Cuál es la estrategia médico-política del gobierno venezolano sobre Chávez

El vicepresidente Nicolás Maduro explica las razones del hermetismo con el que se maneja la información en torno al mandatario venezolano
  • A+A-
(AFP) -

El vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, explicó este jueves que el hermetismo que ha seguido el gobierno al referirse a la salud del presidente Hugo Chávez se debe a que el mandatario tiene derechos médicos de privacidad, pero también a que es "un líder mundial" que requiere una estrategia diferente.

Maduro expuso que el gobierno ha presentado a los venezolanos informes que reflejan la lucha humana del presidente en su convalecencia, reconociendo que Chávez “no es cualquier ciudadano” del que se pueda hablar “a través de partes técnicos” sobre su salud.

“Todos los pacientes de acuerdo a la ética médica universal tienen derecho a su privacidad y, bueno, el presidente Chávez no es una excepción, es un ser humano, con respeto a su privacidad y a sus derechos de paciente”, explicó Maduro en una entrevista exclusiva.

Por ello el gobierno venezolano ha manejado la información “con un criterio muy claro del papel que cumple el presidente Chávez” como un “líder mundial de una revolución social” que va más allá de Venezuela y Latinoamérica, pues el presidente “ha enfrentado a los poderes llamados fácticos del mundo”, en particular a Estados Unidos, dijo Maduro.

“Entonces hemos adoptado lo que consideramos una opción correcta, dar partes que combinan la lucha de ideas, la defensa política y humana del presidente Chávez y su familia y la información médica”, dijo el vicepresidente.

Chávez fue sometido el 11 de diciembre a su cuarta cirugía en contra del cáncer que le fue detectado en la zona pélvica. Antes de su partida, designó a Maduro como el representante más alto de su gobierno y le delegó ciertas funciones administrativas.

Maduro reveló este jueves que en su última visita al presidente, el 14 de enero, pudo conocer de parte de los médicos que Chávez ha enfrentado complicaciones postoperatorias que arrojan “una situación digamos más difícil y compleja que la que se había estimado”.

El momento crucial en su cirugía fue de “una hemorragia que afortunadamente fue controlada” tras la cirugía, pero que representó "altos riesgos" para su supervivencia.

“Estuvimos con él un rato, conversamos, lo actualizamos sobre las distintas situaciones del país. En términos generales lo veo muy tranquilo, muy sereno, muy consciente de todas las fases por las que ha pasado en el postoperatorio”, relató.

El principal problema para Chávez actualmente es la recuperación de “toda la fase de infecciones” que tuvo tras la cirugía, las cuales “fueron muy agudas” que se han dado a conocer en los informes del gobierno, explicó.

“El siempre nos ha exigido, pero además nos ha pedido de manera muy especial, que tengamos informado muy bien al pueblo, de manera muy objetiva, eso sí, con serenidad y con respeto a él como paciente.”

Respecto a cuándo el gobierno actual prevé que Chávez regrese al país, el vicepresidente dijo que “en este momento no sería posible” una probable fecha, que puede prolongarse de semanas a meses, pero hasta ahora el presidente “va evolucionando el cuadro clínico en un estado de estabilidad”.

“Quizás en los próximos días, ya con la reunión con los equipos médicos, la relación permanente que mantengamos con ellos, se podrá dar una respuesta un poco más cerca de la realidad de cuál pudiera ser la evolución del presidente Chavez para las próximas semanas”, explicó.

Ante ello, el Consejo de Ministros ha evaluado “un conjunto de escenarios” en los que el oficialismo está considerando cuáles serían los pasos a seguir para mantener, “inclusive en la peor” situación el proyecto político de la llamada Revolución Bolivariana que ha impulsado Chávez durante su gestión.

“Hoy tenemos suficiente, suficiente contundencia y suficiente capacidad para enfrentar cualquiera de esos escenarios que pudieran darse”, dijo el vicepresidente.

Maduro también salió al paso de las críticas, tanto en Venezuela como en el exterior, acerca de la relación que tiene el gobierno venezolano y sus altos funcionarios con los líderes de Cuba, Fidel y Raúl Castro.

Por una parte, reveló que Fidel Castro está “prácticamente todos los días” en el hospital donde se atiende a Chávez. “Está cerca de los médicos, está cerca de los familiares, está atendiendo y saludando al presidente”, explicó Maduro.

Por otro lado, dijo que su gobierno, más allá de la salud del mandatario, seguirá manteniendo “un sinnúmero de planes de cooperación” como los que ya hay en economía, deportes, educación y cultura.

“Tenemos proyectos económicos que el presidente llamó las empresas morochas, o sea, tenemos un conjunto de inversiones conjuntas”, dijo Maduro al defender la cooperación bilateral entre ambos países.

El gobierno se ha sostenido mientras no hay un jefe de Estado presente en Venezuela, explicó el vicepresidente, gracias a que Chávez conformó un sistema político para gobernar a través de los vicepresidentes bajo su coordinación.

“Todos conformamos un Consejo de vicepresidentes, así que tenemos un sistema de funcionamiento y de gobierno que ha demostrado ser exitoso para coyunturas como la que estamos viviendo”, concluyó el vicepresidente.

Ahora ve