Cameron advierte sobre malas noticias en la toma de rehenes en Argelia

Argelia lanzó un operativo para liberar a rehenes extranjeros en una planta de gas; no se sabe cuántos siguen detenidos ni número de bajas
| Otra fuente: CNN

El primer ministro británico, David Cameron, insta este jueves a sus compatriotas a prepararse para "una mala noticia" en las próximas horas relacionada con la toma de rehenes en una planta de gas en Argelia.

“Es una situación fluida, que está en curso", dijo Cameron a la agencia de noticias Reuters. "Pero creo que debemos estar preparados para la posibilidad de una mala noticia más, una noticia muy difícil, en esta situación extremadamente difícil".

Argelia lanzó una operación para liberar a los rehenes extranjeros en la planta de gas, después de fallar en lograr un acuerdo con los secuestradores islamistas. 

Argelinos y trabajadores extranjeros fueron secuestrados este miércoles por militantes islamistas en una planta de gas, al parecer como respuesta a la ofensiva de Francia en Malí. Los rehenes incluían ciudadanos estadounidenses, japoneses y británicos, de acuerdo con funcionarios de esos países que no especificaron el número de secuestrados.

Los atacantes señalaron que había “más de 40” secuestrados, incluidos siete estadounidenses, dos franceses, dos británicos, y otros europeos. Otro grupo islámico dijo a la Agencia de Noticias de Mauritania que había 41 occidentales.

La operación militar argelina había terminado la noche de este jueves, de acuerdo con el Servicio de Prensa de Argelia (SPA). En ese momento, no hubo indicios inmediatos sobre cuántos rehenes seguían detenidos, cuál es su condición o si se tomará una acción posterior.

El Ejército argelino logró la liberación de unos 600 trabajadores y cuatro ciudadanos extranjeros —dos escoceses, un keniano y un francés—, de acuerdo con la prensa estatal.

El operativo militar tuvo numerosas bajas, aunque el número exacto no se conoce, según la SPA. Dos personas —un argelino y un británico— murieron cuando los secuestradores atacaron este miércoles, según la misma agencia de noticias.

CNN no pudo confirmar esa información de forma independiente.

Brian McFaul, el hermano del exrehén Stephen McFaul, contó a CNN que éste tenía explosivos plásticos atados alrededor de su cuello, cinta adhesiva sobre su boca y cuerda alrededor de sus manos.

McFaul escapó después de que el vehículo en el que estaba se estrelló, con los explosivos todavía alrededor de su cuello.

"La alegría era irreal", dijo Brian McFaul respecto a lo que sintió al escuchar que su hermano estaba a salvo.

Un alto funcionario de Estados Unidos hizo hincapié en que podrían desarrollarse más operaciones militares de rescate.

"Todavía hay rehenes, y aún hay terroristas", dijo el funcionario. "Así que mañana será otro día”.

Funcionarios de Noruega, Estados Unidos, Japón y Gran Bretaña han dicho algunos de sus nacionales se encuentran entre los rehenes.

Nueve empleados de Statoil, una empresa de Noruega, están desaparecidos, mientras que cinco ciudadanos noruegos así como tres argelinos que trabajan para la empresa están a salvo, informó la compañía en un comunicado.

La filial de CNN, BFM-TV, informó que una ciudadana francesa, que es una enfermera que trabajó en el sitio, fue liberada recientemente. CNN no pudo confirmar de forma independiente el informe.

Un rehén irlandés también quedó liberado, dijo el jefe del gobierno irlandés, Enda Kenny. "Yo creo que ya ha hablado con su familia en Belfast y le deseo un feliz regreso a su seres queridos", dijo Kenny del rehén liberado, llamado Stephen McFaul.

El ministro de Comunicaciones de Argelia, Mohamed Said, explicó antes en la televisión estatal que los militantes querían salir del país a cambio de entregar a los rehenes, pero el gobierno se negó.

Las personas que tomaron los rehenes están armadas con rifles AK-47 y colocaron chalecos con explosivos a algunos rehenes, según un funcionario del Departamento de Estado de EU. 

No está claro si algunos militantes se pusieron chalecos similares, pero sí los portan algunos secuestrados, dijo otro funcionario.

"Este incidente será resuelto, esperamos, con un mínimo pérdidas de vidas humanas", dijo la secretaria de Estado, Hillary Clinton. "Pero cuando se trata con estos terroristas implacables, la vida no es de ninguna manera preciosa para ellos”.

Un intento de rescate por parte de Estados Unidos requeriría el permiso del gobierno de Argelia, que aún no pide apoyo, dijo un funcionario estadounidense a CNN este jueves.

El Departamento de Estado de EU indicó que aún trabaja para determinar cuántas personas fueron secuestradas. Los rehenes estadounidenses podrían ser hasta tres, dijeron funcionarios este miércoles.

Uno de los estadounidenses secuestrados es un hombre de Texas, dijo un miembro de su familia a CNN.

El presidente de Francia, Francois Hollande, reconoció la presencia de ciudadanos franceses en el sitio, pero no especificó si alguno había sido tomado como rehén.

Los militantes afirmaron que realizaron la toma de rehenes en Argelia porque el gobierno permitió a las fuerzas francesas utilizar su espacio aéreo para atacar a islamistas en Malí.

Medios locales reportaron que los atacantes emitieron un comunicado en el cual demandaron el fin de la “brutal agresión contra nuestra gente en Mali”, y hablaron de una “intervención vidente de los franceses en Malí”.

El hombre detrás del grupo que se adjudicó la responsabilidad del secuestro es un militante veterano conocido por tomar rehenes.

Moktar Belmoktar, un argelino que perdió un ojo peleando en Afganistán cuando era adolescente, ha sido por mucho tiempo el objetivo de las fuerzas antiterroristas francesas. Fuentes libias afirman que pasó varios meses en ese país durante 2011, explorando la cooperación con otros grupos de militantes y asegurando armas.

Un avión no tripulado Predator sobrevuela la planta de BP para recopilar información de inteligencia sobre el sitio, informó un funcionario estadounidense este jueves. También se tomaron fotografías satelitales.

La instalación de gas de BP se encuentra a 60 kilómetros al oeste de la frontera con Libia, y a 1,300 kilómetros de la capital, Argel.

Ahora ve
No te pierdas