Al menos 23 rehenes y 32 'terroristas' mueren en planta de gas en Argelia

El Ejército argelino llevó a cabo este sábado un operativo "final" para terminar con la toma de rehenes que duró tres días
  • A+A-
Autor: Laura Smith-Spark y Joe Sterling
(Reuters) -

Al menos 23 secuestrados y 32 'terroristas' murieron durante la crisis de rehenes en una planta de gas en el desierto de Argelia, informó la prensa estatal este sábado, citando al Ejército. Lo que da un total de 55 fallecimientos.

Unos 685 trabajadores argelinos y 107 extranjeros han sido liberados.

Por la mañana de este sábado, funcionarios occidentales confirmaron que, después de tres días de caos y confusión, un operativo militar por parte de Argelia puso fin a la toma de rehenes en el complejo de In Amenas, ubicado al este del país. 

Medios estatales reportaron un ataque 'final' para desalojar a los militantes secuestradores en el que fallecieron siete de los retenidos y 11 de sus secuestradores.

Aún  no se ha dado una cifra final de las personas que fallecieron, fueron evacuadas o se encuentran desaparecidas, por lo que el número de muertos podría aumentar, reportaron medios de Argelia.

"La pérdida de vidas como resultado de los ataques es terrible e inaceptable. Debemos tener claro que son los terroristas quienes tienen toda la responsabilidad por ello", dijo este sábado el secretario de Defensa británico, Philip Hammond, antes de que se diera a conocer la cifra total de muertos.

Svein Michelsen, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega, señaló que el país recibió confirmación de que la ofensiva militar había concluido.

CNN no puede verificar las cifras de manera independiente. 

Sobrevivientes que consiguieron escapar antes de que concluyera la crisis relataron su experiencia. Algunos inventaron disfraces, otros se entremezclaron entre los locales para huir, y al menos uno corrió por su vida con explosivos plásticos atados alrededor de su cuello.

El gobierno de Argelia fue cuestionado por su decisión de llevar a cabo una ofensiva militar en el lugar este jueves, una medida que según algunos países implicaba un peligro para la vida de los rehenes.

Este sábado, la televisión estatal argelina informó que las fuerzas especiales tuvieron que actuar porque los terroristas querían huir del sitio con los rehenes.

El grupo planeaba llevar a los cautivos al vecino Malí para presionar a Francia y a otras naciones que intervinieron en el país, a petición del gobierno malí, para frenar el avance de militantes islamistas, según la televisora.

Los militantes también planeaban hacer explotar la instalación de gas, de acuerdo con el reporte, por lo que las operaciones se detuvieron.

Tras los primeros reportes de que el operativo había concluido, British Petroelum, una de las firmas que maneja la planta, indicó que cuatro de sus empleados permanecían desaparecidos. 

El secretario de Relaciones Exteriores británico, William Hague, informó a reporteros que seis de sus ciudadanos están desaparecidos y confirmó la muerte de un británico en la crisis de rehenes.

Una vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Escocia, informó que ocho de sus ciudadanos están a salvo.

Cinco ciudadanos noruegos también se encuentran desaparecidos, informó este sábado el primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg. “De los 13 noruegos que se encontraban involucrados, ocho están a salvo”, afirmó.

Por parte de Francia, el ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, dijo este sábado que no había más ciudadanos de su país en el lugar del secuestro. Un francés fue asesinado, mientras que otros tres ya están a salvo, señaló el Ministerio del Exterior este viernes. 

El hombre que murió, identificado como Yann Desjeux, habló este jueves con el diario francés Sud Ouest desde la planta. Dijo que él y otros 34 rehenes de nueve países recibían un buen trato, según las declaraciones citadas por el periódico.

Al menos un estadounidense, identificado como Frederick Buttaccio, también se encuentra entre los muertos, dijo la vocera del Departamento de Estado estadounidense, Victoria Nuland.

Hasta este viernes, seis ciudadanos de ese país fueron liberados o escaparon, dijo un funcionario de EU, pero no proporcionó información sobre su estado o paradero. Otros estadounidenses seguían desaparecidos. 

También había 14 japoneses desaparecidos, según el secretario jefe del gabinete, Yoshihide Suga. Y la agencia de noticias estatal de Malasia informó que dos ciudadanos de ese país fueron secuestrados.

Supuestamente, un vocero de Moktar Belmoktar, el yihadista veterano que encabeza la Brigada de los Enmascarados —un grupo militante asociado con al Qaeda en el Magreb Islámico— habría ofrecido la liberación de los rehenes estadounidenses a cambio de dos prisioneros.

Los detenidos en Estados Unidos son Omar Abdel Rahman, quien orquestó el atentado contra el World Trade Center en 1993, y Aafia Siddiqui, una mujer pakistaní encarcelada por cargos de terrorismo, dijo el vocero.

Sin embargo, la vocera del Departamento de Estado estadounidense, Victoria Nuland, rechazó la oferta y reiteró que la política de su país es de no negociación con terroristas.

Ahora ve