Obama propone un plan de endurecimiento del control de las armas en EU

El presidente dio a conocer una serie de medidas destinadas a reducir la violencia, luego de la masacre en Newtown, Connecticut
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

El presidente Barack Obama dio a conocer este miércoles un plan para reducir la violencia causada por las armas, que incluye verificar los antecedentes de los compradores de armas y la prohibición de rifles de asalto.

El presidente Obama también propuso prohibir los cargadores de más de 10 balas, y prohibir las balas que pasan el blindaje.

Los cambios “dependen de la acción del Congreso”, dijo Obama. "Las armas designadas para el teatro de guerra no tienen lugar en una sala de cine", afirmó.

Obama afirmó que respeta la segunda enmienda, y los derechos de las personas a portar armas, y destacó que sus propuestas se basan en el sentido común.

“Tenemos que actuar ahora”, afirmó, “por todos los estadounidenses que cuentan con nosotros para mantenerlos seguros. Hagamos lo correcto por este país”, agregó.

La propuesta de Obama incluye 23 acciones ejecutivas que pueden ser implementadas sin aprobación del Congreso, con un costo de 500 millones de dólares.

El presidente también nominó a Todd Jones como director del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, un cargo que estaba vacante.

De igual forma, Obama pidió al Centro para el Control de Enfermedades realizar investigación sobre las causas de la violencia de las armas, algo que debe de incluir a los videojuegos.

“Han pasado 33 días desde que fue roto el corazón de la nación por el tiroteo en Newtown”, dijo el vicepresidente Biden durante el evento realizado en la Casa Blanca.

“Nunca había visto una nación tan sacudida” tras la masacre en la escuela de Sandy Hook, afirmó Biden.

Tras el tiroteo en Newtown, “el mundo ha cambiado y está demandando tomar acción”, dijo el vicepresidente. “Tenemos la obligación moral de asegurarnos que no vuelva a ocurrir” un ataque similar, agregó.

Obama y Biden estuvieron acompañados de varios niños sobrevivientes de la masacre en Connecticut, y de un sobreviviente de la masacre ocurrida en el Tecnológico de Virginia en 2007.

Biden dirigió un grupo de trabajo formado por Obama para examinar lo pasos a seguir con respecto al control de las armas luego la masacre en Newtown, que causó un fuerte debate sobre cómo prevenir ese tipo de asesinatos masivos.

Los oponentes liderados por la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus sigla en inglés) prometieron una pelea política contra medidas de control de armas que afirman que violan el derecho constitucional a portarlas.

Un vocero de la asociación afirmó este martes que el grupo ha experimentado lo que llamó un aumento “sin precedentes” en nuevas membresías desde que comenzaron a pedirse mayores controles sobre las armas el mes pasado.

Aproximadamente 250,000 personas se unieron a los 4.25 millones de personas que ya formaban parte de la organización, según el vocero Andrew Arulanandam.

“Esto es en respuesta directa a las amenazas y acusaciones” de Obama y otros líderes políticos, dijo Arulanandam, que agregó que “si alguien quería saber si los estadounidenses se preocupaban por la segunda enmienda, esos números dan una respuesta muy clara”.

Además, la asociación ha estado recibiendo contribuciones financieras. “Esta será una lucha muy cara y dura”, dijo Arulanandam.

El gobierno federal estima que hay más de 300 millones de armas no militares con dueño o a la venta en Estados Unidos.

El vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, reconoció este martes el desafío. “Si esas cosas fueran fáciles, ya se hubieran hecho”.

“Es algo que debemos de hacer juntos”, afirmó. “Es algo que no puede ser hecho solo por un presidente. No puede ser hecho por una sola comunidad, o un alcalde o un gobernador o un Congreso. Necesitamos trabajar juntos”.

Carney también reiteró que Obama cree en la segunda enmienda, que da derecho a que los ciudadanos se armen.

“Él ha dejado en claro que cree que se debe tomar sentido común, y aprobar medidas con sentido común que protejan a la segunda enmienda pero que también prevengan que personas que no deben de tener armas las consigan”, dijo.

Otro legislador demócrata citó lagunas en la base de datos federal para verificaciones de antecedentes, así como problemas con las verificaciones de la salud mental de los compradores.

En todo el país, más de un millón de personas no pasaron la verificación de antecedentes para comprar armas en los últimos 14 años debido a antecedentes penales, uso de drogas, o problemas mentales, de acuerdo con cifras del FBI. Esa cifra, sin embargo, es una pequeña fracción de todas las ventas de armas.

Ahora ve