas radicales, que han aplicado una estricta interpretación de la sharia, que incluye la prohibición de escuchar música, fumar, beber y mirar deportes.

Vlad Duthiers y Chris Lawrence contribuyeron con este reporte.

Ahora ve